*

X

La estrategia en México de la DEA: lavar dinero y traficar armas

Política

Por: pijamasurf - 12/10/2011

El reciente anuncio periodístico de que agentes de la DEA que operan en México lavan dinero de los cárteles mexicanos pone en duda los verdaderos objetivos de esta agencia fuera de las fronteras estadounidenses.

Esta semana se dio a conocer que agentes de la Agencia Antidrogas Estadounidense, la cada vez más sospechosa DEA, que operan en México han estado involucrados en operaciones de lavado de dinero con el supuesto objetivo de “aprender” cómo utilizan las organizaciones criminales mexicanas este mecanismo financiero ilegal.

La información fue dada a conocer por el New York Times el domingo pasado y desde entonces ha despertado, justificadamente, cuestionamientos sobre la verdadera actividad de esta agencia en países extranjeros y también sobre el efecto totalmente opuesto que estas operaciones tienen en contraste con el discurso detrás del que se amparan. Además, estas acciones se suman al taimadamente fallido operativo “Rápido y Furioso” con el que la misma agencia autorizó el tráfico ilegal de armas a México, pretendiendo también que de esa manera conocerían mejor la estructura de los cárteles de la droga.

Por lo pronto se ha anunciado que el Congreso Estadounidense, que ya investiga la operación “Rápido y Furioso”, indagará también sobre ese lavado de dinero en que incurrió la DEA, misma que se defendió diciendo que, a diferencia del tráfico de armamento, el dinero “representa menor riesgo para la seguridad pública” (como si no fuera el dinero, la ganancia, lo que anima, vertebra y explica el narcotráfico y sus deplorables consecuencias).

Asimismo, en comparecencia ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el procurador estadounidense Eric Holder admitió el fracaso del operativo Rápido y Furioso y aseguró que “utilizar una táctica equivocada es algo que nunca deberá ocurrir de nuevo”.

Sin embargo, lo más probable es que ocurra. Que las drogas, las armas y el dinero sigan fluyendo de un lado a otro con la anuencia de las autoridades que dicen combatir su tráfico ilegal. Porque estos dos ejemplos —auspiciados totalmente por la dependencia gubernamental estadounidense encargada de perseguir los delitos asociados al narcotráfico y, por otro lado, parece ser que con pleno conocimiento de las autoridades mexicanas responsables de tareas idénticas— muestran que el negocio de las drogas puede ser un dispositivo más de control por parte del gobierno estadounidense, una forma de mantener a países como México sumidos en un subdesarrollo conveniente a sus intereses. Lamentablemente, con plena colaboración de los gobiernos nacionales, como el mexicano, que prefieren rendir obediencia a esos intereses que a los del bienestar de su población.

[NYT]

Te podría interesar:
Ollanta Humala fortaleció sus alianzas con el empresariado peruano y transnacional, además de sus vínculos con el gobierno brasileño, y favoreció los Proyectos Conga y Yanacocha.

La batalla electoral por la presidencia del Perú acabo hace varios meses. Ollanta Humala se impuso por menos del 3% del total de votos a Keiko Fujimori y asumió la presidencia evocando a la Constitución Política de 1979, sin embargo, cinco meses después recurre a la Constitución de Fujimori para aplicar el estado de emergencia para desmovilizar a la población del Departamento de Cajamarca que estaba protestando por la contaminación que generan las empresas transnacionales mineras en sus tierras y por la privatización de ríos y lagos en beneficio de las transnacionales antes mencionadas (Proyectos Conga y Yanacocha). Curiosamente, fue la votación de Cajamarca la que decidió en términos estadísticos las victoria electoral del Ollanta, quién durante su campaña electoral por esta región prometió defender el medio ambiente, los derechos de los pueblos indígenas y construir un modelo económico distinto al neoliberal. Hoy en día tiene militarizada a la región rebelde, nombro de primer ministro a un ex militar y a su vez empresario minero, desalojo a la izquierda de su gabinete y fortaleció sus alianzas con el empresariado peruano y transnacional, además de sus vínculos con el gobierno brasileño.


A todas luces del radical Ollanta Humala sólo quedan los buenos recuerdos y sus principales plazas de apoyo político dejaron de ser las provincias andinas del Perú para concentrarse en la costa y Lima  y seguramente ya se olvido de la Constitución de 1979. Ese viraje político ha sido interpretado de diversas maneras, algunos analistas peruanos cómo Martín Tanaka señalan que la caída del Primer Ministro Salomón Lerner se debió a que no generaba la coherencia y estabilidad gubernamental que necesitaba e nuevo régimen y que por ello el Presidente Ollanta Humala decidió apostar por generar un gabinete con mayor dureza y menos dialogo con los indignados peruanos (movimientos sociales campesinos, regionales, estudiantiles y urbanos). Esta visión descafeinada de Tanaka es diferente a la mirada del analista Sinesio López, quién sostiene la idea de un movimiento de posiciones en el tablero político peruano: Una parte de la centro izquierda se movió hacia la centro derecha y otra parte se movió hacia la izquierda. Ello explica el abandono del gabinete por parte de los personeros históricos de la izquierda peruana (Aida Naranjo, por ejemplo), y su sustitución por figuras cercanas al mundo militar como el actual Primer Ministro, ex comandante del Ejercito Peruano y empresario minero, Oscar Valdés, quién hasta ese momento fungía como Ministro del Interior.


El escenario es sin duda alguna muy interesante, la legitimidad de Humala recae ahora en la zona más occidental y neoliberal del Perú. Mientras que la región andina es dejada de lado. Una anécdota refleja esta controversia político cultural, mientras que en la zona andina de Cajamarca, los campesinos indígenas escuchan la preocupación de sus chamanes y ancianos sobre la enfermedad minera que contamina a la Pachamama (madre tierra), los dirigentes de la élite política humalista escuchan a los técnicos que defienden el bajo impacto ambiental de los proyectos mineros de Conga y Yanacocha y ensalzan su alta rentabilidad. Visiones distintas de un Perú que se cocinan en el caldo político de Ollanta Humala.


Muchos de los ciudadanos peruanos se sienten defraudados por el actual Presidente del Perú, y otros tantos ya señalan la traición de Ollanta Humala. Lo cierto es que aún es prematuro hablar de ello con seriedad. Pero hay una ganancia, la derecha fujimorista esta siendo desplazada y esta surgiendo la oportunidad de contar con una derecha contemporánea y democrática. El tiempo, un juez severo e imparcial nos dará las respuestas a estas interrogantes en unos años. Mientras tanto el Perú seguirá perdiendo en política ambiental y ganando el respeto de los grandes intereses económicos internacionales. Al final nadie sabe para quién trabaja o por quién vota.

Links consultados


http://redaccion.lamula.pe/2011/12/18/martin-tanaka-sobre-salida-de-lerner-ghitis-no-cayo-por-las-politicas-que-promovia/giovannacp


http://internacional.elpais.com/internacional/2011/12/27/actualidad/1325003597_373698.html


http://sinpatronesperu.blogspot.com/2011/11/martin-tanaka-al-equipo-de-humala-lo.html


http://www.larazon.es/noticia/6610-dimite-el-primer-ministro-peruano-salomon-lerner


http://www.caballeroredverde.blogspot.com/2011_10_01_archive.html