*

X
En una feliz casualidad acaso irrepetible, una familia de fotógrafos aprovecha la ocasión y captura varias imágenes de un raro colibrí albino.

Si el albinismo es en sí mismo una condición genética extraña, inusual, improbable en algunas especies, su extravagancia aumenta cuando ocurre en animales en los que la combinación con sus propias características da como resultado una rara belleza, insólita, difícilmente repetible.

Por otro lado, es todavía más sorprendente, también por razones de probabilidad, que una persona se tope con dicho espécimen y obtenga constancia de su encuentro. Y sí, quizá las probabilidades sean mínimas, pero no inexistentes.

Tal fue el caso de la familia Shank, que tuvo la feliz casualidad de mirar un colibrí albino y contó con tiempo suficiente como para que todos le tomaran una instantánea.

Kevin Shank y sus cuatro hijos —Marlin de 16, Shaphan de 14, Darren de 12 y Allen de 9 años— fotografiaron esta hermosa ave luego de saber por un correo electrónico que ya otros la habían visto rondando cerca de su casa en Staunton, Virginia.

“Activar el flash ni siquiera era una opción. Con un ave tan única y rara, no quisimos hacer nada que la hiciera desaparecer”, declaró el padre.

Por desgracia este colibrí no escapa al riesgo que representa el albinismo, que hace a quienes lo desarrollan ejemplares mucho más visibles para su depredadores o, en el caso de estos, para sus víctimas, lo cual se traduce en una desventaja en la supervivencia. 

[Huffington Post]

Un carnero y una cierva consuman matrimonio en zoológico chino

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/02/2012

Luego de haber nacido casi al mismo tiempo y crecido en el mismo lugar, un carnero y una cierva formalizarán su inusual vínculo afectuoso; una maniobra publicitaria (también) para este San Valentín.

Dos animales del Parque Zoológico de Yunnan, en China, celebrarán este San Valentín con la formalización de su vínculo amistoso más allá de los compromisos evidentemente amorosos que han adquirido. La particularidad de esta pareja, sin embargo, es que no se trata de una integrada por individuos de idéntica especie: Changmao es un carnero mientras que Chunzi es una gama (la hembra del gamo, un cérvido).

Las muestras de cariño que Changmao y Chunzi se prodigan entre sí van del acicalamiento de ella hacia él (como lo haría con un macho de su especie) al ataque de él hacia cualquiera que pretenda cortejarla a ella (como lo haría con una hembra de su especie). Se dice que esta relación pudo originarse porque ambos nacieron casi al mismo tiempo y crecieron en el mismo corral —“por ser todos herbívoros”, según explicó un encargado del parque. La constancia, según parece, es el secreto del amor.

El personal del zoo cuenta también que ya una vez intentaron separar a la pareja, cuando Changmao procreó un pequeño cordero con la única oveja del lugar, pero este reaccionó violentamente contra su cría y Chunzi no se apartaba de la cerca que los separaba, en un vano intento por estar cerca de él.

El asunto del matrimonio es, por supuesto, solo una maniobra publicitaria.

[io9]