*

X

La violencia y el capitalismo mafioso en México, una charla de Edgardo Buscaglia

Política

Por: pijamasurf - 11/24/2011

Ante un auditorio reunido en la Casa de América en Madrid, el investigador Edgardo Buscaglia realiza un agudo análisis de la situación de violencia que padece México, advirtiendo que esta no terminará en tanto no se combata la corrupción política y económica fomentada por el capitalismo mafioso.

Una de las voces más elocuentes sobre el problema de la violencia y el crimen organizado en América Latina y sobre todo en México es la del investigador Edgardo Buscaglia.  

En el mes de julio Buscaglia se presentó en el auditorio de Casa de América en España para hablar sobre el problema del crimen organizado y su relación con el poder político y económico en México. En esta charla Buscaglia hace una perfecta radiografía del problema que vive México.  

El capitalismo mafioso del cual habla Buscaglia deja pocas posibilidades a cualquier estrategia policiaco-militar para enfrentar al crimen organizado en el país en tanto la corrupción política en México siga su curso. La corrupción que vive el país ha generado, como bien lo plantea Buscaglia, un pacto de impunidad política entre las élites político-económica.

No queda duda, bajo esta perspectiva, que la única solución al problema que vive México es el combate a la corrupción mediante la participación ciudadana y la verdadera independencia y profesionalización del poder judicial. Combatir la corrupción requiere indiscutiblemente del rompimiento del pacto político que gobierna México y la construcción de una coalición de gobierno con una verdadera representación ciudadana.

 

 

Te podría interesar:

Alcalde de Puerto Rico identifica la Navidad con leopardo atacando un antílope

Política

Por: pijamasurf - 11/24/2011

En enigmática fotografía con motivo de las fiestas decembrinas, alcalde puertorriqueño de San Juan posa con su familia frente a un leopardo atacando a un antílope.

A veces los políticos comenten ciertos deslices, verdaderos lapsus, ante los cuales lo mismo podría decirse que fueron totalmente casuales y no aventurar sobre ellos ninguna interpretación o, por el contrario, adivinar en el traspié una voluntad secreta, símbolos que se afanan en salir y mostrarse, fragmentos de un mensaje que podría codificarse para leer la verdadera intención del sujeto.

Tal es el caso del alcalde puertorriqueño Jorge Santini, de San Juan, quien, conforme a las tradiciones de fin de año, difundió una postal en la que posa al lado de sus familiares más cercanos y a cuyo pie puede leerse el lema “Que esta Navidad ilumine tu sueño”, seguida de los nombres y apellido de su esposa e hijos y de él mismo.

Lo curioso es que, más allá de la sonrisa y la sospechosa calidez que siempre transmiten los políticos, la toma está dominada por una escena que tiene lugar al centro de esta imagen, un episodio instantáneo de depredación natural en que un leopardo tiene sus fauces sobre el área yugular de un antílope. Aunque, podría decir el alcalde en su defensa, ambos animales están trenzados en un abrazo, letal, sí, pero abrazo a fin de cuentas. Además, por si esto no bastara, están ahí los al parecer imprescindibles copos de nieve enmarcando a dos ejemplares de la sabana africana y una familia caribeña.

Santini puedo elegir entre tres fotografías distintas, esa de la fiera y el antílope, otra ambientada en un bosque con un oso negro asomándose por entre los árboles y un pavo salvaje volando sobre sus cabezas y, finalmente, una en un set ártico —la hija más pequeña en vestido corto, los hombres en mangas de camisa— con un pingüino surreal mirando a la cámara al tiempo que parece hablar al oído al hijo del alcalde.

Todavía no se sabe por qué Santini eligió la del leopardo, aunque algunos suponen que es una especie de mensaje sutil (o no tanto) para sus rivales ante las próximas elecciones en Puerto Rico. Oficialmente el funcionario aseguró que la intención era promover el Museo de Vida Silvestre de San Juan (¿por qué justamente en esta época?).

Sea como fuere, el verdadero motivo que tuvo el alcalde para tomarse semejante fotografía tal vez nunca se sepa, perdido como está en esa zona ambigua que es fiel reflejo de la confusión permanente que vive el político entre sus actos públicos y su vida privada.

[Huffington Post]