*

X

Los smartphones se convierten en superphones

Por: Benjamin Malik - 05/17/2012

La nueva generación de smartphones parece nacer con la misión de convertirse en herramientas que son extensiones de nosotros mismos, instrumentos de cognición externalizada.

Con la llegada del nuevo Samsung Galaxy SIII los expertos están, como siempre, preguntándose si éste será un "Asesino de iPhone". Todos los nuevos lanzamientos de smartphones se están concentrando en superar las expectativas del mercado, creando experiencias cada vez más intuitivas con diseños que se acerquen más a presentaciones orgánicas y minimales. Será interesante ver la competencia que se desata con las nuevas opciones que están surgiendo, ya que en términos de hardware, software y diseño, además del enorme culto con el que cuenta, iPhone sigue siendo el contendiente a vencer.

El Galaxy SIII está construido sobre la misma base conceptual que el iPhone, es decir, para que se convierta en una extensión del usuario y en términos de diseño fue concebido bajo el lema “Inspirado en la Naturaleza, Diseñado para los Humanos” (Inspired by Nature, Designed for Humans). Llama la atención como la tendencia que marca el futuro de los smartphones se asocia a lo que dijo Jeffrey West del Santa Fe Institute, cuando explica como los sistemas tecnológicos creados por el hombre se empiezan a comportar como sistemas naturales, entre más eficientes son, más se asemejan a como se desenvuelve la naturaleza. 

Ahora, con todas las nuevas opciones a nuestra disposición, surge la pregunta ¿Porqué teléfono se debe optar? Estamos alineando cuatro de los smartphones más sólidos disponibles - el iPhone 4S, el Galaxy S III,  HTC One X, y la colaboración de Nexus de Google Samsung Galaxy – uno contra el otro, en una batalla de las especificaciones para darnos un escenario más claro. 

En base al marco comparativo, podemos tomar una decisión más educada de compra en cuanto a los beneficios que cumplan con nuestras expectativas de uso de estos cuatro teléfonos, dejando de lado las muchas versiones y rumores de los próximos lanzamientos tanto del Windows Phone, el Nokia Lumia 900 como del iPhone 5, que todo indica que dejarán de ser vistos como smartphones para pasar a un siguiente nivel de “superphones”. En esta tabla no incluimos precios, ya que pueden variar por modelo, país y denominación, pero en general los cuatro dispositivos se encuentran a partir de $199 dólares en plan básico ó $2,569 pesos mexicanos con contrato.

Es importante analizar como los sistemas de IOS, Android y ahora Microsoft se están convirtiendo en herramientas que son extensiones de nosotros mismos, en instrumentos de cognición externalizada, y nos permiten tener telepatía mediada tecnológicamente. Ahora podemos buscar todo el conocimiento humano, grabar y almacenar la vida real al instante mientras está sucede, conectarse con una infinidad de otras mentes creando redes technosociales con el más mínimo esfuerzo y todo esto ya es parte de nosotros. 

WINDOWS PHONE; NOKIA LUMIA 900

 

IPHONE 5

 

 SAMSUNG GALAXY SIII

Twitter del autor: Benjamin Malik/ @BienMal_

Te podría interesar:

Obras de arte recreadas con jelly beans (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/17/2012

Empleandos varias horas de trabajo y miles de frijolillos de dulce, la artista californiana Kristen Cumings recrea obras maestras e iconos pop reconocibles de inmediato, reflexionando sobre la reproducción del arte en la época moderna.

Ya a pocos sorprenderá la supuesta extravagancia del arte contemporáneo, el ahora hábito de los artistas de recurrir a los materiales más insospechados para realizar sus obras y dar así realce a su trabajo.

Ejemplo de esto es la artista residente en California Kristen Cumings, quien recreó algunas obras maestras célebres en sí utilizando no pintura, ni fotografías o alguna otra técnica tradicional del medio, sino algo más bien pedestre y hasta infantial: una golosina. O, mejor dicho, cientos y cientos de ellas, pues Cumings se impuso la labor de reproducir dichas imágenes con caramelos en forma de frijoles.

Y si bien de entrada la propuesta de la artista parece, por decir lo menos, desconcertante, al menos en lo que se refiere al esfuerzo es de algún modo meritoria, pues las reproducciones son en gran formato, utilizando entre 8 mil y 12 mil frijolillos de goma e invirtiendo hasta 50 horas en cada mural (lo cual recuerda un poco la Mona Lisa de cajeta y mermelada del artista brasileño Vik Muniz, entre otras reproducciones realizadas también con los objetos más cotidiano).

Para empezar Cumings mira con detenimiento la obra a reproducir y visualiza los colores de golosinas que necesitará. Después pinta una versión acrílica de su modelo y a partir de entonces comienza, pacientemente, a situar frijolillo por frijolillo en el patrón para tener al final una copia azucarada de los trazos en cuestión.

Aquí están la “Gran ola” de Hokusai, la “Noche estrellada” de Van Gogh, “La joven de la perla” de Vermeer y también algunos iconos pop reconocibles de inmediato: un cartel propagandístico de la Segunda Guerra y Harry Potter, el mago que conocen lo mismo en China que en Argentina o Europa.

En el fondo de estas obras quizá sea eso lo que se agita: la volatilidad del concepto “obra de arte”, lo ridículo de la reproducción masiva de estas, la equivalencia en el imaginario masivo de Harry Potter y de Vermeer gracias a medios como el cine: el hecho de que el arte ya solo es una referencia mental que vemos con los ojos de la convención.

[Oddity Central]