*

X
Ante el descontento de la población por la forma en la que se llevó a cabo la elección presidencial de este 1 de julio en México surge la idea de un movimiento de resistencia pacífica basado en la creatividad

La situación que vivimos en este 2012 es muy distinta a la de hace seis años, cuando el movimiento de Andrés Manuel López Obrador estaba solo frente a los órganos gubernamentales que perpetraron el fraude electoral. Sus actos en defensa del voto, pese a lo evidente del sufragio sucio y tendencioso, le costaron caro. La factura llegó años después, pero llegó. A sus adversarios les vino como anillo al dedo para enlodar aún más su ya muy pisoteada imagen pública, manipulada por los principales medios de comunicación del país. Es difícil prever lo que podría hacer en esta ocasión.

Hoy las cosas han cambiado. La marcha nacional convocada para este sábado siete de julio es completamente independiente de López Obrador y el movimiento que encabeza. En ningún momento la han apoyado. Su atención está en el recuento de votos y demás impugnaciones ante el IFE, y es probable que antes de hacer algún despliegue de fuerza popular agote las instancias legales. Eso tomará tiempo. Tal vez ni siquiera en esa última instancia vuelva a tomar las calles. En cambio quienes organizan movilizaciones en estos días son ciudadanos independientes sin nada qué perder desde el punto de vista del capital político. El movimiento #YoSoy132 tiene su agenda, que se ampliará conforme pasen los días. Anonymous también tiene preparadas una serie de acciones en contra de quienes intentan imponer al candidato del PRI. Pero la iniciativa de "Revolución pacífica" viene de un conglomerado de ciudadanos preocupados por el país sin lazos políticos directos, lo cual le da amplio margen para actuar. Tanto el #YoSoy132 como Anonymous se pueden sumar a estas iniciativas, pero la responsabilidad no recae directamente en ellos, sino en la masa de gente que se congregue este sábado, que con toda probabilidad continuará ejerciendo su derecho a expresarse libremente.

Sin compromisos políticos de ninguna índole, la idea de "Revolución pacífica" no parece tan descabellada, y puede funcionar. Para un movimiento o un partido político, tomar medidas drásticas en este sentido tendría un costo demasiado alto. Hay muchas cosas que de plano no podrían hacer. Por otra parte, para el movimiento cívico que estamos viendo nacer los límites son pocos, resumidos en el adjetivo que acompaña la palabra "revolución": pacífica. Mientras sus actos no se salgan del contorno que ellos mismos delimitaron pueden hacer lo que sea. La creatividad sería su mejor arma y dependería de la cantidad de gente que se sume. Mayores serían sus posibilidades de éxito mientras su número aumente. Las marchas serían solo un comienzo. La fuerza cívica tendría como objetivo poner al gobierno y al IFE en jaque sin caer en provocaciones violentas, lo cual implica, reitero, creatividad.

Si en verdad hay voluntad popular, ni el gobierno federal ni el IFE podrían impedir que se detenga esta burda imposición. Dejémoslo claro: esta elección es una infamia, y la posible presidencia de Enrique Peña Nieto sería una tragedia. El cúmulo de irregularidades previas al día de la elección son más que suficiente para impugnar la elección. La masiva compra de votos, de la cual hay miles de pruebas, y los pagos millonarios a la televisora con más audiencia del país fueron los dos factores que hicieron posible lo que sucedió el primero de julio, además de las miles de anomalías durante la jornada electoral. En cualquier país civilizado (perdonen, pero México no es uno de ellos) esta elección se habría impugnado hace tiempo con uno de dos desenlaces: la cancelación de la candidatura del abanderado priísta o la postergación de la elección. Mensajes a la nación que informaran las razones por las cuales se pospondría la elección le darían al electorado una visión más clara de lo que estaría en juego, y el órgano que regula los comicios tendría que observar a los partidos —sobre todo a uno— con mucho más cuidado. Eso no sucedió, y al parecer la intentona de poner a Peña Nieto desde arriba seguirá su curso si el pueblo no lo impide.

Lo que las eventuales acciones drásticas impulsadas por quienes abogan por una revolución pacífica deben buscar es que al menos se repita la elección presidencial, pues la compra de votos y el pago millonario a Televisa incumbe a ésta y no a las otras. Está claro que tendría un costo nacional considerable, tanto en recursos económicos como en gobernabilidad, pero es que no veo otra salida. En todo caso los costos serían menores al daño que sufriría el país de imponerse el candidato del PRI de la manera en que está ocurriendo. Si en una futura elección, esta vez más limpia y equitativa, gana, dicho movimiento popular se vería obligado a aceptar el resultado. Si fuera una elección imparcial no habría motivos para no aceptarlo.

Otra opción que proponen algunos es una segunda vuelta entre el primero y el segundo. En general, la idea de la segunda vuelta no es mala, sin embargo en este caso no sería justa para los otros dos candidatos y para quienes votaron por ellos. Si la elección es impugnada porque uno la compró, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri también fueron afectados.

La manera en que se tendría que conducir una posible segunda elección es compleja, e incluye los tiempos constitucionales para el cambio de poderes. Sería ideal llevarla a cabo antes para no aplazarlo, de lo contrario la disyuntiva legal recaería en la Suprema Corte de Justicia, que se vería obligada a conducir al país por ese lapso de tiempo. Es una cuestión técnica que el movimiento tendría que tomar en cuenta si llegara a crecer en esta dirección. Los detalles tendrían que ser afinados por abogados expertos en la materia.

Estas palabras tienen su fundamento en el artículo 39 constitucional: "La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno." Si el hartazgo popular llega al grado de lograr organizarse para detener un atropello como el que estamos viviendo, el pueblo está en todo su derecho de exigir elecciones justas y equitativas. Si esto llega a suceder, quedará claro que este país ya no aguanta más. Hace doscientos años se dio la Independencia, hace cien la Revolución. Es hora de una renovación nacional. La brecha entre ricos y pobres se ha extendido a niveles alarmantes, los estragos que ha causado la violencia de Estado en todo el país son imposibles de ignorar, el rezago en educación —parte del problema del fraude electoral— es ya intolerable. Décadas de mal gobierno han dado como resultado esta indignación colectiva. La manera tan burda en la que se comportó el PRI durante la elección es una burla al pueblo de México.

Vivimos días de emergencia. Este es un momento crítico, análogo al tiempo de la Guerra de Reforma en que Benito Juárez, presidente de la Suprema Corte de Justicia, defendió la en ese entonces nueva Constitución de una manera inamovible en beneficio del pueblo hasta pasar por la cárcel. Al final los liberales se impusieron a los conservadores, y de esa victoria seguimos siendo herederos. Hoy hay tanta gente que clama justicia que es posible prescindir de la violencia si hay volumen, voluntad y creatividad en la fuerza popular que la demanda. El pueblo de México ha sangrado demasiado. 

Twitter del autor: @jpriveroll

* Este artículo refleja la opinión del autor y no necesariamente la postura de Pijama Surf

Te podría interesar:
La adversidad de unos significa la prosperidad de otros, y nada para demostrar mejor este mandamiento del capitalismo que estas 10 compañías que hicieron grandes fortunas gracias a las siniestras prácticas permitidas o fomentadas por el régimen nazi.

"El trabajo os hará libres", consigna inscrita en la entrada de Auschwitz y otros campos de concentración

Los tiempos difíciles de unos son la oportunidad de prosperidad de otros. Esa es una de las manifestaciones más elocuentes del modelo económico en el que vivimos y el cual permite la posibilidad de provecho y ganancia aun en las condiciones que podrían parecer más críticas (aunque quizá lo que suceda en realidad es que para el capital las condiciones nunca son críticas, y en eso radique la clave de su fortaleza).

El gobierno de Alemania por parte del partido nazi se tiene justo como una de estas situaciones límite, un ejemplo acabado de lo que históricamente significa vivir en circunstancias adversas, difíciles, en las que aun la supervivencia individual y colectiva peligran a cada instante.

Con todo ―y a pesar de que destacados miembros del Nationalsozialismus como Joseph Goebbels y Otto Strasser odiaban el capitalismo, por considerar que mucho tenía de carácter judío―, no fueron pocas las empresas que prosperaron durante este periodo, en casi todos los casos por colaborar directamente con el régimen, aceptando y aun sirviéndose de las particulares manifestaciones que tomó el modo nazi de gobernar y ejercer la autoridad y el poder.

Conocidos son los casos de Hugo Boss, Volkswagen e IBM, quienes, respectivamente, tributaron a los nazis uniformes, automóviles y sistemas de computación y organización (para las operaciones de exterminio). Pero igualmente otras firmas como la actual J.P. Morgan Chase, Kodak o Nestlé aumentaron su fortuna con el nacionalsocialismo. A continuación el recuento.

 

  • Chase Bank

La institución financiera que ahora conocemos como J.P. Morgan Chase y que incluso en épocas recientes ha estado envuelta en la polémica y el escándalo, en la Europa de los 40 ayudó, en colaboración con otros bancos y con promesa de una jugosa comisión, a reunir el dinero utilizado para financiar operaciones nazis, algunas incluso contra el pueblo judío. Asimismo, no esperó la orden nazi para congelar las cuentas de los judíos residentes en la Francia ocupada.

 

  • Ford

 Henry Ford, antisemita consumado, reconocido por el régimen con la Gran Cruz del Águila Alemana, aportó desde sus fábricas 1 de cada 3 camiones utilizados por el ejército nazi.

 

  • Random House

Como subsidiaria de Bertelsmann A.G., esta editorial publicó propaganda y literatura nazis, títulos como Esterilización y y Eutanasia: Una contribución a la ética cristiana aplicada.

 

  • Kodak

Este nombre, que en la mente de muchos seguramente evocará entrañables momentos conservados en cierta medida gracias a sus productos, no dudó utilizar en su filial alemana mano de obra que mantenía en la esclavitud, con la cual, y dadas las condiciones, amplío el negocio a la fabricación de gatillos, detonadores y mercancías afines para el gobierno nazi.

 

  • Coca-Cola

Fanta, la bebida gaseosa que aún comercializa Coca-Cola, fue en su origen una creación expresa para el mercado de la Alemania nazi.

 

  • Allianz

Allianz fue la principal aseguradora beneficiada de esta época. De hecho podría decirse que era la aseguradora oficial del régimen (con todos los beneficios que ello implica), al grado que, durante la tristemente célebre "Noche de los cristales rotos" (Kristallnacht, la mayor ofensiva contra la población judía civil de Alemania y algunas zonas de Austria), la firma compensó al Estado nazi y no a los judíos afectados en sus propiedades por los daños causados. Más tarde, Allianz colaboró en el despojo de propiedades sufrido por los judíos retenidos en campos de concentración.

 

  • Novartis

Novartis nació como resultado de la fusión entre las compañías de origen suizo Ciba y Sandoz. En 1933, la división alemana de Ciba despidió a todos los miembros de su comité directivo para sustituirlos por otros mucho más confiables de "origen ario", argumento que Sandoz también utilizó contra su presidente. Más tarde, ambas empresas fabricaron tintes, fármacos y productos químicos de diversa índole para los nazis. Sin embargo, de las firmas aquí expuestas, Novartis es una de las pocas que aceptó parte de su responsabilidad y aportó 15 millones de dólares a un fondo suizo creado para reparar el daño que el pueblo judío sufrió a manos de los nazis.

Por otro lado, otra farmacéutica multinacional, Bayer, tiene en su historial el cuestionable mérito de haber sido la proveedora del gas que se utilizó en las cámaras donde murieron miles de personas.

 

  • Nestlé

Incluso algo tan delicioso como el chocolate (así sea el que produce Nestlé) adquiere de pronto un sabor desagradable cuando se sabe que esta misma apoyó económicamente en 1939 la creación del partido nazi suizo y, a cambio de esto, recibió un contrato para ser el único proveedor de la golosina al ejército alemán. Sus fábricas, sin embargo, estaban llenas de esclavos, algunos de los cuales consiguieron en el año 2000 que Nestlé aceptara su delito y los compensara (a ellos o a sus familias) con una suma total de 14.5 millones de dólares.

 

  • BMW

Otra compañía que abiertamente aprovechó la esclavitud permitida y aun fomentada por las autoridades nazis, en este caso para la fabricación de los motores de la Luftwaffe, la fuerza aérea alemana de la época.

 

  • General Electric (GE)

Operar desde los Estados Unidos no fue un obstáculo para que General Electric obtuviera una generosa y suculenta tajada de la guerra y, específicamente, del hecho de que los nazis fueran el enemigo a vencer. Aliándose con la empresa alemana Krupp, GE contribuyó a que deliberada y artificialmente aumentara el precio del carburo de wolframio, materia prima esencial para la fabricación de maquinaria de guerra, especulación con la que se hizo de millón y medio de dólares solo en 1936 y por la cual, una década más tarde, se hizo acreedora a una multa por parte del gobierno estadounidense. 

[Bussines Pundit]