*

X

Ensayo de Marilyn Manson sobre la masacre en Columbine adquiere hoy ominosa actualidad

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/20/2012

En 1999, cuando dos muchachos dispararon contra los estudiantes de una secundaria en Columbine, Colorado, Marilyn Manson fue acusado de inspirar tácitamente a los homicidas; el cantante escribió en su defensa un ensayo que hoy, ante lo sucedido en el estreno de The Dark Knight Rises en un cine de Aurora (también Colorado), cobra ominosa actualidad.

En décadas recientes Estados Unidos y otros países caracterizados por su alto nivel de industrialización y bienestar, han sufrido incidentes en que un solo hombre atenta contra personas inocentes, por lo común reunidas en un lugar público y animado por laberínticos planteamientos ideológicos, morales, religiosos y de índole similar en los que se escuda para justificar el crimen y el daño que provoca.

En 1999 ocurrió en Columbine, Colorado, en una secundaria, una masacre que ganó fama tanto por la atrocidad del hecho en sí, como por haber sido explorada con mayor profundidad por Michael Moore en su documental homónimo, estrenado algunos años después, en 2002.

En el momento mismo, sin embargo, varias personalidades analizaron lo sucedido cuando el dolor y la incomprensión todavía estaban frescos, destacando entre estas posibles explicaciones la de Marilyn Manson, el cantante e ícono de cierto rock-pop de voluntad oscura que escribió un ensayo titulado “¿De quién es la culpa?” ("Whose Fault Is It?"), en donde intentó desarmar una acusación tácita que los medios comenzaron a montar en su contra, condensando en su apariencia, su música y su persona misma, la supuesta inspiración de los muchachos que atentaron contra sus compañeros.

En esta ocasión traducimos ahora un par de párrafos de dicho texto que sin duda cobra relevancia y una ominosa actualidad ante el tiroteo de esta madrugada en un cine de Denver, Colorado, donde se estrenaba The Dark Knight Rises (curiosamente, el mismo estado de la masacre en Columbine).

Escribe Manson:

Cuando se quiere saber quién tiene la culpa de los asesinatos en la secundaria de Littleton, Colorado, arrojen una piedra y golpearán a alguien que es culpable. Somos nosotros quienes nos sentamos a tolerar que los niños tengan armas, y somos nosotros quienes sintonizamos y seguimos minuto a minuto los detalles de lo que hacen con ellas. Pienso que es terrible cuando alguien muere, especialmente si es alguien a quien conoces y quieres. Pero lo que es más ofensivo es que cuando estas tragedias pasan, a la mayoría no le interesa más que un final de temporada de Friends o de The Real World. Estaba atónito mientras veía la víbora de los medios justo ahí, sin desperdiciar una lágrima, entrevistando a los padres de los niños muertos, televisando los funerales. Luego vino la cacería de brujas.

El mayor miedo del hombre es el caos. Era impensable que estos niños no tuvieran una razón en blanco y negro para sus acciones. Además, se necesitaba un chivo expiatorio. Recuerdo que al escuchar los primeros reportes de Littleton, Harris y Klebold llevaban maquillaje y estaban vestidos como Marilyn Manson, a quien obviamente adoraban porque estaban vestidos de negro. Por supuesto la especulación creció como bola de nieve para hacerme el ícono de todo lo que estuviera mal en el mundo. Esos dos idiotas no llevaban maquillaje ni estaban vestidos como yo o como góticos. Dado que el estadounidense promedio no había escuchado la música que ellos escuchaban, los medios escogieron una que consideraron similar.

[boing boing]

Te podría interesar:

El apabullante negocio de las prisiones en Estados Unidos (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/20/2012

Lejos de ser una vía para regenerar a los delincuentes, las prisiones representan una infinita posibilidad de enriquecimiento a través de la detención de miles de inmigrantes anualmente.

Las políticas actuales de los Estados Unidos en temas de migración son las más rapaces de todos los tiempos. Al año, son detenidos cerca 400 mil inmigrantes de todas las nacionalidades. No sólo se trata de salvaguardar la seguridad nacional ni de establecer la paz social, estas medidas van más allá de eso: un boyante y fructífero negocio.

Después una década de expansión, las empresas dedicadas a dar servicios de cárceles a los Estados unidos esperan ampliar aún más su red con el creciente número de detenciones que suceden anualmente.

En 2011, casi la mitad de todos los reclusos del país habitaban en prisiones que fueron construidas por alguna de las 3 empresas que tienen la concesión por parte del gobierno: Corrections Corporation of America (CCA), The Geo Group y Management and Training Corp.

Los tres gigantes del servicio penitenciario se deslindan de que exista una relación económica con las autoridades. Ellos simplemente se encargan de hacer su trabajo sin importar el número de personas que sean detenidas; los grupos defensores en pro de los inmigrantes se muestran escépticos ante tales declaraciones.

La mayoría de las personas detenidas en los 250 penales de todo el país, son ilegales en espera de un proceso penal que termine en deportación.

Pedro Guzmán, un inmigrante de ascendencia guatemalteca, estuvo dos veces recluido en prisiones del grupo CCA. Primero en Gainesville, Georgia; y la segunda vez en Atlanta. “Es un negocio multimillonario. Estas empresas están ganando de todas las personas que están encerradas ahí”.

El presidente Barack Obama ha pedido menos detenciones y más impulso para buscar alternativas para la gente detenida, incluso ordenó que se detuvieran las deportaciones de los inmigrantes jóvenes. Sin embargo, el Congreso puede seguir aprobando más detenciones a pesar de la intervención del Departamento de Servicios Humanos (DHS por sus siglas en inglés).

Hace una década, más de 3 mil 300 inmigrantes fueron enviados a prisiones privadas, en virtud de un contrato firmado por 10 años entre la Oficina Federal de Prisiones y CCA. Hasta ahora, el organismo federal continúa pagando cerca de % mil millones de dólares a CCA por la manutención de los inmigrantes que habitan en las prisiones.

California es el estado que cuenta con más reclusos: 161 mil. En esta entidad de los Estados Unidos, el crecimiento poblacional en las cárceles se ha disparado exponencialmente.

Josh Begley, un estudiante graduado de la Universidad de Nueva York, afirma irónicamente que es impensable un paisaje californiano sin prisiones. 

Como una muestra del inminente crecimiento de este negocio, Prision Count realizó un ensayo fotográfico que atestigua las dimensiones de este fenómeno en el estado de California. 

Con información de Huffington Post y Fast Co Design