*

X
Breve introducción a la figura de John Dee quien, junto con su espejo de obsidiana azteca, realizó importantes labores como mago, alquimista, astrólogo, y matemático.

mago john dee y su espejo

Como buen místico de su época (y tal vez de cualquier otra), John Dee ejerció durante el siglo XVI una admirable versatilidad en torno a múltiples habilidades: fue alquimista, matemático, astrónomo, mago y consejero real. Su influencia como astrólogo personal de la Reina Isabel I, le valió los recursos y el respaldo suficientes para desarrollar con tranquilidad sus labores en las grandes artes.

Personaje enigmático y un tanto oscuro (recordando que la oscuridad es en algún plano aliada íntima de la luz), la fama de Dee llegó a generar anécdotas, presumiblemente místicas, como el haber conjurado un hechizo contra la armada española es su tentativa de invadir la isla británica –al parecer se trató de la publicación de sus profecías que llegó a manos de los españoles y los predispuso, debilitando su moral, al grado sugestionar su eventual derrota–.

Pero más allá de la fascinante figura de este mago británico, existen dos elementos particularmente interesantes en su vida, los cuales además se encuentran ligados entre sí. Por un lado tenemos la configuración del sistema ‘enochiano’ de magia, épica labor realizada en sociedad con Edward Kelly (prominente personaje del ocultismo renacentista). Este modelo, por cierto uno de los predilectos de Aleister Crowley y en general de la orden del Dorado Amanecer (Hermetic Order of the Golden Dawn), resultó, de acuerdo con sus autores, de transmisiones que recibieron directamente por parte de entidades angelicales. Ya habrá momento para profundizar en este legado mágico de Enoch, por ahora baste saber que su relevancia se ha mantenido vigente a lo largo de cinco siglos.

espejo de obsidiana de john dee en el museo británico

El segundo de los elementos se refiere a una peculiar herramienta que Dee utilizaba en diversas prácticas (entre ellas la síntesis del modelo enochiano): se trata de un espejo mágico de obsidiana que fue llevado desde México hasta sus manos. Al parecer era un dispositivo que los brujos aztecas utilizaban en sus rituales y el cual, por sí solo, afloraba un extraño poder. Este tipo de objetos son populares en el arte de la adivinación (se dice que Nostradamus tenía el suyo), y de acuerdo con algunas versiones, los ángeles que transmitían información a Dee y Kelly, se hacían presentes gracias a la superficie de este espejo de obsidiana.  

Dentro de la cultura azteca la pieza se asociaba a Tezcatlipoca “el espejo humeante”, deidad de la noche y la oscuridad, y quien formaba parte de los cuatro dioses creadores, figuras de enorme relevancia en la cosmovisión de está sociedad. El Specularium de Dee, su famoso espejo de obsidiana negra, paso a planos de algunos coleccionistas hasta que finalmente terminó en las arcas del Museo Británico, donde actualmente se exhibe.  Este instrumento pasaría a la historia como uno de los grandes catalizadores de magia , herramientas que si bien poseen un cuerpo palpablemente físico, tenían la cualidad de incidir en las estepas sutiles de dimensiones alternas.   

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Templos de otro mundo en el desierto: las mejores imágenes de Burning Man 2012

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/21/2012

El festival Burning Man 2012 dejó espectaculares imágenes de lo que es un masivo ritual de celebración de la energía vital fuera de los canales habituales de la realidad.

Todo arde en Burning Man: el Pulpo Mecánico (steampunk Shiva).

Alrededor de 60 mil personas se reunieron en el desierto de Black Rock, Nevada, para celebrar el festival anual de Burning Man, un moderno ritual pagano cuya temática es la fertilidad y la regeneración a través de la expresión lúdica, artística y espiritual. Los "burners" construyen ciudades itinerantes en el desierto que son reflejo de su cosmología —emulando a los antiguos pueblos que erigieron sus ciudades en el desierto siguiendo la voz de alguna divinidad. La música electrónica, las drogas psicodélicas, el arte visionario, la conciencia ecológica y demás modelos alternativos energetizan a esta zona temporalmente autónoma. A fin de cuentas lo que subyace, más allá del reventón, es la idea germinal de destruir este mundo, de sacrificarlo, y materializar el sueño de uno nuevo. Un mundo más cercano al origen y a lo orgiástico. 

Los burners en sus campamentos trazan geoglifos en el desierto. 

 

Pereginación en el ocaso con los tentáculos de la estrella. (FOTO: brianjtait Instagram)  

 

Una pareja retratada en frente del Nautilus. Burning Man conjura el arrabal de Mad Max. (FOTO: cmichel67 FLICKR)

 

Enjambre luminoso de energía toroidal. (FOTO: Scott London)

 

Una pareja muestra su amor enmarcada por un corazón que sirve como aura fusionada de sus dos campos magnéticos. (FOTO: Scott London)

 

Sombrillas fluorescentes de fungi para cotorrear en Burning Man. (FOTO: Scott London)

 

Ixchel realiza un ritual afuera del templo de Juno. (FOTO: Scott London)

 

Acorde: Burn Wall Street, la instalación de Otto Von Danger en los arrabales de Burning Man. (FOTO: Scott London)

 

El Mayan Warrior, el ride (y dancefloor) de los "burners" mexicanos (FOTO: Kenny Bell)

 

En la playa sin litoral, los juegos modernos de la psicodelia se engranan. (FOTO: Kenny Bell)

 

La luz es el vértice de la geometría sagrada. (FOTO: Kenny Bell)

 

Arte de Burning Man, rituales en los que lo divino se repite en el hombre (FOTO: Kenny Bell)

 

Arte en Burning Man: paisajes psicobucólicos de la ayahuasca (Chakruna divina libélula) (FOTO Kenny Bell)

 

La quema del hombre gigante es un poderoso símbolo que se encuentra en numerosas tradiciones esotéricas y da lugar a un nuevo ciclo. (FOTO: AP)

 

El templo oriental de Juno constuido casi con peldaños fractales. (FOTO: Kenny Bell)

 

¿Si Terence Mckenna fuera Batman este es el auto que usaría?  (FOTO: Kenny Bell)

 

El huevo de la flor de la vida con su telar iridiscente (FOTO: Kenny Bell)

 

La hueste de los freaks interdimensionales en Black Rock (FOTO: Andy Barron)

 

Burning Man, festival también de arte itinerante. El espejo-portal de la diosa felina (FOTO: Kenny Bell)

 

Ciudades alienígenas alternativas se erigen sobre el desierto-cielo pastel. (FOTO: Kenny Bell)

 

Rainbow Vortex Arcade (FOTO: Kenny Bell)

 

Sublime amanecer sobre el templo de la Diosa Juno, el sol se eleva sobre el axis (o sobre el altivo pezón). (FOTO: Forkfly)

 

La espiral de fuego es lo que da movimiento, la rueda de los eones en el espejo del desierto. (FOTO: Kenny Bell)