*

X

Jeque musulmán recomienda que las mujeres se alejen de plátanos y pepinos

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/09/2011

Clérigo musulmán recomienda que se prohíba el contacto de cualquier tipo entre mujeres, plátanos y pepinos, ya que estos podrían despertar pensamientos impuras en el género femenino.

De acuerdo con la información publicada por el portal Bikyamasr, un clérigo musulmán residente en Europa aseguró que debería prohibirse que las mujeres tuvieran contacto con plátanos y pepinos porque la forma de estos frutos, tan semejante al miembro viril masculino, podría despertar en ellas pensamientos sexuales.

Aunque la identidad del hombre se mantiene desconocida, se dice que recomendó también que si una mujer tiene que consumir alguno de estos frutos, lo aconsejable es que un hombre —de preferencia su padre o su esposo— los corte lejos de su vista para así presentárselos. Sin embargo, para el problema de cómo adquirirlos sin verlos ni tocarlos, el jeque no dio una solución concreta, diciendo que ese es un asunto entre Dios y la mujer.

Al final el clérigo consideró también a las zanahorias y el calabacín como otros vegetales susceptibles de esta prohibición.

Estas declaraciones recuerdan un poco al alcalde peruano que recientemente aseguró que beber agua contaminada con estroncio provoca homosexualidad en los hombres.

[Europa Press]

Te podría interesar:

Médium ofrece recorridos turísticos al cielo y el infierno

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/09/2011

Un médium ofrece la posibilidad de recorrer el Más Allá; los reinos del cielo y el infierno al alcance de un paquete turístico.

Quizá desde Dante o William Blake no se sabía de un hombre que presumiera de tener la habilidad de moverse a placer por los reinos del más allá, como si contara con un pasaporte vitalicio por los dominios de ultratumba.

Kek Eng Seng, maestro en el Centro Tze Bei Guan Yin Dhamma, afirma que puede viajar por el Cielo y el Infierno y, además, ofrece al público en general la oportunidad de acompañarlo en su travesía ultraterrena con la misma naturalidad de quien promociona un paquete turístico.

Para enrolarse en el viaje antes hay cumplir algunos requisitos que, de no presentarse, podrían arruinar el recorrido: por ejemplo, la fecha de nacimiento debe ser propicia al ritual, las mujeres embarazadas y las que se encuentren en su período tienen prohibido el acceso.

El viaje comienza con algunas oraciones y rituales preparatorios, para luego pasar a la sesión en la que al participante se le cubre los ojos con un papel talismán y las luces de su alrededor se apagan. Al fondo, la voz de Kek Eng Seng salmodiando cantos que, dice un testigo, inducen un imprevisto calor en el cuerpo, una corriente de aire cálido nacida del interior y afanándose por escapar y la cual, a decir del Maestro Kek, no es otra cosa que el alma intentando salir de su prisión. Al final luces que se ven en lontananza.

Más o menos a los 45 minutos el Maestro Kek llama a todos de regreso, trayéndolos de vuelta del reino malaventurado.

Algunos testimonios son favorables, otros no tanto. Quizá ninguno tan entusiasta como el de Chiang Kee Chuan, periodista del China Press: “Vi un arcoíris naciendo de un cielo hermoso, y un monje que me advirtió que me volviera vegetariano”.

[Mind Power News]