*

X

Secta islámica en Rusia mantuvo recluido bajo tierra a ancianos y niños por 20 años

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/18/2012

Autoridades rusas desmantelan secta de inspiración islámica cuyos integrantes estuvieron al menos dos décadas en reclusión; entre los "muammin", "los creyentes", había niños que nunca habían visto la luz del sol.

Esta semana los medios rusos, y después los del resto del mundo, dieron a conocer el sorprendente caso de una secta de inspiración islámica cuyos miembros se mantuvieron aislados del mundo por 20 años, unas setenta personas entre las cuales actualmente hay ancianos y niños, y quienes se llamaban a sí mismos muammin, palabra árabe que se ha traducido como "creyentes".

El líder del grupo era Faizrakhman Satarov, un clérigo octogenarios que aseguró haber recibido revelaciones divinas a propósito de la separación que debía existir entre los verdaderos musulmanes y el resto de la sociedad.

Satarov llevó a cabo su cometido en Kazan, capital de Tatarstan, una región al este de Moscú que está considerado como un estado islámico independiente. Ahí sus seguidores construyeron casas y debajo de estas cuartos subterráneos donde habitaban (con dos y hasta 4 niveles de profundidad).

“Estamos listos para morir aquí, por Alá y por el Islam verdadero”, dijo Razif Garifullin, un anciano miembro de los muammin que instó a sus compañeros a resistir ante la posible destrucción de su residencia.

Por otro lado, los servicios de asistencia social rusos tomaron a su cuidado a una veintena de niños, quienes nunca antes habían recibido atención médica ni asistido a la escuela, y se dice incluso que algunos ni siquiera habían visto la luz del sol.

Con todo, esta no se trataba de una secta secreta. Si bien los vecinos del lugar no sabían qué ocurría detrás de las paredes del complejo habitacional, aseguran que los muammin se veían como personas normales.

Igualmente Rafik Mukhametshin, director de la Universidad Ruso-Islámica de Kazan, lleva más de una década estudiando el desarrollo de la secta, labor que le permite sospechar que detrás de la acometida de las autoridades rusas contra los muammin se encuentra un intento por coartar la libertad religiosa.

[NPR]

Utilizando técnicas de proyección 3D y de antropología forense, investigadores ingleses e israelíes reconstruyen el que posiblemente sea el verdadero rostro de Jesús, alejado notablemente de las representaciones que históricamente se han hecho de él.

Históricamente, pocos personajes tan importantes como Jesús, el Cristo que con este título dio origen a una tradición religiosa que, tejida junto con otras circunstancias sociales y políticas, devino una de las mayores empresas ideológicas jamás concretadas.

Sin embargo, sea por la antigüedad de los hechos fundacionales, por el elemento mágico-irracional en torno a la construcción de un fe religiosa, a los múltiples y al mismo tiempo pocos testimonios sobrevivientes a propósito de su persona, alrededor de Jesús subsisten aun hasta la fecha enigmas que parecen insolubles, el menor de los cuales no es su aspecto. Lejos de las representaciones pictóricas, de los embellecimientos de los artistas, de la conveniencia política de usar ciertas facciones y no otras, ¿cuál fue el verdadero rostro de Jesús?

Con estas contradicciones y dificultades en mente, un equipo de científicos ingleses y arqueólogos israelíes se dieron a la tarea de reconstruir el que con mayor probabilidad puede ser el aspecto real del llamado Mesías, utilizando para ello varias fuentes. En primer lugar, restos óseos de la época y el lugar donde Jesús estuvo, específicamente de Getsemaní, en donde han sido encontradas calaveras que ayudan a dar una idea de la complexión de un hombre semítico promedio. Igualmente los investigadores tomaron en consideración los propios testimonios bíblicos para determinar detalles como el color de los ojos o el largo del cabello.

Con estos datos y técnicas de proyección 3D y de antropología forense, el equipo llegó a este resultado, que sin duda se aleja notablemente de las representaciones que usualmente conocemos del hombre.

[Popular Mechanics]