*

X

Hollywood en ayahuasca

Por: pijamasurf - 01/25/2012

La nueva película "Wanderlust" muestra a Jennifer Aniston tomando ayahuasca en un trastorno mágico, ¿se está volviendo mainstream la liana del espíritu?

La nueva película Wanderlust, una comedia romántica estelarizada por Jennifer Aniston y Paul Rudd, muestra a una pareja neoyorkina que se encuentra con una inesperada aventura al quedar varados en una comuna hippie en Georgia. Fuera de su zona de confort, la pareja tiene intercambios con nudistas poligámicos, ordeña cabras de una manera altamente sugerente y participa en una ceremonia de ayahuasca. Esta película, a todas luces intrascendente, nos llama la atención, sin embargo, porque marca el  nuevo estatus que ha tomado la ayahuasca —el brebaje sagrado del Amazonas— como una sustancia psicodélica de moda, en la cual incluso Hollywood participa.

En los últimos meses hemos visto un incremento exponencial en el turismo psicodélico, específicamente en Perú, Colombia y Brasil, donde miles de individuos, muchos de ellos estadounidenses, buscan la sanación o la experiencia mística de la mano de chamanes ayahuasqueros. Sitios como Reality Sandwich han popularizado los retiros para tomar ayahuasca en las selvas de Costa Rica o dentro de Estados Unidos en ranchos alejados de las grandes urbes.

Ahora tenemos a Jennifer Aniston tomando ayahuasca , la actriz que representa el arquetipo de la mujer de la cual el estadounidense promedio sueña con enamorarse y quien ha hecho tantas comedias románticas que al parecer su misma vida se ha convertido en una. En la película Aniston toma esta sustancia y, un poco de la misma manera propagandística con la que se representaba al LSD hace décadas, cree tener poderes mágicos, tal que podría volar —lo cual evidentemente es un riesgo y da la idea de que al tomar ayahuasca la gente corre peligro. 

Para algunas personas esta versión hollywoodense es una falta de respeto a la también llamada "viña del espíritu". Para otros será simplemente una divertida evocación, con la característica ligereza de la industria y sin muchas consecuencias (algunos incluso podrían considerar que todo lo que extienda el conocimiento de esta medicina es bueno). Lo que sí está claro es que la ayahuasca, principalmente por sus grandes virtudes curativas, está cerca de volverse mainstream y esto podría modificar la forma en la que nos acercaremos a ella en un futuro.

 

Astronautas genéticamente modificados: el futuro de la exploración espacial

Por: pijamasurf - 01/25/2012

Si queremos habitar paisajes inhóspitos como el de Marte y soportar la radiación cósmica, tendremos que alterar nuestros cuerpos genéticamente, consideran expertos

La repulsión natural a los cultivos genéticamente modificados que se manifiesta en muchas partes de nuestro planeta no aplica del todo en un lugar donde no existe un ecosistema propiamente dicho, como podría ser Marte.

Visitar el planeta rojo presenta un enorme riesgo a la salud de un terrícola ya que su atmósfera es 100 veces  menos densa, lo cual significa que un hipotético habitante tendría que lidiar con una dosis letal de radiación. Integrantes de una misión a Marte de entre 18 y 30 meses enfrentarían un elevado riesgo de contraer cáncer, degradación del tejido, pérdida de la densidad ósea, daño cerebral y otros peligros para la salud.  Evidentemente, el hecho de que los humanos no evolucionaron en el medio ambiente marciano nos hace poco aptos para el mismo.

Pero, ¿por qué permitir que esta inhospitalidad acabe con nuestros sueños de ciencia ficción: ese casi destino manifiesto de nuestra imaginación de poblar el desierto rojo de Marte? Una posibilidad, sugiere Tim Cavanaugh, columinsta de la revista Reason, es la modificación genética del ser humano para aumentar su capacidad de sobrevivir altas dosis de radiación. Es decir, habría que "cultivar" humanos en la Tierra para que se puedan preadaptar a Marte. "Un futuro para los humanos en Marte requiere que libremos un obstáculo conceptual, aceptar que la forma humana no es la norma, el ideal o incluso el molde. Es como la vida inteligente se adaptó, con muchas ineficiencias, a un lugar particular".

Peter H. Diamandis, CEO de la Fundación X prize, considera que estamos ya en posición de desarrollar genéticamente cepas de bacterias y algas capaces de vivir en Marte. Algo que nos hace pensar en la posibilidad de que alguna civilización, quizás incluso alguna previamenente  en Marte, hizo algo similar con nosotros.

[UTNE]