*

X

La poesía del abandono: imágenes de parques de diversiones en ruinas

Por: pijamasurf - 04/23/2012

Lugares que alguna vez fueron la apología de la diversión y la alegría, hoy solo son paisajes desolados y sombríos, pero con una belleza que aún perdura en su esencia.

Carruseles cubiertos por una gruesa capa de polvo, maleza invadiendo el mecanismos de los juegos, el triste recuerdo de risas que alguna vez inundaron estos parques de diversión. El poético contraste felicidad-nostalgia de las siguientes imágenes evoca la mejor etapa del ser humano: la niñez. Bajo circunstancias decadentes, estos sitios  terminaron por ser un espeluznante recinto en el que los paisajes que se muestran terminan por ser quizá más fotogénicos que cuando tenían vida. 

 

Okypo Land, Corea del Sur

            

 

 

Localizado en una pequeña isla coreana, fue partir de la muerte de un paseante cuando comenzó el declive de Okypo Land.  Después de varios accidentes mortales y del deceso de un niño, el dueño del parque decidió desaparecer, jamás se volvió a saber de él.  Cerró sus puertas en 1999. 

 

Heritage, EEUU

Estuvo en apogeo en los 80 y se mantuvo durante varios años a la par de Disneyland y Walt Disney World gracias a que en aquel entonces era el único parque de diversiones con temática cristiana . En 1989, el huracán Hugo devastó el lugar y fue imposible evitar su clausura. Actualmente, sus miles de hectáreas están secas y grises y desde su cierre no se ha hecho nada por revivirlo.

 

Dogpatch, EEUU

Construido bajo la arquitectura que predomina en los montes Apalaches, Dogpatch sufrió demandas, disputas legales, fuertes olas de calor y distintos cambios de propietario en muy poco tiempo, todo eso llevó al parque a la bancarrota. Finalmente, después de 25 años de operación, el lugar cerró para siempre sus puertas.  

 

Joyland, EEUU

 

 

Después de haber cerrado sus puertas en 2004, ha sido blanco de diversos actos de vandalismo. Sus ex dueños, en una ocasión, comentaron a un periódico local que estaban hartos del lugar y deprimidos.  Actualmente existe una fundación en la que se pretende regresar al lugar a su antigua gloria. 

Otros parques de diversiones que comparten esta estética de la decadencia son el Prypiat, en Ucrania, el Six Flags Jazzland, en Nueva Orleáns y el reino de Reino de Gulliver en Japón.

La lista completa de parques abandonados siguiendo este enlace. 

¿Son las personas creativas también más inmorales?

Por: pijamasurf - 04/23/2012

Estudio psicológico investiga la relación entre creatividad e inmoralidad, sugiriendo que las personas creativas justifican con mayor facilidad actos francamente deshonestos, un fenómeno que al parecer poco tiene que ver con la inteligencia.

A veces pareciera que la vida licenciosa es parte consustancial de la vida artística, que un pintor, un poeta, un músico, no lo son del todo si no se emborracha, si no fornica hasta el hartazgo, si no incurre en todos los excesos posibles de la carne y la percepción. A veces pareciera que el artista, por su amplia compresión de la naturaleza humana, de los mecanismos de la sociedad, del relativismo de una verdad o una costumbre, tiene licencia para estar por encima de todo ello y llevar una vida que muchos otros no dudarán en calificar de indecente.

Esta idea, que podría parecer uno de los muchos clichés creados en torno a la figura del artista, podría encontrar cierta confirmación en un estudio reciente que relaciona creatividad con inmoralidad, asegurando que mientras más creativa sea una persona, también tiende a ser más inmoral.

Psicólogos de las universidades de Harvard y Duke realizaron cinco estudios en los que encontraron que las personas creativas son más propensas a actuar deshonestamente, lo cual se cumple también para personas inducidas a pensar creativamente. Sin embargo, los investigadores dejan claro que este no es, en lo absoluto, un asunto de inteligencia, sino que al parecer la creatividad lleva a las personas a justificar con mayor empeño acciones francamente libertinas.

En uno de los experimentos más interesantes, los investigadores pidieron a los participantes que formularan una oración a partir de un grupo de palabras dado, primero la serie “cielo, es, por qué, azul” y después con otro tipo un poco más elaborado que incluía palabras como “novela, original, invención” y otras, las cuales se ha probado antes que inducen en la persona un impulso especial de creatividad.

Ya puestos en este estado, cada voluntario debía tirar un dado con la consigna de que por cada punto que este marcara recibirían un dólar. Lo curioso es que el participante lanzaba el dado fuera de la vista del responsable del experimento, dejando totalmente abierta la posibilidad de la trampa alentada por la promesa de un pago mayor. Por último se proveyó a algunas personas de “justificaciones” que les permitieran tirar el dado más de una vez, aunque diciéndoles que solo contaría la primera de estas.

Así las cosas, aquellos participantes que se encontraban en el “estado de creatividad” reportaron puntajes mucho más altos al promedio en sus tiradas de dados, pero curiosamente este efecto desapareció cuando algunos tuvieron el permiso de lanzar el juguete más de una vez. Según los investigadores, esto último demuestra que la creatividad alimenta por sí misma la generación personal de excusas para justificar un comporamiento deshonesto. Asimismo, con esta prueba parece que la inteligencia queda fuera de la ecuación que relaciona creatividad con inmoralidad

Y si bien, al final, los resultados pueden ser cuestionados —preferentemente en el mismo ámbito controlado de investigación científica en que se concluyeron estos— al menos la historia ofrece varios ejemplos en los que la creatividad de una persona —artistas, empresarios, inventores, etc.— guarda una relación estrecha con ciertos comportamientos que se permite a sí mismo aun a sabiendas de que está haciendo mal.

[Scientific American]