*

X

Investigador codifica algoritmo para afinar instrumentos musicales

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/30/2012

Investigador alemán encuentra en el concepto de "entropía de Shannon" el fundamento para el algoritmo que quizá reemplace al ser humano por una máquina en una habilidad que creía talento exclusivo: la afinación de instrumentos musicales.

Si algo nos ha enseñado la computación y la informática es que todo es susceptible de reducirse a un algoritmo, una serie ordenada de pasos que al completarse deviene un resultado conocido: un comportamiento, una decisión, una respuesta, cualquier cosa.

En este sentido había hasta ahora una habilidad que parecía inasequible aun para las más avanzadas máquinas de procesamiento de datos, una en apariencia bastante sencilla que sin embargo los dispositivos computacionales habían encontrado indescifrable: la afinación de un instrumento musical.

La sensibilidad auditiva y el entrenamiento adecuado se han conjugado casi desde el descubrimiento mismo de la música (actividad humana donde las haya) para dictaminar el tono adecuado en que un instrumento musical sonaría bien afinado.

Ahora dicho cálculo que parecería manado de un talento especial (como en parte lo es), parece que ha sido decodificado por una secuencia que remplaza la habilidad auditiva para determinar lo adecuado de un sonido con un algoritmo que minimiza la “entropía de Shannon” que el sonido de un instrumento emite (la “entropía de Shannon” se refiere a la cantidad de información que se pierde antes de la recepción). Para llegar a esto Haye Hinrichsen, de la Universidad Wurzburg en Alemania, encontró que la energía es mayor cuando las notas están desentonadas y, por el contrario, se reduce cuando entran en tono. El algoritmo aplica pequeños cambios azarosos a la frecuencia de una nota hasta que llega al nivel mínimo de entropía que es, en otras palabras, la frecuencia óptima de la nota.

En esta gráfica se comparan una persona con una máquina en su habilidad para afinar un instrumento. Y si bien el ser humano todavía sale avante de la prueba, quizá pronto no podrá decir lo mismo.

[Discover]

Te podría interesar:

La música de las esferas: ondas sonoras dieron forma a las galaxias

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/30/2012

La antigua y esotérica noción de la “música de las esferas” podría encontrar su confirmación astronómica en el descubrimiento de que las galaxias se formaron a partir de ondas sonoras.

En diversas tradiciones la música está asociada a la creación del mundo y del cosmos y también a su persistencia como un todo ordenado armónicamente. El concepto de musica universalis, por ejemplo, da cuenta de esto: un fino hilo sonoro manteniendo la justa proporción de los cuerpos celestes y de su movimiento.

Ahora estas ideas podrían encontrar una confirmación mucho más seria gracias las observaciones realizadas por el Estudio Espectroscópica de Oscilación de Bariones (Baryon Oscillation Spectroscopic Survey, BOSS), según el cual unos 30,000 años después del Big Bang la materia colapsó en torno a densas cantidades de materia oscura. La presión externa de los fotones hizo que la materia colapsada se recuperara, generando ondas acústicas que, como las que se forman en un cuerpo de agua cuando se arroja un objeto sólido, se expandieron en el universo hasta que este alcanzó una temperatura que terminó por fijarlas. Asimismo, en tanto había más materia en el centro y las orillas de estas ondas, también se formaron más galaxias en estas partes.

Para llegar a estas conclusiones el equipo del BOSS examinó 265,000 galaxias, encontrando que un número excesivo de estas (organizados además en parejas) están separadas por una constante de 500 millones de años, que es justamente el radio esperado de las ondas de sonido predichas. Invocando la constante cosmológica, este modelo sugiere que la cantidad de energía en un volumen de espacio dado no varía con el tiempo.

Así las cosas, quizá la noción de la “música de las esferas” formulada hace miles de años con nada más que especulación o intuición metafísicas podría ser, después de todo, cierta.

[New Scientist]