*

X

20 centímetros entre los pezones: nueva regla compulsoria en concurso de belleza en China

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/05/2012

La competencia cada vez es más fuerte entre las candidatas a la universitaria más bella de Hubei, y es que no todas tienen 20 cm de espacio entre los pezones.

Los estándares estéticos se manifiestan de diferente forma dependiendo la latitud terrestre. En China, por ejemplo, un concurso de belleza en Hubei ha establecido una regla que las participantes tienen que cumplir cabalmente: tener entre los pezones una distancia de 20 cm. Sin embargo, también existe otro requisito por demás singular y quizá poco comprensible: el rostro de las jóvenes debe tener un 46% de distancia entre la pupila y la oreja.

El motivo de estas exigencias tiene como raíz un sincretismo que poco a poco se va expandiendo por todo el orbe: conjugar los modernos cánones de belleza occidentales con los antiguos orientales.

El concurso tiene como objetivo coronar a las 10 estudiantes universitarias más bellas de la provincia de Hubei que, seguramente, su hermosura no distará mucho de la de aquellas super modelos asiáticas que han conquistado las pasarelas de los diseñadores más famosos de occidente.

Aunque la comunidad de Weibo (una versión china de twitter) ha manifestado su rechazo por este concurso, seguramente muchas  señoritas de este país deben de estar desnudas frente al espejo  en estos momentos tomando medidas de su anatomía --una imagen cultural que ya de por sí está amenazada por el paradigma occidental de la belleza, y ahora se matematiza.

[NYDaily News]

Te podría interesar:

El cementerio más colorido e irreverente del mundo, donde la muerte es motivo de broma y diversión

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/05/2012

La muerte pierde la solemnidad y tristeza con que usualmente se le asocia en este cementerio rumano, en donde las tumbas son todo color y los epitafios se atreven a bromear con el estado último que todos tenemos destinado.

Al considerar la muerte, lo más usual son las caras largas y las palabras solemnes, el temor reverente por aquello que nunca nadie comprenderá del todo y que, por lo mismo, se presenta como el último enigma a resolver, la paradoja naturaleza de la vida cuya dualidad escapa a nuestra comprensión y parece carecer de todo significado.

Sin embargo, hay algunas culturas que han desarrollado una posición opuesta. Aunque aceptando que la muerte es incomprensible per se y respetable, ello no impide que sea también motivo de risa y contento. En conocido el talante de las celebraciones del día de los Fieles Difuntos en México, donde los panteones se llenan de música y los familiares acuden a reunirse y departir junto a la tumba de su pariente o amigo fallecido.

Pero esta alegría, que solo se repite un día del año, es mucho más constante en el cementerio que se encuentra en el pequeño poblado de Săpânţa, en el condado de Maramureş, al norte de Rumania. A diferencia de otros que se encuentran en el país, en este las lápidas están decoradas con colores brillantes y festivos y los epitafios, lejos de inspirar una melancólica reflexión sobre el fin de la vida, en ocasiones son irreverentes composiciones que se burlan o del difunto o de la muerte misma. En Wikipedia se transcribe una de estas, de la cual a su vez ofrecemos una traducción:

 

Debajo de esta cruz

Yace mi pobre suegra,

Por tres días más que hubiera vivido,

Yo descansaría, y ella habría la habría leído [esta cruz].

Tú que pasas por aquí,

Procura no despertarla,

Porque si regresa a casa

Más me criticará.

Pero me portaré bien,

Así ella no regresará del infierno.

¡Quédate ahí, mi querida suegra!

 

 

 

El cementerio se encuentra abierto al público e incluso, por su singular acercamiento al estado último que todos tenemos destinado, se ha convertido en una atracción turística local.

[io9]