*

X

La deslumbrante belleza de las cavernas del Vatnajokull, el mayor glaciar de Europa

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/13/2012

La luz azul debajo del glaciar: una seductora puerta hacia los secretos de la Tierra; el fotógrafo islandés Skarpi Thrainsson captura las maravillosas cavernas del Vatnajökull.

Como si fueran la entrada a la vulva azul de la Tierra, con guirnaldas de luz congelada, formaciones espirales que se enrollan en el vértigo más elegante, las cavernas debajo del glaciar Vatnajökull son uno de los grandes espéctaculos visuales que ofrece este planeta tocado por la chispa divina.

El fotógrafo islandés Skarpi Thrainsson capturó estas magníficas imágenes desafiando las temperaturas casi infrahumanas del invierno y la posibilidad de quedar sepultado en las cavernas de zafiro del Vatnajökull. Sin duda un trabajo que vale encomiar, al traducir el canto de la luz que hace que el hielo obtenga un movimiento seductor, serpentino, que lleva hacia una especie jardín secreto: ahí donde el sol de medianoche sueña embalsamado por las hadas.

Thrainsson simula recorrer el camino mítico de la búsqueda del axis mundi, el centro ubicuo, cuyo portal los antiguos ubicaban en el norte. 

Las formaciones de hielo de las cavernas cambian constantemente, lo que hace que fácilmente se derritan; pese a la temperatura, el invierno es la temporada menos peligrosa para visitar estas cavernas, al reducir la posibilidad de que se disuelvan. Sin embargo, Thrainsson recomienda ir con un guía local que conozca bien el terreno, pues otro fotógrafo pereció en una incursión anterior.

En las cavernas visitadas por Thrainsson el suelo es una mezcla de nieve y de cenizas volcánicas del Grímsvötn, volcán que entró en erupción en 2011.

 

[Ver más fotos de estas fascinantes cavernas]

Te podría interesar:

Los patrones fractales de los paisajes devastados por la sequía (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/13/2012

Patrones fractales se forman en la tierra al secarse, creando una serie de paisajes desoladores pero estéticamente asombrosos.

Como muchos fenómenos meteorológicos extremos, la sequía presenta una inquietante dualidad: por un lado es devastadora para un ecosistema y  sus habitantes y por otro lado labra un paisaje de alta estimulación estética. La atracción es la belleza de la iteración: la repetición evoca una imagen del infinito. El quebranto de la tierra sin agua, la desolación y la sed extensa dibujan sobre la superficie un orden, distópico y funesto, que mantiene una autosemejanza: las grietas dentro de los bloques toman la forma de la parcela de bloques de la que forman parte. Se teje un sistema fractal de fracturas, de cicatrices, de llagas telúricas.

En los últimos años hemos visto un incremento en las sequías a lo largo del mundo, ya sea por el cambio climático o por los efectos de nuevas técnicas de agricultura. Estas sequías son verdaderos infiernos para los agricultores locales y los animales de la zona. Pero al secarse la tierra se genera un hipnótico efecto de craquelado que podemos observar con ambivalente deleite. La belleza de la lenta muerte orgánica.

Fractales "neumáticos" de la sequía.

Como si la Tierra fuera a partirse y  revelar su corazón de fuego.

 

El lugar más seco del planeta es el desierto de Atacama, en Chile. Un lugar que ha sido usado para simular la superficie de Marte y locación preferida para observar el cosmos. Patrones de migración prehistórica muestran que esta región estuvo habitada  hace unos 13 mil años, luego fue abandona y registro nuevos pobladores hace unos 4,500 años.

Los terrores poéticos de la sequía: en Sudán el conflicto de Darfur se ha exacerbado por las décadas de sequía que han plagado al país. Una dura realidad que parece distante al observar esta imagen en la que el sol se refleja en la tierra creando, a la distancia, el espejismo de un paisaje marino que se pierde en el horizonte: una alfombra de oro. 

[Environmental Graffiti]