*

X
La esencia femenina de la naturaleza se manifiesta espectacularmente en las Cataratas Rubí, un espacio digno de representar a la divina Gaia.

imagen de las cataratas de rubi en

Según múltiples tradiciones ancestrales e incluso algunas teorías contemporáneas, por ejemplo ‘Gaia’ de James Lovelock, la Tierra mantiene en sus entrañas un espíritu esencialmente femenino –a partir del cual seguramente emergió hace miles de años el arquetipo de la madre.

Siendo la naturaleza el lenguaje primigenio de nuestro planeta, estamos rodeados de expresiones envueltas en sublime delicadeza que la razón (pulso masculino) jamás podrá abarcar. En cambio parece que al dialogar con ellas desde un plano intuitivo (pulso femenino) accedemos a una sintonía, una especie de extasiante trance orgánico, que podría conducirnos al centro de la sabiduría más pura, sophia –recordemos que el origen de prácticamente todo camino místico reside en la observación de la natura.   

Ya sea en la húmeda perfección que delinea los pasadizos subterráneos en las alegorías policromáticas de las flores, o en los sutiles diseños que se trazan deliciosamente sobre la arena del desierto, invariablemente encontramos este espíritu femenino que nos remite a una sensación de calidez uteril. 

Y entre los cientos de ejemplos que podríamos citar como dignos representantes del alma femenina de la naturaleza, existe un lugar en Tennessee, Estados Unidos, cuya belleza se desdobla en un sensual templo dedicado al culto de la "Diosa": las Cataratas Rubí (Ruby Falls).

Esta caída de agua subterránea, que mide aproximadamente cincuenta metros de altura, forma una especie de bóveda "envulvada" que nos remite a esa flexible geometría que impregna el cuerpo de la mujer. Dotada de una luz tenue, casi angelical, los rayos exteriores penetran la tierra siempre mojada mientras una hebra de agua conecta el interior con el exterior (que por cierto, si seguimos la máxima premisa hermética, este binomio deriva invariablemente en la unidad).

Las Cataratas Rubí fueron descubiertas en 1928, dos años después comenzaron a ser explotadas como destino turístico por, tendencia que se ha mantenido hasta ahora –lo cual no deja de ser lamentable y a la vez le permite cumplir una función de sensibilización masiva ante la naturaleza, entre los cientos de miles de personas que han tenido la fortuna de visitar este lugar.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune    

 

imagen cataratas rubi en Tennessee

 

 

Te podría interesar:

Comunicación biofotónica: diálogos de luz influyen en el desarrollo celular

Por: pijamasurf - 05/24/2012

Los seres vivos emiten luz a niveles apenas perceptibles; estos biofotones son un misterio para la ciencia que podría estar relacionado con importantes funciones en el desarrollo celular

En 1920 Alexander Gurwitsch descubrió que los seres vivos emiten fotones “ultra-débiles” dentro del espectro ultravioleta; noventa años después aún no se sabe bien a bien como es que las células generan esta luz biológica o cuál es su función.

En la década de los 70 el profesor Fritz Albert Popp teorizó que esta emisión de luz, que se presentaba en un rango de entre 200 y 800 nm, exhibía un patrón periódico y coherente, y que era producida por el ADN en el núcleo de las células.

Esta semana se dio a conocer el trabajo de Sergey Mayburov del Instituto de FísicaLebedev, quien parece haber demostrado que los biofotones se comportan de una manera coherente y comunican patrones de información que influyen en el desarrollo celular.

Observando en la oscuridad los patrones ultradébiles de los biofotones de huevos de peces, Mayburov ha podido descifrar una estructura comunicacional en la emisión de estos biofotones. Flujos biofotónicos en destellos periódicos son emitidos de manera similar a datos binarios enviados sobre un canal ruidoso (algo que podría explicar por qué las células detectan niveles tan bajos de radiación en ambientes ruidosos).

El trabajo de Mayburov parece arrojar luz a experimentos previos en los que biofotones de una planta en crecimiento aumentaron el ritmo de división celular hasta en un 30%. Un ritmo de incremento superior al que posibilita una luz ordinaria de una magnitud mucho más intensa. Otros experimentos han mostrado que los biofotones de huevos en crecimiento fomentan el crecimiento de otros huevos de una edad similar, sin embargo,  los biofotones de huevos maduros impiden el desarrollo de huevos más jóvenes.

Aunque prometedor, el trabajo de este físico ruso, no acaba de descifrar del todo el lenguaje de la luz biológica. Es posible que los biofotones transmitan información genética a través de un estado de entrelazamiento cuántico. Estas luces ultradébiles podrían ser la forma en la que las células hablan entre sí y deletrean nuestro código.

La sutileza de estos biofotones que posiblemente transmiten los paquetes fundacionales de la vida, ha inspirado una teoría aún más radical por parte del Dr. Jeremy Narby, quien considera que es posible que la comunicación espiritual que dicen sostener los chamanes del Amazonas con las plantas, y de la que obtienen conocimientos medicinales, en realidad sea una comunicación directa con el ADN, que se hace perceptible como una radiación de bits de luz, que se representan en imágenes. «Esta es la fuente del conocimiento: el ADN, viviendo en el agua y emitiendo fotones, como un dragón acuático escupiendo fuego», dice Narby en su libro The Cosmic Serpent.

[MIT Tecnology Review]