*

X
A casi un mes de las elecciones presidenciales en México, se presenta la necesidad urgente de despertar como sociedad antes que entregar la responsabilidad del país a un líder que en verdad represente los intereses del pueblo: generar conciencia en un contexto de crítica y libertad.

“Never doubt that a small group of thoughtful, commited citizens can change the World. Indeed, it is the only thing that ever has”

–Margaret Mead

Las últimas encuestas electorales con las que nos hemos encontrado han colocado a Enrique Peña Nieto con una clara ventaja sobre Andrés Manuel Lopez Obrador y Josefina Vazquez Mota, y en un lejano cuarto lugar a Gabriel Quadri, esto a un mes de la votación, nos indican que existe un eventual triunfo del PRI para gobernar a México en el siguiente sexenio.

Resulta contundente la manera en que se ha creado un candidato del sistema, un engrane más para que sus mecanismos sigan funcionando. Esta premisa aparentemente nos deja vulnerables a una “elección” que nosotros no estamos tomando, y sólo nos quiere hacer creer ingenuamente en que vivimos en una democracia, cuando en realidad la decisión ya ha sido tomada por otros con anticipación.

Es evidente que la situación a la que nos enfrentamos ha sido creada por diseño. La información que recibe la mayoría de la gente viene de periódicos y la televisión que forman parte de los 2 grandes monopolios llamados Televisa y TV Azteca, que presentan noticias pre-filtradas para mantener el status quo.

Los medios mainstream nunca informarán sobre los hechos reales alrededor de la política y sus intereses, ya que no están diseñados para eso, el objetivo de los medios es mínimamente para informar y todo su fin es controlar el flujo de información y moldear los pensamientos, creencias y opiniones públicas.

Pero al contar con una herramienta como Internet, medio que nos pertenece y aún sigue siendo libre,  fue inevitable la disonancia cognitiva que se generó con el bombardeo de desinformación y contradicciones a la que hemos sido expuestos en el transcurso de la campaña política del candidato del sistema.

El resultado de esto es el Movimiento #YoSoy132, que en un principio fue creado por estudiantes pero viralizado por la red se ha convertido en un movimiento disruptivo de los ciudadanos. El movimiento ha sabido traspasar la neblina de la propaganda que se nos está vendiendo, y nos hemos topado con una realidad tan obvia que resulta dolorosa, la política en nuestro país ha fracasado.

El fin del movimiento se está cumpliendo, poco a poco nos estamos liberando de los mecanismos a los que estamos sometidos, estamos dejando la aceptación pasiva del atropello de nuestros derechos para pasar a una manifestación y exposición de las mentiras que no estamos dispuestos a creer.. Ahora la ilusión de la democracia resulta un insulto a nuestra inteligencia, conociendo que nuestro país esta adherido a un sistema monetario capitalista, sabemos que es imposible mantener ésta ficción.

¿Como trascender a este sistema fallido? Tenemos que concentrar nuestras energías en un cambio holístico, la verdadera revolución es la revolución de la consciencia, es necesaria una transformación radical de la mente. Debemos crear un sistema o seremos esclavizados por el de otros, nuestro trabajo es crearlo, no podemos manufacturar la imaginación de un nuevo sistema en la mente de los demás pero si podemos sacar a la gente de contexto para que se logren asombrar y distinguir las condiciones metafísicas que ignoraban: "We can only be kept in the cages we refuse to see, to see the cage is to leave it”

Es importante reconocer que en un escenario en el que un candidato como AMLO llegue al poder, se proporcionarían soluciones precarias y efímeras para derribar el sistema que nos ha envuelto durante tanto tiempo.

Analizando el escenario en el que el PRI regrese al poder de nuestro país, no resulta negativo en términos de consciencia. Que el candidato del sistema resulte victorioso sólo alimentará la desconformidad, nos unirá y nos ayudará a impulsar nuestros mensajes para difundirlos y hacerlos llegar a otras mentes. Nos están entregando una oportunidad única de amplificar, potenciar y organizar el movimiento durante los próximos 6 años, para que finalmente el poder regrese a la gente.

Primero debemos despertar nosotros antes de entregar la responsabilidad del país a un líder que en verdad represente los intereses del pueblo. Es necesario que nos ocupemos en generar conciencia, en utilizar las herramientas que siguen siendo libres para generar contenidos de valor crítico, y no convertirlo en un medio más de información sin fundamentos, nuestra responsabilidad es lograr que un movimiento llamado “Yo soy 132” se convierta en seis años en un movimiento llamado “Yo soy 132 millones”.

Ya dimos los primeros pasos.

Twitter del autor: Benjamin Malik/ @BienMal_

Tarjetas de crédito temáticas de Karl Marx son una sensación en Alemania

Política

Por: pijamasurf - 05/30/2012

Las tarjetas de crédito emitidas por un banco de Alemania del Este con el rostro de Karl Marx se han vuelto enormente populares; Marx seguramente no estaría muy feliz de ver su rostro en uno de los máximos emblemas del capitalismo

No es sin ironía que el rostro del gran crítico del capitalismo ha reaparecido en Alemania del Este, impreso sobre la más emblemática característica de este sistema económico: el crédito. Dos décadas después de la caída del Muro de Berlín, el busto de Karl Marx ha regresado, pero esta vez en los bolsillos de algunos alemanes que prontamente han elegido las tarjetas de crédito del banco Sparkasse, en Chemnitz, que llevan la imagen de un busto de bronce del barbado filósofo del siglo 19. En la tarjeta, el rostro adusto de Marx mira el logo de Mastercard.

Un ejecutivo del banco dijo que incluso ha recibido llamadas de clientes en el oeste de Alemania pidiendo abrir una cuenta solo para poder obtener una tarjeta con el rostro de Marx.

Un sondeo de 2008 reveló que el 52% de los alemanes del Este pensaban que la economía de mercado libre era inadecuada y un 43% dijo que preferiría el socialismo.

¿A qué se debe la popularidad de la tarjeta de Marx? ¿A una sutil insatisfacción con el sistema económico actual? ¿O al máximo escarnio del máximo crítico del capitalismo, una especie de baile sobre su tumba?

[Reuters]