*

X

Ensayo de Marilyn Manson sobre la masacre en Columbine adquiere hoy ominosa actualidad

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/20/2012

En 1999, cuando dos muchachos dispararon contra los estudiantes de una secundaria en Columbine, Colorado, Marilyn Manson fue acusado de inspirar tácitamente a los homicidas; el cantante escribió en su defensa un ensayo que hoy, ante lo sucedido en el estreno de The Dark Knight Rises en un cine de Aurora (también Colorado), cobra ominosa actualidad.

En décadas recientes Estados Unidos y otros países caracterizados por su alto nivel de industrialización y bienestar, han sufrido incidentes en que un solo hombre atenta contra personas inocentes, por lo común reunidas en un lugar público y animado por laberínticos planteamientos ideológicos, morales, religiosos y de índole similar en los que se escuda para justificar el crimen y el daño que provoca.

En 1999 ocurrió en Columbine, Colorado, en una secundaria, una masacre que ganó fama tanto por la atrocidad del hecho en sí, como por haber sido explorada con mayor profundidad por Michael Moore en su documental homónimo, estrenado algunos años después, en 2002.

En el momento mismo, sin embargo, varias personalidades analizaron lo sucedido cuando el dolor y la incomprensión todavía estaban frescos, destacando entre estas posibles explicaciones la de Marilyn Manson, el cantante e ícono de cierto rock-pop de voluntad oscura que escribió un ensayo titulado “¿De quién es la culpa?” ("Whose Fault Is It?"), en donde intentó desarmar una acusación tácita que los medios comenzaron a montar en su contra, condensando en su apariencia, su música y su persona misma, la supuesta inspiración de los muchachos que atentaron contra sus compañeros.

En esta ocasión traducimos ahora un par de párrafos de dicho texto que sin duda cobra relevancia y una ominosa actualidad ante el tiroteo de esta madrugada en un cine de Denver, Colorado, donde se estrenaba The Dark Knight Rises (curiosamente, el mismo estado de la masacre en Columbine).

Escribe Manson:

Cuando se quiere saber quién tiene la culpa de los asesinatos en la secundaria de Littleton, Colorado, arrojen una piedra y golpearán a alguien que es culpable. Somos nosotros quienes nos sentamos a tolerar que los niños tengan armas, y somos nosotros quienes sintonizamos y seguimos minuto a minuto los detalles de lo que hacen con ellas. Pienso que es terrible cuando alguien muere, especialmente si es alguien a quien conoces y quieres. Pero lo que es más ofensivo es que cuando estas tragedias pasan, a la mayoría no le interesa más que un final de temporada de Friends o de The Real World. Estaba atónito mientras veía la víbora de los medios justo ahí, sin desperdiciar una lágrima, entrevistando a los padres de los niños muertos, televisando los funerales. Luego vino la cacería de brujas.

El mayor miedo del hombre es el caos. Era impensable que estos niños no tuvieran una razón en blanco y negro para sus acciones. Además, se necesitaba un chivo expiatorio. Recuerdo que al escuchar los primeros reportes de Littleton, Harris y Klebold llevaban maquillaje y estaban vestidos como Marilyn Manson, a quien obviamente adoraban porque estaban vestidos de negro. Por supuesto la especulación creció como bola de nieve para hacerme el ícono de todo lo que estuviera mal en el mundo. Esos dos idiotas no llevaban maquillaje ni estaban vestidos como yo o como góticos. Dado que el estadounidense promedio no había escuchado la música que ellos escuchaban, los medios escogieron una que consideraron similar.

[boing boing]

La desigualdad del mundo representada con el logo de las Olimpiadas (INFOGRÁFICO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/20/2012

Gustavo Sousa, pintor y diseñador, utiliza los anillos que componen el símbolo de los Juegos Olímpicos para expresar esas otras realidades también presentes en nuestro mundo y que, más allá de la supuesta hermandad del deporte, nos hace ver la desigualdad de nuestra época.

Los Juegos Olímpicos han comenzado y con ellos la intensa campaña de comercialización que en años recientes parece ya una compañía inseparable. Y si bien no es justo soslayar el cariz deportivo de la competencia, también es cierto que paralelamente corre una tendencia a reducir el acontecimiento a un vasto espectáculo lleno de clichés y símbolos grandilocuentes pero en última instancia vacíos.

Como respuesta a esto, el pintor y diseñador Gustavo Sousa utilizó los anillos que forman el símbolo de las Olimpiadas —y que para muchos representan los cinco continentes de donde provienen los participantes— para expresar algo totalmente distinto y de alguna manera incluso incómodo frente al discurso dominante que privilegia lo aparentemente positivo. Sousa, un poco más sincero, prefirió hacer de este logo una especie de gráficas que muestran la inequidad de nuestro mundo.

“Los anillos representan la sana competencia y la unión, pero sabemos que el mundo no es perfecto. Tal vez entender las diferencias es el primer paso para hacer las cosas más equitativas”, dice Sousa a propósito de su proyecto oceaniaeuropeamericaasiaafrica.

Así, realidades como la obesidad, la distribución de la riqueza, el SIDA, los homicidios o la militarización, quedan de manifiesto en esta resignificación del símbolo tantas veces visto, un choque un tanto violento que sin duda tiene la intención de generar la curiosidad por los datos que se exponen de esa manera.

“Eventos como este pueden ser un buen momento para la reflexión”, concluye el artista.

En las imágenes, Oceanía es el aro de color azul, Europa el negro, América el rojo, África el amarillo y Asia el verde.

Número de millonarios por continente: América y Asia se disputan la primacía

Gasto militar

 

Porcentaje de obesidad

 

Ventas mundiales de Coca-Cola (uno de los patrocinadores oficiales de las Olimpiadas)

 

Homicidios

 

Personas viviendo con VIH. África el campeón indiscutible.

 

[Co.Design]