*

X

Vagabundo se da la vida en hoteles cinco estrellas sin pagar

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/13/2012

El Ritz Carlton, Hard Rock Hotel y el Loews Portofino Bay fueron algunos de los hoteles cinco estrellas que dieron asilo a David Prince un vagabundo que se las ingenio para vivir comodante sin pagar un solo centavo.

El norteamericano David Prince de 30 años quien no tiene un hogar estable donde vivir y se la pasaba deambulando por las calles, encontró la forma de darse la vida en hoteles lujosos y disfrutar de magníficas comidas en sus restaurantes.

El Ritz Carlton, Hard Rock Hotel y el Loews Portofino Bay fueron algunos de los hoteles cinco estrellas que dieron asilo a David.

La forma de operar de David era observar a los huéspedes que se iban del hotel, al momento de partir el vagabundo ingresaba en la habitación, llamaba a recepción simulando que era el inquilino para comunicar que había cambiado de opinión y decidía extender su estancia por varios días más.

Una de las víctimas del "homeless" relato como fue estafado al darse cuenta que en su recibo de tarjeta de crédito llegaba un cargo extra por 9 mil dólares al haber extendido su estancia en el Portofino Bay Hotel de Orlando.

La policía del Condado de Orange logró capturar a Price cuando empleados del Hard Rock Hotel denunciaron que un hombre intentaba hacerse pasar por un huésped. Las autoridades americanas creen que este vago pudo haber estafado con el mismo método a los hoteles de Walt Disney, donde se habría alojado en varias ocasiones.

[Yahoo Noticias]

Te podría interesar:

El mercado de la intimidad: ¿Le pagarías a alguien para que le pusiera nombre a tu hijo?

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/13/2012

En la era de los "coachs", los community managers, ¿surgirán pronto servicios donde el outourcing tomará también posesión de nuestra vida más íntima? Contrata un experto, por qué no dejas que alguien lo haga por ti, sí ya existe un app o una compañía para eso.

En la era de los coaches de vida, en la era en la que emulamos a las celebridades que tienen niñeras para su perros miniatura, en la era en la que hombres pagan cuotas a sitios en línea para que les consigan una cita, donde existen granjas de madres substitutas y donde algunas personas pagan a diseñadoras o decoradoras para que les acomoden las fotos de su álbum de bodas, tal vez no falta mucho para que algunos de nosotros le paguemos a alguien para que nombre a nuestro hijo, o rentemos un amigo, o contratemos a un "querólogo" para que nos dija lo que queremos.

Arlie Hochschild  se pregunta en su libro The Outsourced Self: Intimate Life in Market Times hasta que punto llegaremos, cuando el mercado apunta ya a la intimidad. ¿Pagaremos para que nos hagan vivir experiencias emocionales a la medida, montajes domésticos de alegría familiar o crisis simuladas con fines de transformación psicológica, como ocurre en la película The Game

Hochschild introduce en su libro a personas que contratan servicios que hace algunos años abrían sido un escándalo. Grace Weaver, de 49, contrata a Evan Katz,  para que sea su entrenador de amor ("love-coach"). Katz escribe la información de su perfil, le toma fotos y postea en las redes sociales.

Hochschild luego analiza el otro lado del outsourcing, viaja a la India a entrevistas a madres substitutas, donde tener un hijo se ha convertido en una transacción financiera.

Este modelo de capitalismo no sólo es el resultado del excedente o de personas que tienen mucho dinero, Hochschild realizó un sondeo en California, en el que le preguntó a personas de diferentes estratos si contratarían un "love-coach", a una persona que organice suna fuiesta o a alguien que les ayude a ordenar las fotos de un álbum, y descubrió que la gente de menos ingresos también estaba ávida de contratar estos servicios. El enunciado "No siempre puede confiar en tu familia y amigos para hacer lo que quieres, pero siempre puedes confiar en el dinero", parece haberse extendido en la conciencia colectiva de la sociedad capitalista.

Más en Alternet