*

X

"Earworms": esas canciones que emergen sin razón en tu mente para ya no dejarte en paz

Salud

Por: pijamasurf - 09/27/2012

Aunque en ocasiones molestas o vergonzosas, esas tonadas que tarareamos espontáneamente y sin razón revelan rasgos que pocas veces asociamos a nuestro cerebro, como el descontrol o la importancia de la experiencia subjetiva en su formación.

Desde la mañana o en un momento cualquiera de tu día, sin motivo ni causa aparente, surge y se apodera de tu pensamiento, de esos instantes en que tu mente parecía vagar plácidamente en el vacío y la nada: tranquila e indolente, emerge esa canción que se escuchaba una y otra vez en la casa de tus padres, el éxito de alguno de tus veranos juveniles, la canción que se escucha por todos lados en estos días y que aunque no te gusta ni has puesto nunca en ninguno de tus reproductores (ni en el personal, ni en el del auto, ni en ningún lugar), no te deja tranquilo.

“Earworms”, las llaman algunas personas, lo mismo en el habla popular que en la especializada. Esas “lombrices del oído” que van arrastrándose de la mente a los pabellones auditivos, y de vuelta, con aparente voluntad propia, sin que puedas controlarlas ni deshacerte de ellas. Una muestra clara de que en última instancia y a pesar de la metáfora platónica del auriga que gobierna los caballos de su carro, nuestra mente es en esencia incontrolable.

Para Oliver Sacks, el popular neurólogo, las earworms son, sin embargo, muestra clara de la amplia sensibilidad que nuestro cerebro tiene por la música, “apabullante y en ocasiones impotente”. Son también muestra del gusto que tiene nuestro cerebro por la repetición, esa obsesión suya (nuestra) por el orden que, en la música, es particularmente patente y necesario: de entre todas las expresiones humanas, la música (y sobre todo la popular) es la que más se apoya tanto en el orden como en la repetición (de ahí, un poco, la razón de su éxito, incluso, para no parecer despectivos, en piezas como las de Bach o Mozart). “La estructura de la música refleja la tendencia del cerebro humano a buscar patrones”, escribe Jonah Lehrer en uno de los capítulos de su Was Proust a Neuroscientist.

Por otro lado, esta espontánea aparición de cierta tonada —salvo cuando se trata de la sobrexposición propia de los éxitos pop— también habla de los mecanismos todavía no comprendidos de la memoria en general y, también, de la memoria particular de quien la “padece”: revela, por ejemplo, que si bien nuestra mente parte de una estructura de suyo incontrolable, no menos importantes son las experiencia que la van moldeando (un principio que parece hermanar a la neurociencia moderna con la propuesta freudiana y lacaniana de la subjetividad).

Quizá, en el fondo, la raison d’être de esas tonadas, aun cuando molestas o vergonzosas, sea darnos cuenta de que el caos, la espontaneidad y justo la inexistencia de una “razón de ser” son parte consustancial nuestra. Y, por otro lado, parece que el mejor antídoto contra ellas, el remedio contra estas lombrices, sea tomarlas como pretexto para comenzar a divagar (y así devolver a la mente su intención errabunda que le había sido arrebatada).

Con información de la BBC 

Te podría interesar:

¿Qué países tienen los penes más grandes? (Nuevo estudio parece confirmar estereotipos raciales)

Salud

Por: pijamasurf - 09/27/2012

De acuerdo a nuevos estudios sobre el pene y su tamaño, en una lista de 25 países, los hombres con el miembro de mayor tamaño resultaron ser los congoleños, mientras que los norcoreanos y surcoreanos se sitúan en el último lugar.

Los hombres, aunque científicamente no es indispensable tener un pene grande para completar una relación sexual placentera y satisfactoria, han vivido casi obsesionados por este tema --hasta el punto de generar un multimillonaria industría que se basa en el engaño y en la inseguridad.

En un estudio reciente realizado por un investigador norirlandés, los resultados mostraron que los británicos tienen un pene más grande en comparación a los franceses, pero los alemanes siguen superando a los ingleses (esto es lo que destaca el sitio británico Daily Mail, jugando con la vieja y por momentos pueril rivalidad entre  británicos y franceses).

En promedio, el pene erecto de un británico mide 13.9 cm; el de un francés, 13.4 cm; el de un australiano 13.2 cm; el de un estadounidense, 12.9 cm y el de un irlandés, 12.7 cm.

Los países con el pene más pequeño fueron Corea del Norte y Corea del sur: 9.6 cm, respectivamente.

Sin embargo, los británicos no tienen mucho de qué celebrar, ya que de 113 nacionalidades, ellos se encuentran en lugar 78.

En contraste, los congoleños son aquellos que poseen el pene más grande con 18 cm. Seguido de ellos, están los ecuatorianos con 17.7 cm y los ghaneses con 17.2 cm y los colombianos con 17 cm. Los datos parecen confirmar el estereotipo de que los hombres de raza negra tienen el pene más grande; mientras los asiáticos suelen tener penes pequeños.

En Europa, los islandeses son los mejores dotados con 16.5 cm  mientras que los irlandeses poseen, en promedio, un pene de 15.3 cm.

El estudio fue liderado por Richard Lynn, profesor emérito de psicología en la Universidad de Ulster, quien es conocido por expresar su perspectiva sobre las presiones evolutivas que han dado lugar a diferencias raciales de la inteligencia.

El doctor Lynn concluye que la mayoría de las longitudes eran predecibles y, posteriormente, se confirmaron, pero existen opositores a estos resultados, quienes argumentan que el estudio de Lynn no es tan contundente porque los datos fueron recogidos de sitios web. “Este es un estudio que carece de toda metodología”, dijo Jelte Wicherts, profesor de metodología de la Universidad de Tilburg, Holanda.

La investigación fue publicada en la revista Personality and Individual Differences.

Como se mencionó, los resultados eran predecibles, ya que desde hace cientos de años, los africanos han ostentado el título de los hombres con los penes más grandes del planeta, tanto así que el año pasado, un cargamento de condones con destino Sudáfrica, fue rechazado porque los preservativos eran muy pequeños para la población africana. 

A continuación se muestra la tabla de los distintos tamaños promedio del pene dependiendo de la nacionalidad

República del Congo – 18.0 cm

Ecuador – 17.7 cm

Ghana – 17.2

Colombia – 17.0 cm

Islandia – 16.5 cm

Italia – 15.7 cm

Sudáfrica – 15.2 cm

Suecia – 14.9 cm

Grecia – 14.7 cm

Alemania – 14.5 cm

Nueva Zelanda – 13.9 cm

Reino Unido – 13.9 cm

Canadá – 13.9 cm

España – 13.9 cm

Francia – 13.4 cm

Australia – 13.2 cm

Rusia – 13.2 cm

Estados Unidos – 12.9 cm

Irlanda – 12.7 cm

Rumania – 12.7 cm

China – 10.9 cm

India – 10.1 cm

Tailandia - 10.1 cm

Corea del sur – 9.6 cm

Corea del norte – 9.6 cm

 

 [Daily Mail]