*

X

2011: el año con más conflictos bélicos desde la Segunda Guerra Mundial

Política

Por: pijamasurf - 02/24/2012

De acuerdo con el Instituto de Investigación de Conflictos de Heidelberg, el año pasado fue particularmente abundante en guerras; los sucesos de la Primavera Árabe y la guerra de las drogas en México, los conflictos armados más señalados.

En un dato que sirve para cuestionar el camino que ha seguido la humanidad en las últimas décadas, el Instituto de Investigación de Conflictos con sede en la ciudad alemana de Heidelberg acaba de publicar un estudio en el que afirma que 2011 fue el año en que se presentaron más conflictos bélicos desde los años de la Segunda Guerra Mundial.

Según dijo Christoph Trinn, presidente del HIIK, el año pasado ocurrieron 20 guerras y 38 “conflictos muy violentos”, con lo cual se rompió el récord en dicho rubro que pertenecía al año de 1993, cuando la institución contabilizó 16 conflagraciones serias.

A causa de lo sucedido en la llamada “Primavera Árabe”, países africanos y de Oriente medio ocupan las primeras posiciones del “Barómetro de conflictos 2011”. Asimismo, en una denominación que contradice la propaganda del gobierno mexicano, el estudio considera la situación que se vive en este país como una guerra entre las instituciones oficiales y las organizaciones dedicadas al narcotráfico.

[Frankfurter Rundschau]

Las cárceles mexicanas muestran más un castigo a la pobreza que un combate a la injusticia.

 

La tontería más grande es encerrar en una prisión a miles de personas que han cometido algún delito, para que convivan en un espacio saturado y limitado y que enfrenten inevitablemente a un prisionero con otro prisionero. Porque cuando encierras en un espacio limitado a un número de presos que rebasan la capacidad física de convivencia y coexistencia humanamente posible, inevitablemente se tendrán que enfrentar, por el espacio y por el poder.

El sistema carcelario mexicano, como muchos otros en el mundo, no practica la combinación de una pedagogía de castigo y readaptación, reeducación, y de trabajo productivo.

En México, se debería adoptar y adaptar la práctica carcelaria de los indígenas chiapanecos, miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, cuando el castigo a un infractor consiste en la reparación del daño a la víctima. Lo que significa, que sólo con el trabajo se puede redimir del delito.

Pero lo que hoy se impone en los centros penitenciarios de México, es la represión, el control, la opresión, la presión de la amenaza, la segregación y necesariamente la discriminación por razones de pertenencia (marcado) a una clase social, mayoritariamente, proletaria, pobre.

En este país, no se combate la injusticia, se castiga la pobreza.

En las cárceles de esta triste nación, están apresadas 350 mil personas (setenta por ciento de jóvenes) y en este sexenio han muerto 50 mil personas en la llamada guerra contra el crimen organizado, lo que significa que por cada muerto hay siete presos compurgando una pena, y afuera de las cárceles, habemos 100 millones de mexicanos preocupados por no saber cuándo pasaremos a formar parte de la macabra estadística.

Me parece que en México se ha perdido el sentimiento de compasión y la virtud de la razón.

La Bachicha:

No me parece tan malo que se callen los candidatos