*

X

5 efectos positivos de la marihuana (científicamente probados) que los medios nunca darán a conocer

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/05/2012

A pesar de la desvalorización que se hace de la marihuana en los medios tradicionales, ésta posee beneficios que han sido comprobados científicamente y que son, sin embargo, poco difundidos.

La marihuana es en nuestra época una de las sustancias más perseguidas tanto abierta, como tácitamente, puesta en la mira de leyes escritas y no escritas, de la moralidad y los valores predominantes (aunque no siempre observados) que la han sumido en un proceso de degradación del cual no parece fácil salir, aun en vista de los muchos esfuerzos que en años recientes se han emprendido para restituirla como una sustancia que, de inicio, cualquier adulto responsable e informado debería tener la posibilidad de consumir y, por otro lado, de la cual se han comprobado numerosos efectos positivos y en algunos casos significativamente menos nocivos que los de otras drogas mucho más aceptadas en sociedad como el alcohol o el tabaco.

En esta ocasión compartimos 5 de estos efectos cuyo beneficio ha sido comprobado científicamente por investigadores e instituciones de reconocido prestigio y rigor académico.

 

1. El cannabis no exacerba los síntomas de personas psicóticas

Cuando sucede una tragedia ocasionada por una persona trastornada mentalmente (asesinatos, ataques violentos, etc.), no es raro que los medios tradicionales asocien el desequilibrio del responsable con el consumo de drogas, incluyendo la marihuana en ciertas ocasiones. Sin embargo, un par de investigaciones reveló, por separado, que quienes padecen esquizofrenia y otros desórdenes afines no ven exacerbados sus síntomas por consumir marihuana y, por otro lado, que el cannabis incluso reduce los índices de mortalidad entre esta población.

Las investigaciones que descubrieron esto fueron realizadas por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Keele, un equipo de la Universidad de Maryland y la Universidad Inje de Corea del Sur, respectivamente.

 

2. La legalización de la marihuana reduce la incidencia de suicidios

Compleja como es la realidad, no resulta sencillo prever cómo una decisión se desdobla en una multitud de efectos, aun en los ámbitos más inesperados. Y este es un poco el caso de la conclusión a la que llegaron investigadores de la Universidad Estatal de Montana y de la Universidad Estatal de San Diego, quienes encontraron un vínculo entre el proceso de legalización de la marihuana y el descenso en la tasa de suicidios, sobre todo entre hombres de entre 20 y 39 años de edad.

 

3. El humo que produce la marihuana cuando se fuma es menos perjudicial para los pulmones que el del tabaco

El humo que produce un cigarrillo (cualquiera que sea la hierba que se queme en su interior) ha sido últimamente una de las cualidades del fumador más sancionadas, al grado de que cada vez más ciudades en todo el mundo establecen una especie de segregación que distingue a quienes fuman de quienes no, alegando que basta aspirar dicho humo para padecer las mismas o peores consecuencias en su sistema respiratorio de quien sí fuma por decisión y voluntad propias.

Pero parece ser que no todos los humos hacen el mismo daño, pues según comprobaron científicos de la Universidad de California en San Francisco, los fumadores ocasionales de marihuana tienen mejores funciones pulmonares en comparación con quienes fuman cigarrillos comunes y corrientes.

Asimismo, en 2007 una investigación auspiciada por la Universidad de Yale concluyó que fumar marihuana no está asociado con el desarrollo de enfisema y otros males de este tipo.

 

4. La relación entre consumo de marihuana y accidentes automovilísticos es ínfima

Aunque también exista la tendencia a asociar al cannabis con los accidentes que ocurren a bordo de un automóvil, lo cierto es que este vínculo es prácticamente inexistente. De acuerdo con datos analizados por un académico de la Universidad de Aalborg y del Instituto de Economía del Transporte de Oslo, la marihuana incrementa únicamente en 1.06% las probabilidades de sufrir un accidente automovilístico, contra, por ejemplo, 2.96% de la cocaína o 4.46% de las anfetaminas.

 

5. La marihuana sí tiene propiedades medicinales

Para algunos sonará increíble que todavía se dude de las propiedades medicinales de la ganja, conocidas desde épocas remotas y que sólo recientemente se han intentado soslayar. Como analgésico en el caso de dolor originado en una neuropatía, para tratar la espaticidad (contracción muscular) asociada con la esclerosis e igualmente como apoyo terapéutico de otras enfermedades, se han comprobado de sobra estos beneficios de la marihuana en la salud corporal de quienes así lo requieren. Consulta aquí 10 beneficios médicos, científicamente comprobados, que esta planta ofrece. 

Con información de Alternet

Te podría interesar:
Una red energética compuesta de la sustancia original multiplicada sin perder su unidad, en el telar, parece permear todo el universo.

La postulación de un medio universal que no sólo permite la transmisión y el flujo de las fuerzas físicas sino que integra y da cohesión todos los sucesos del cosmos --o una especie de telar sobre el cual se desarrolla la trama infinita de la existencia-- es una de esas nociones o ideas que reaparecen a lo largo de la historia. Los filósofos presocráticos buscaron un elemento ubicuo que constituye todas las cosas;  estos legendarios sabios, no sin una profusa gota de místicos, nominaron a uno de los 4 elementos como base de todos los demás, pero fue Anaximandro quien concluyó que debía de haber un prinicipio original indefinido del cual se desdoblan los demás. El arche (el origen) se convierte en el apeiron, precursor del éter. El apeiron es aquello que abraza los opuestos y dirige el movimiento de las cosas, más que permea el espacio, es el espacio que permea todo lo que existe. Los griegos también nos legaron conceptos relacionados como el pleroma, gnósticamente entendido como el pensamiento de Dios, pero un pensamiento que imbuye el universo --un universo hecho de mente. "Es tanto nada como todo", dijo Carl Jung sobre el pleroma: plenitud que es vacío infinito. Tenemos también el pneuma, palabra que significa aliento o aire y que fue usada por Anaximandro para designar el elemento original o la mónada, pero que también es representativo del alma o espíritu y como tal ligado al concepto védico de akasha, palabra en sánscrito equivalente a éter o cielo, y de prana, el aliento vital.

Según Madam Blavatsky akasha es el componente principal del anima mundi. El alma y la conciencia tienen una estrecha relación con la memoria: los registros akáshicos son considerados como una biblioteca universal, pero en vez de ser una estructura gigantesca que contiene en innumerables volúmenes los registros de todo lo sucedido en el universo, se dice que en cada parte del espacio, como en un holograma, está la totalidad (como en un holograma). Akasha sería una molécula (que es todas las moléculas) que contiene toda la memoria cósmica. Una mónada, una partícula u holón de éter en la que existen todas las estrellas y todo los actos de todos los seres dentro de ellas. Esto es algo que , si bien especulativo, ha sido explorado po Ervin Laszlo, quien parece continuar las ideas de David Bohm de la totalidad implicada y el holomovimiento.

También en la India nos encontramos con el concepto de prana, similar al pneuma en tanto a aliento espiritual, pero con una clara connotación de energía vital. El prana también se relaciona con el pleroma: prana significa "aire" pero tiene la connotación de "llenar" y pleroma significa lo pleno, lo lleno. Esta sustancia es la que se distribuye por el vacío y espiritualiza la materia. El prana, es como una especie de aire más sutil que energetiza a los seres vivos; se dice que es el verdadero alimento y sustento de la vida y es en los vedas, propiamente una divinidad. Utilizando técnicas que a veces son descritas como el batido de los vientos, los yogis manipulan los pranas para despertar la energía Kundalini que al subir por el cuerpo, funde al yogi con la divinidad o la conciencia universal. Por otra parte, el prana parece ser equivalente al chi o qi, de la medicina china y de prácticas como el qi-gong. Algunas personas dicen poder percibir el qi no sólo fluyendo por el cuerpo sino verlo en la naturaleza. 

Este concepto de una sustancia primordial -chispa o élan vital-, que acallaría en el concepto moderno de la física del éter como medio en el que se transmite la luz (luego descartado por Einstein), ha sido integrado como una red sutil que vincula todas las cosas en distintas tradiciones. Una red metafísica que tiene su manifestación física, que a veces puede ser entendida como una fuerza moral metafórica. "Según Parménides el propio ser está rodeado por los 'vínculos de cuerda' de la poderosa Ananque [la necesidad]. Y en la visión platónica aparece una inmensa luz 'ligada al cielo como los cañamos que fajan las quillas de las trirremes, abarcando así su completa circunferencia'", escribe Roberto Calasso. Ananque puede observarse, al igual que la red de energía pránica, como un vínculo "que ciñe circularmente el mundo, está cubierto por una faja coloreada, que podemos ver en el cielo como una Vía Láctea, o también en perfecta miniatura, en el cuerpo de Afrodita[...]", esta urdimbre que ciñe al mundo es también el amor, las joyas de vientu, bindus de la diosa. Afrodita viste un  "cinturon recamado donde residen todos los encantos: allí esta la ternura, el deseo, las palabras susurrantes, la seducción [...]".

Como Afrodita, el dios Indra también tenía una prenda circular que contiene todas las cosas del universo. Francis Harold Cook, en su libro Hua-Yen Buddhism: The Jewel Net of Indra, describe su collar de perlas:

Lejos en la mansión celestial del gran dios Indra hay una fabulosa red que ha sido colgada por un astuto artífice, de tal manera que se extiende infinitamente en todas direcciones. En sintonía con los gustos extravagantes de las deidades, el artífice ha colgado una joya resplandeciente en cada “ojo” de la red, y como la red es en sí misma infinita en dimensión, las joyas son infinitas en número. Ahí cuelgan las joyas brillando como estrellas de primera magnitud, una suprema visión que sostener. Si seleccionamos arbitrariamente una de estas joyas para inspeccionar y la analizamos de cerca, descubriremos que en su superficie azogada se reflejan todas las demás joyas de la red, infinitas en número. No solo eso, sino que cada una de las joyas reflejadas en esta joya también está reflejando todas las otras joyas, así que hay un número infinito de procesos de reflejo ocurriendo.

Atisbamos aquí una sofisticada e iluminada métafora de esta red que se constituye a partir de la sustancia primordial, que es el vínculo de la unidad en lo múltiple --y que es el registro y la comunicación entre todo lo que existe, como una oficina móvil cósmica del tamaño de uno de esos alfileres en cuya cabeza bailan los ángeles. O el polvo donde residen innumerables budas. O el polvo de Quevedo, el polvo enamorado que sigue flotando en el espacio más allá de la muerte con la memoria del espíritu. O el polvo de la palomilla dorada de la eternidad de Carlos Castaneda.

Dice Erik Davis en su texto Diamond Shards of the Matrix:

El alma teje la red de Indra... Los ngHolos enfatizan que el ser y el mundo están siendo constantemente producidos, que el cosmos es tanto vacío como red. La alusión aquí es al mito hindú de la red de Indra,  que los ngHolo's fusionaron con la imagen del universo como fue imaginada en el Avatamaska Sutra: una monadología infinitamente interrelacionada y anidada en la que la singularidad refleja y encarna una totalidad ilimitada.

Esta red quizás no sea invisible. Por momentos es posible que tengamos la epifanía de la conexión, el desvelo del esplendor de la unidad, de cada nodo está infinitamente interconectado y que en cada conexión brilla el todo.