*

X
Ollanta Humala fortaleció sus alianzas con el empresariado peruano y transnacional, además de sus vínculos con el gobierno brasileño, y favoreció los Proyectos Conga y Yanacocha.

La batalla electoral por la presidencia del Perú acabo hace varios meses. Ollanta Humala se impuso por menos del 3% del total de votos a Keiko Fujimori y asumió la presidencia evocando a la Constitución Política de 1979, sin embargo, cinco meses después recurre a la Constitución de Fujimori para aplicar el estado de emergencia para desmovilizar a la población del Departamento de Cajamarca que estaba protestando por la contaminación que generan las empresas transnacionales mineras en sus tierras y por la privatización de ríos y lagos en beneficio de las transnacionales antes mencionadas (Proyectos Conga y Yanacocha). Curiosamente, fue la votación de Cajamarca la que decidió en términos estadísticos las victoria electoral del Ollanta, quién durante su campaña electoral por esta región prometió defender el medio ambiente, los derechos de los pueblos indígenas y construir un modelo económico distinto al neoliberal. Hoy en día tiene militarizada a la región rebelde, nombro de primer ministro a un ex militar y a su vez empresario minero, desalojo a la izquierda de su gabinete y fortaleció sus alianzas con el empresariado peruano y transnacional, además de sus vínculos con el gobierno brasileño.


A todas luces del radical Ollanta Humala sólo quedan los buenos recuerdos y sus principales plazas de apoyo político dejaron de ser las provincias andinas del Perú para concentrarse en la costa y Lima  y seguramente ya se olvido de la Constitución de 1979. Ese viraje político ha sido interpretado de diversas maneras, algunos analistas peruanos cómo Martín Tanaka señalan que la caída del Primer Ministro Salomón Lerner se debió a que no generaba la coherencia y estabilidad gubernamental que necesitaba e nuevo régimen y que por ello el Presidente Ollanta Humala decidió apostar por generar un gabinete con mayor dureza y menos dialogo con los indignados peruanos (movimientos sociales campesinos, regionales, estudiantiles y urbanos). Esta visión descafeinada de Tanaka es diferente a la mirada del analista Sinesio López, quién sostiene la idea de un movimiento de posiciones en el tablero político peruano: Una parte de la centro izquierda se movió hacia la centro derecha y otra parte se movió hacia la izquierda. Ello explica el abandono del gabinete por parte de los personeros históricos de la izquierda peruana (Aida Naranjo, por ejemplo), y su sustitución por figuras cercanas al mundo militar como el actual Primer Ministro, ex comandante del Ejercito Peruano y empresario minero, Oscar Valdés, quién hasta ese momento fungía como Ministro del Interior.


El escenario es sin duda alguna muy interesante, la legitimidad de Humala recae ahora en la zona más occidental y neoliberal del Perú. Mientras que la región andina es dejada de lado. Una anécdota refleja esta controversia político cultural, mientras que en la zona andina de Cajamarca, los campesinos indígenas escuchan la preocupación de sus chamanes y ancianos sobre la enfermedad minera que contamina a la Pachamama (madre tierra), los dirigentes de la élite política humalista escuchan a los técnicos que defienden el bajo impacto ambiental de los proyectos mineros de Conga y Yanacocha y ensalzan su alta rentabilidad. Visiones distintas de un Perú que se cocinan en el caldo político de Ollanta Humala.


Muchos de los ciudadanos peruanos se sienten defraudados por el actual Presidente del Perú, y otros tantos ya señalan la traición de Ollanta Humala. Lo cierto es que aún es prematuro hablar de ello con seriedad. Pero hay una ganancia, la derecha fujimorista esta siendo desplazada y esta surgiendo la oportunidad de contar con una derecha contemporánea y democrática. El tiempo, un juez severo e imparcial nos dará las respuestas a estas interrogantes en unos años. Mientras tanto el Perú seguirá perdiendo en política ambiental y ganando el respeto de los grandes intereses económicos internacionales. Al final nadie sabe para quién trabaja o por quién vota.

Links consultados


http://redaccion.lamula.pe/2011/12/18/martin-tanaka-sobre-salida-de-lerner-ghitis-no-cayo-por-las-politicas-que-promovia/giovannacp


http://internacional.elpais.com/internacional/2011/12/27/actualidad/1325003597_373698.html


http://sinpatronesperu.blogspot.com/2011/11/martin-tanaka-al-equipo-de-humala-lo.html


http://www.larazon.es/noticia/6610-dimite-el-primer-ministro-peruano-salomon-lerner


http://www.caballeroredverde.blogspot.com/2011_10_01_archive.html

Te podría interesar:

Expediente del FBI de Steve Jobs nota su consumo de LSD, acceso a información clasificada y deshonestidad

Política

Por: pijamasurf - 12/29/2011

El expediente de Steve Jobs, recopilado por el FBI antes de que el CEO de Apple se reuniera con el presidente George H.W. Bush, hace referencia a una serie de jugosos detalles que serán devorados por geeks y conspiranoicos

El mítico Steve Jobs sigue dando de que hablar. Su biografía ocupa los primeros lugares de la lista de Bestsellers y recientenemente se han ventilado las condiciones infrahumanas que viven los trabajadores que fabrican los iPhones y iPads en China. Ahora la revista Wired ha publicado el expediente que tenía el FBI sobre Jobs, apelando al Acta de Libertad de Información.

En un PDF de 191 páginas, que se convertirá en material de culto para los geeks, se pueden leer numerosos detalles que el Buró Federal de Inteligencia de Estados Unidos indagó, principalmente como investigación previa a su cita con el presidente George H.W. Bush en 1991. Sobresalen en este reporte la amenaza de bomba que Jobs recibió en 1985, la percepción entre algunos colegas y agentes de que el CEO de Apple era deshonesto, su ingesta de LSD durante su juventud y su acceso de alto grado a información confidencial cuando trabajaba en Pixar.

El documento del FBI enfatiza que Jobs es capaz de crear un "campo de distorsión de la realidad" para "lograr sus metas". Curiosamente esta capacidad de manipular la realidad no es vista como algo negativo, especialmente ante la posibilidad de que Jobs asisitiera al Servicio Exterior Estados Unidos, aplicando sus conocimiento de la cultura oriental.

Incluso los que le encontraron fallas lo recomendaron para recibir la cita presidencial. Una persona indicó que pese a que Jobs era deshonesto, no creía que la honestidad y la integridad eran cualidades necesarias para una posición política de alto nivel y por lo tanto recomendó a Jobs para "una posición de confianza y cercanía con el Gobierno".

El documento no hace refrencia a qué tipo de información confidencial tuvo acceso Jobs ni a por qué fue requerido que tuviera este acceso como cabeza de un estudio de cine, pero ciertamente hace pensar en la oscura relación que han tenido a lo largo de los años Hollywood , la industria  militar y las agencias de la inteligencia, haciendo de la industria del entretenimiento una especie de brazo mediático o cuarto poder estrechamente vinculado con el gobierno.

[Wired]