*

X

Belleza Femenina: Lipoescultura Digital aplicada a desnudos del arte clásico

Por: Benjamin Malik - 02/09/2012

La artista italiana Anna Utopia Giordano interviene conocidas obras del Renacimiento, reduciendo las proporciones de las mujeres retratadas entonces, a lo que hoy tendemos a considerar "bello".

La apreciación de la sociedad por la belleza femenina siempre ha sido marcada por los estándares que dictan los medios que han predominado a lo largo de los siglos. En el arte renacentista, la figura femenina era plasmada con un manto divino, las curvaturas de los cuerpos desnudos en las obras que nos siguen asombrando a la fecha, dictaban de una forma muy clara lo que se consideraba “hermoso” durante ese período.

De la misma forma actúan en este siglo la mercadotecnia y la industria de la moda, que rigen nuestro sentido de la belleza femenina y dirigen nuestra atención hacia un estándar de belleza que deja de ser divino y ha adquirido en los últimos años una calificación negativa de parte del mainstream debido a la falta de salud que representan estas formas finas y esbeltas de los cuerpos de modelos y celebridades que se sobreproyectan en los medios masivos, pero que, por otro lado y en contradicción, no dejan de ser atractivos e idolatrados

De ahí que el proyecto Venus de la artista italiana Anna Utopia Giordano cobre tanta relevancia. Anna ha hecho remixes de los desnudos más celebrados en la historia del arte bajo la lente y la brocha de Photoshop. Con su trabajo ha logrado convertir a los íconos de belleza de siglos pasados en figuras que representan el sentido estético del inconsciente colectivo de la sociedad de hoy. Aquí presentamos los antes y después de la liposucción digital y dejamos a criterio del lector la slección de la imagen que podría resultar más "bella".

}

 

 

 

 

 

 

Sitio de Anna Utopia Giordano.

¿De dónde salen las armas del cine? Cuantioso (pero falso) arsenal en un sótano de Manhattan

Por: pijamasurf - 02/09/2012

Bien manejada, la ficción es tanto o más efectiva que la realidad: un negocio en Manhattan se encarga de proveer a la industria cinematográfica y televisiva de muchas de las armas que vemos en pantalla,

 

Exclusivo o no de la estética cinematográfica estadounidense, sin duda es en las producciones realizadas en este país donde más abundan las armas de todo tipo: pistolas, rifles, lanzagranadas e incluso algunas inexistentes e imaginarias propias de maleantes alienígenas (por ejemplo, las que se usaron en las películas de Men in Black).

¿De dónde salen todas estas armas? Una duda quizá trivial pero que al conocer al proveedor secreto que suministra a la industria del entretenimiento esta utilería bélica (así como falsos alijos de cocaína y otras drogas), adquiere cierto grado de interés.

En un sótano de Manhattan existe un establecimiento denominado The Specialists LTD que, a primera vista, parece un enorme arsenal acumulado por algún miedoso incurable, pero ante el cyal se respira aliviado una vez que se sabe que todas las armas ahí exhibidas son falsas, meras réplicas hechas en casa, artesanales se diría, que nutren los sets de cine y televisión, preferentemente los asentados en Nueva York pero también de otras partes de la Unión Americana, de La ley y el orden a la parafernalia que lleva consigo el rapero 50 cent.

Los dueños prefieren mantener en secreto la ubicación exacta de su negocio, acaso por temor a que alguien se apodere de una de estas precisas réplicas y haga mal uso de ellas.

Porque, bien manejada, la ficción es tanto o más efectiva que eso que llamamos realidad.

[Gizmodo]