*

X
Los elefantes emiten una canción en ultrasonido que viaja en el aure hasta 10 km y les sirve para comunicrase y encontrar pareja: la seducción de la voz silenciosa en el mundo paquidermo

Aunque difícilmente podrás escuchar la serenata de un elefante --y su voz seguramente sería irresistible -- científicos han descubierto que esta majestuosa especie de mamíferos entona una silenciosa canción.  La canción de los elefantes es emitida en ultrasonido, pero como la canción en las aves, y de forma un poco más sofisticada en los seres humanos, tiene también una función de cohesión social y permite a los machos encontrar pareja.

Con esta canción de menos de 20 Hertz, que también nos puede hacer pensar en las ballenas, los paquidermos se comunican por distancias de hasta 10 kilómetros.

Los expertos que investigaban los mecanismos con los que se genera el sonido de los elefantes creían podría ser por un movimiento muscular de las cuerdas vocales similar al maullido de los gatos. Al parecer lo que ocurre es que el sonido es sopolado por la laringe y viaja por el aire, de la misma forma que ocurre con un cantante humano.

Un equipo de científicos alemanes realizó estos experimentos removiendo la laringe de un elefante africano que había muerto en el zoo de Berlín.

[Indian Express]

Te podría interesar:

La imponente belleza de los volcanes alrededor del mundo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/07/2012

La mítica ciudad de Pompeya aún permanece bajo millones de toneladas de material incandescente, o lava, que en el 79 d. C. el Vesubio arrojó, pero ni los años han logrado apagar la actividad volcánica que se localiza en lo que ahora es Nápoles, Italia.

Según Giuseppe de Natale, quien encabeza un proyecto que pretende perforar el volcán para controlar el contenido del mismo, asegura que las áreas denominadas Campi Flegrei, al oeste de Nápoles, podrían sufrir una catástrofe a causa de una erupción, equiparable a la de un impacto de un meteorito.

Pero cada erupción trae consigo un enorme bagaje de belleza y esteticismo: el contraste de colores, la inmensidad de la formación rocosa y la morfología de las fumarolas hacen de una erupción volcánica algo terriblemente bello.