*

X
Segunda entrega de la serie en que Fausto Alzati disecta algunos de los fenómenos psicológicos que nos devuelven una versión personalísima de la realidad, esta vez examinando la apofenia y sus variantes, que nos hacen ver manifestaciones divinas o de otro género donde no hay más que quemaduras de un pan o rayones de una pared.

Cómo desprecio la frase “todo pasa por algo”, y más aún cuando alguien la dice en un intento de hacerte sentir mejor sobre una pérdida. Pero aunque la frase me disgusta, hay una palabra asociada que me irrita 100 veces más: Diosidencias. Mientras que la primera es una coartada, efímeramente consoladora, para no asumir los eventos de nuestras vidas por lo que son; la segunda enfatiza connotaciones de orden divino personalizado. Pueden cantar misa, pero no cambian los hechos.

Los humanos estamos cerebralmente programados para ubicar patrones; gracias a ello hemos sobrevivido como especie a través de los tiempos. Poder distinguir un animal peligroso a la distancia, las formas de una planta venenosa o el gesto de un marido celoso ayuda a no perecer tan pronto. Solo que hay un problema cuando esta función de la mente se exagera en pos de un significado ulterior en los sucesos: cómo funcionan las cosas y sus patrones es física, inventarle un porqué es metafísica. Las coincidencias son solo eso, coincidencias, no tienen porque significar algo.

A diario percibimos alguna coincidencia, son parte rutinaria de la vida. Pero hay quien es propenso a buscarle algún significado o tomar las coincidencias como señal. Digamos que a las 11:11 conoces a una chica que nació el 11 de noviembre —¡el mismo día que tu abuelita que murió hace 11 días!—, y supones, naturalmente que es tu alma gemela (hasta que te pide 11,000 pesos para la fianza de su novio). O quizás crees que las muertes siempre vienen en tríos, cuando la muerte es un hecho constante de la vida. O, si te dedicas a las apuestas, juras que después de 7 veces que la rueda cae en rojo, la próxima vez caerá seguro en negro; de hecho las probabilidades, al girar la rueda de nuevo son iguales que antes: 50-50.

Atribuirle significado a hechos aleatorios se llama Apofenia, y es justo eso, una proyección. Vemos lo que queremos ver, así como preferimos números redondos a la hora de hacer cuentas. Es un fenómeno parecido a cuando vemos formas conocidas en las nubes, o a la virgen de Guadalupe en la escarcha en el congelador del Oxxo (esta hipérbole gestáltica se llama Pareidolia). El problema no es que nos parezca encontrar un orden en el caos, sino además creer que es personalizado, y predestinado. Como se dice coloquialmente: sientes que la virgen te habla.

Las situaciones de la vida claramente son expresivas, de no ser así no tendríamos experiencias. Punto. Cada vivencia expresa algo muy particular y específico, así como decimos que un árbol es un árbol porque no es un pelícano. Pero una comunicación así, directa, con nuestras experiencias, solo es posible si se deja a un lado la compulsión interpretativa, si renunciamos a buscar evidencias de que todo significa algo, y de que somos especiales. Pero no lo sé, hace rato vi unas placas de un auto que decían SEX666, mientras el reloj en el taxi parpadeaba la fecha de mi cumpleaños; ¿será que follaré con Sarah Palin esta noche?

Blog del autor: Fausto Alzati Fernández / Ataraxia Múltiple

En EEUU la obesidad también afecta a los vagabundos: 1 de cada 3 es obeso

Salud

Por: pijamasurf - 04/02/2012

De acuerdo con Paul Montgomery, profesor en Oxford, la obesidad en Estados Unidos también afecta a los vagabundos, pues 1 de cada 3 personas sin hogar sufren este padecimiento.

La obesidad es una de las enfermedades más comunes de nuestra época, tanto que algunos incluso la consideran una epidemia de urgente atención pública. Sin embargo, a diferencia de otros padecimientos, en este caso mucho tienen que ver los hábitos culturales ligados con la alimentación. De ahí que la obesidad sea un problema en países muy específicos.

Estados Unidos es, como sabemos, la capital mundial de la obesidad, título que viene a confirmarse en un estudio llevado a cabo por Paul Montgomery, profesor en Oxford, y según el cual 1 de cada 3 personas sin hogar (vagabundos) son obesos.

Este dato sorprende por la evidente contradicción que expresa: por un lado la imagen que tenemos de una persona viviendo en la mendicidad es la de alguien que, por esta misma situación precaria, luce enfermizamente delgado, obligado como está a alimentarse únicamente de lo que puede encontrar.

Pero esto en Estados Unidos cambia radicalmente porque muchos vagabundos tienen acceso a alimentos ricos en sodio, grasas y azúcar, frecuentemente los de menor precio, lo cual genera su problema de obesidad. Asimismo la poca o nula actividad física, la falta de sueño y el estrés pueden incidir en este curioso fenómeno.

[Disinfo]