*

X

Los bosques de minas terrestres en Bosnia (la peligrosa estética feral de la posguerra)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/29/2011

La gran cantidad de minas terrestres que yacen sobre los campos de Bosnia permite que la naturaleza florezca sin la intromisión del hombre, dando lugar a hermosos paisajes a los que pocos se atreven a acceder

Paradójicamente en Bosnia, tierra históricamente beligerante, la guerra contribuye a salvar la naturaleza y permite que crezcan idiilos salvajes, cuya belleza está sustentada en que el ser humano no altera el curso de la flora y la fauna. Es el terror a pisar una mina terrestre lo que ha hecho que en los últimos años crezcan bosques intocados, abundantes refugios ferales que pocas personas llegan a disfrutar, ahuyentados por la posibilidad de ser aniquilados en una explosión --algo que hace aún más estimulante, para aquellos que logran superar la interdicción del peligro, aventurarse por estos parajes donde lo mismo se puede entrar en comunión con la naturaleza que ser fulminado por un subrepticio proyectil de metal.

Aunque desde la guerra al principio de los noventa se han removido una gran cantidad de minas terrestres, algunos estimados señalan que el 10% del campo en Bosnia está minado. La remoción de las minas se complica ya que ríos e inundaciones han desplazado muchas de estas minas (había más de 2 millones en 1996). Esto hace que la mayoría de la gente local considere que ningún lugar fuera de la civilización está asalvo. El fotógrafo Brett Van Ort, autor del proyecto Minescapes, cuenta que en su visita a los bosques minados de Bosnia "varias personas me dijeron que simplemente no caminara por la naturaleza". 



El proyecto Minescape yuxtapone los paisajes donde se creen que existen aún minas terrestres y los explosivos que han sido desenterrados. Van Ort reflexiona sobre los efectos irónicos de las minas terrestres, por una parte posibilitando el florecimiento indiscriminado de la naturaleza y por otra vedándola del hombre.

"Veo en la idea de minas terrestres manualmente colocadas protegiendo los parajes naturales y permitiendo al medio ambiente regenerarse  como un giro irónico en nuestra inhabilidad para conservar y mirar hacia el futuro", dice oscuramente Van Ort.


"Las personas que ven estas fotografías", sugiere Van Ort "deberían de pensar: ¿cuál de estos paisajes se sentirían cómodas de recorrer?".



Van Ort también ha compilado un catálogo de extremidades artificiales que se han necesitado después de padecer una explosión en alguno de estos campos minados de Bosnia.

Se pueden ver más fotos y una explicación del proyecto en el sitio de Brett Van Ort.

[BLDGBlog]

 

Te podría interesar:

Osos polares que practican canibalismo (¿amenaza real o falsa alarma mediática?)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/29/2011

Fotógrafa capta en Noruega a un oso polar que mata a un congénere para alimentarse de él; se dice que este comportamiento podría incrementarse a causa del cambio climático.

Desde hace unos días ha estado circulando una serie de fotografías tomadas por Jenny Ross en el norte de Noruega. Las imágenes muestran a un oso polar alimentándose de un congénere suyo, en un acto de canibalismo ártico que ha suscitado diversas explicaciones y también cierta controversia.

Según Ross, el oso fotografiado mató al otro de la misma manera en que mata a las focas con las que usualmente se alimenta y demostró un comportamiento agresivo, defendiendo su presa, cuando ella intentó acercarse.

En entrevista la fotógrafa aseguró que si bien el canibalismo entre osos polares se ha observado en ocasiones previas, al parecer su incidencia ha incrementado últimamente, “particularmente en tierra, donde los osos polares están atrapados, completamente privados de comida por extensos periodos de tiempo debido a la pérdida de hielo marino resultante del cambio climático”, explicó Ross, quien dijo también que, en vista de la situación, este comportamiento podría volverse cada vez más común.

Sea como fuere, valdría la pena aguardar un poco y tomar con cautela los dichos de la fotógrafa, cuyas imágenes —tan cercanas al sensacionalismo o por lo menos a esa frágil frontera entre la objetividad de un hecho y la impresión subjetiva que puede inducir una toma polémica— sin duda pueden utilizarse para abonar a la alarma mediática del cambio climático sin un sustento real.

[Huffington Post]