*

X

Rutinas de ejercicio que incrementan la libido masculina

Salud

Por: pijamasurf - 06/28/2012

La pérdida de peso relacionada con el ejercicio físico y una alimentación saludable fortalece el deseo y el desempeño sexual masculino, revela investigación endocrinológica reciente.

La libido es, por lo regular, un asunto que merece la preocupación de cada uno. Luego de la liberación sexual a la que se ha asistido en las últimas décadas, se ha generado un buen acervo de conocimiento en torno a la práctica sexual, especialmente enfocado en cómo mejorarla, técnicas y recomendaciones que tienen la intención de incrementar el goce que acompaña al sexo.

En este sentido, un estudio presentado el lunes pasado en la Reunión Anual de la Sociedad Endocrinológica de Estados Unidos, reveló que la pérdida de peso relacionada con la ejercitación física tiene como consecuencia un incremento en la testosterona y el deseo sexual de los hombres de edad media.

Estudiando el caso de 891 hombres obesos y con altos niveles de glucosa (al borde de desarrollar diabetes tipo 2), la investigación encontró que luego de realizar 2 horas y media de ejercicio en una semana, además de modificar su dieta hacia alternativas más saludables, un 15% de ellos mostró un aumento en sus niveles de testosterona y casi la mitad de los participantes, el 46%, vio reducida su condición de hipogonadismo, la cual se caracteriza por poca testosterona, un desempeño sexual pobre y disfunción eréctil.

Los ejercicios más efectivos para bajar de peso, mantenerse en forma y que demostraron aumentar la libido, fueron los siguientes:

Bailar

 

Hacer yoga

 

Andar en bicicleta

 

Caminar

 

Nadar

Te podría interesar:

Cartografía de la pereza: ¿cuáles son los países más sedentarios del mundo?

Salud

Por: pijamasurf - 06/28/2012

El sedentarismo, uno de los males más comunes de nuestra época, se encuentra en relación directa con otras circunstancias como la edad, el género y aun las condiciones económicas y de industrialización de cada país.

El sedentarismo es uno de los males más comunes y por lo mismo más combatidos de nuestra época, una consecuencia negativa del progreso y la modernización de la vida práctica que paulatinamente nos ha fijado a un estilo de vida caracterizado por la inactividad, reduciendo, paradójicamente, nuestra esperanza de vida.

Recientemente un grupo multinacional de investigadores publicó en la prestigiosa revista The Lancet un estudio en que clasifica a los países según el grado de actividad promedio de sus habitantes, tomando en cuenta además otras condiciones como el género y la edad. Por último cabe mencionar que el mínimo de actividad física recomendable es de 30 minutos de ejercicio moderado al día.

Estos datos fueron a su vez vaciados a un mapa que facilita la visualización de las estadísticas y permite una lectura general de las mismas. Destaca, de entrada, que la inactividad parece encontrarse en relación directa con el ingreso promedio que perciben los habitantes de un país, aunque también con aspectos culturales que, como en los países árabes, impiden a las mujeres desarrollar una vida como la que se lleva en Occidente (al menos en lo que se refiere a actividades de cuidado personal y entretenimiento).

Por otro lado, países mucho menos industrializados como Benin, Bangladesh, Mozambique y Mongolia sorprenden por el alto grado de actividad de su población masculina, con más del 90% de los hombres realizando la actividad física mínima.

[The Atlantic]