*

X

¿Tu adicción a Facebook merece atención clínica? Descúbrelo respondiendo estas 6 preguntas

Por: pijamasurf - 06/06/2012

La apabullante presencia de Facebook en nuestros días hizo pensar a la investigadora noruega Cecilie Schou Andreassen que puede existir una adicción a Facebook similar a la que se desarrolla con el juego.

La presencia de Facebook en la vida cotidiana contemporánea es innegable. Con millones de usuarios en todo el mundo, de todos los idiomas y culturas, esta red social basa su éxito en la interacción a veces obsesiva que se establece con su interfaz: a todas horas, en cualquier momento, desde cualquier lugar, con los propósitos más banales.

Recientemente la investigadora noruega Cecilie Schou Andreassen, de la Universidad de Bergen, publicó un estudio en el que concluyó que Facebook puede provocar una adicción del mismo tipo que el juego, con los mismos síntomas y efectos perniciosos que se han documentado de sobra en la ludopatía y, en general, en las adicción que dañan a quien las desarrolla.

Así, según Andreassen, la adicción malsana a Facebook cumple con los seis componentes elementales de este tipo de comportamientos, a saber:

1. Prominencia: la actividad domina el pensamiento y la conducta

2. Modificación del ánimo: la actividad modifica o mejora el ánimo

3. Tolerancia: la actividad se realiza cada vez más para obtener los efectos iniciales

4. Retirada: surgen sentimientos desagradables cuando la actividad es discontinua o súbitamente reducida

5 Conflicto: la actividad genera conflictos en las relaciones con otras personas y actividades

6. Recaída: tendencia a revertir los primeros patrones de actividad luego de abastenerse o haberse controlado

Sin embargo, a diferencia de otras adicciones, en la que pude provocar Facebook es un tanto difícil medir el nivel en que se encuentra. Por ello la investigadora desarrolló la “Escala Bergen de Adicción a Facebook”, una tabulación que con 18 preguntas arroja un diagnóstico acertado sobre la dependencia que se tiene hacia la susodicha red social. Asimismo, de estas 18, son 6 las que indican con mayor acierto este comportamiento, ya que se relacionan con los componentes de una adicción que acabamos de mostrar. Las respuestas que admiten estas preguntas son: casi nunca, pocas veces, algunas veces, frecuentemente y siempre.

Así que, adelante, sea por entretenimiento o por verdadera preocupación del grado de dominio que tiene Facebook sobre tu vida, te invitamos a responder este test. Entre paréntesis se encuentra el componente de la adicción correspondiente.

En el último año, qué tan seguido has…

-dedicado mucho tiempo a pensar en Facebook o planeado usar Facebook (Prominencia)

-utilizado Facebook para olvidar problemas personales (Modificación del ánimo)

-sentido una urgencia por utilizar Facebook cada vez más (Tolerancia)

-sentido inquietud o disgusto porque tengas prohibido utilizar Facebook (Retirada)

-utilizado Facebook tanto que haya tenido un impacto negativo en tu trabajo o tus estudios (Conflicto)

-intentado dejar Facebook sin conseguirlo (Recaída)

Como se ve, el cuestionario es bastante sencillo e incluso podría utilizarse para casi cualquier adicción. Quizá por eso algunos críticos, como Mark Griffiths, psicólogo de la universidad inglesa de Nottingham Trent, señalan que el verdadero asunto aquí no es saber qué tan adicta es una persona a Facebook, sino por qué es adicta: asomarse a los verdaderos motivos que esa adicción intenta encubrir.

*Imagen: Likeholic, de Asaf Hanuka. Haz clic sobre la imagen o en este enlace para acceder al original.

[The Atlantic]

Big Brother Marte 2023: reality TV llegará al planeta rojo

Por: pijamasurf - 06/06/2012

El proyecto Mars-One planea financiar una colonia en Marte desde el año 2023 vía la prducción de un reality show similar a Big Brother. El proyecto sería "el evento mediático de la historia".

Al parecer lo único que verdaderamente dinamiza la exploración espacial es el negocio del entrenimiento. En 1969 la llegada del hombre  a la Luna fue transmitida al mundo, en uno de los eventos televisivos con más rating de la historia; en el 2023 la instalación de una colonia humana en Marte,  "el siguiente gran paso de la humanidad", transmitido globalmente: "el evento mediático más grande de la historia", según el Premio Nobel Gerard 't Hooft.

Mientras Obama tiene pensado la llegada del hombre a Marte en 2030 o más, Mars One, a base de fondos privados y la esperanza de capitalizar un reality show, promete iniciar el establecimiento de una colonia desde el 2016, preparando el camino para que en 2023 un grupo humano se instale en la superficie marciana y viva ahí por el resto de sus vidas.

El proyecto cuenta con el apoyo de Paul Römer, cofundador y productor ejecutivo de la telefranquicia Big Brother  y aparentemente sería presentado en el formato de este popular programa de televisión, sólo que con la evidente variante de que los "inquilinos" estarían aprendiendo a vivir en Marte, con alta tecnología y un paisaje que podría alterar radicalmente su estructura mental.

No hay duda que el proyecto suena interesante, desde el punto de vista científico y desde el punto de vista de entretenimiento. Al mismo tiempo resulta un poco siniestro (y usurero) que solamente podamos financiar una empresa de este calibre en función del show business que genera astro-conejillos de indias y hace de Marte un producto de consumo. Hay una especie de bizarria cósmica que recuerda a las novelas de Phillip K. Dick, varias de ellas ambientadas en Marte,  y en las que los colonos son parte de un experimento (en algunos casos sin saberlo). ¿Tal vez este sea el destino de la colonización de Marte, un experimento orquestado desde la Tierra, un lugar que ha sido colonizado por el mass-media? Para añadir al atractivo del show, solo faltaría que no se les informara a los nuevos habitantes de Marte que están siendo filmados y observados minuciosamente desde la Tierra. O tal vez que se les dosifique con una droga que altera la naturaleza de la realidad, mientras nosotros observamos, desde el confort de nuestra sala de estar, cómo se va desintegrando su psique.