*

X

"Los pecados de la Iglesia": cómo la Iglesia ha efectuado una operación de control mental milenaria

Por: Griknay - 10/14/2011

El historiador Juan García Atienza devela cómo la Iglesia ha tergiversado taimadamente la teología para imponer un imperio mundial.

El historiador Juan García Atienza escribe sobre las traiciones que la Iglesia ha hecho a las enseñanzas de Jesucristo, lo que la ha llevado a convertirse en un imperio teocrático poseedor de la única verdad y absoluta, por vías completamente manipuladoras. En el libro Los Pecados de la Iglesia, el cual es diseccionado en la entrevista que presentamos, este excelente historiador que siempre busca exhibir las claves secretas, sigue las pistas que develan la imposición de la Iglesia de una teología tergiversada de la religiosidad judía, con fines eminentemente políticos, similar a un programa de control mental, no tan distinto de lo que hace la CIA e incluso de lo que hicieron los nazis.

De forma erudita García Atienza se basa en fuentes cristianas que se destapan y no en los críticos de la Iglesia para argumentar que, desde el autoritarismo dogmático de San Pablo, se ha creado una especie de supra-Estado totalitario cuya arena de opresión es fundamentalmente la conciencia humana.

Se traza un clara dinámica de apropiarse del judaísmo, de las culturas mistéricas que termina por conquistar, así como de los pueblos paganos anteriores al cristianismo para transformar su panteón según sus necesidades de conversión.

La publicación no es sencilla de conseguir, como lo son todos los libros de Atienza, pero aquí podrán escuchar una extensa entrevista que le hacen al autor cuando el libro salió al mercado, donde explica ampliamente temas  que nos corresponde explorar a todos sin necesidad de ser afines o no al cristianismo, como sociedad que ha heredado su presente de este pasado tan cuestionable y manipulado.

 

La literatura histórica-esotérica de García Atienza es una colección sumamente valiosa a la cual solo  muy pocas exploraciones de lo oculto en lengua española se le acercan, donde se dejan ver amplios estudios de lo que se escapa a la historia oficial, con gran penetración de símbolos y de agendas ocultas.

Atienza falleció hace un par de meses, el 16 de junio de este año, y su muerte representa una inmensa pérdida para la ciencia en temas relacionados a los Templarios, el camino místico de Santiago y todo lo que tiene que ver con magia y misticismo en España y sus alrededores. Sentimos su partida y le agradecemos su legado literario y su ejemplar y elegante manera de arrojar luz a temas con tanta seriedad y tan difíciles de abordar. 

 

Te podría interesar:

Muere Miguel Ángel Granados Chapa, el gran periodista mexicano

Por: pijamasurf - 10/14/2011

Este domingo 16 de octubre falleció el periodista hidalguense Miguel Ángel Grandos Chapa, seguramente el máximo referente en la labor periodística en las últimas décadas en México.

El periodista Miguel Ángel Granados Chapa murió este domingo por la tarde a la edad de 70 años luego de una larga batalla con el cáncer. Granados Chapa era probablemente la figura más importante del periodismo mexicano en las últimas décadas, siendo una de las pocas voces críticas que pudo ejercer la labor periodística en medios de difusión masiva sin tener que comprometer sus convicciones a los intereses de los partidos y los grandes conglomerados.

Ligado a la izquierda (fue candidato por el PRD a la gubernatura de Hidalgo en 1999), Granados Chapa logró mantenerse alejado de la grilla, la demagogia y la mafia que permea de la política al periodismo en México y que abarca a todos los partidos y a todos los medios de comunicación masiva. Fue subdirector editorial de Excélsior, director y gerente de Proceso, jefe de los noticieros del Canal 11 y director de La Jornada, conservando siempre la integridad, la coherencia y la independencia de las ideas.

La últimas palabras de su longeva columna Plaza Pública el 14 de octubre habían ya anticipando su muerte; no es poco significativo que haya mencionado un deseo de renacimiento colectivo al tiempo que contemplaba su propia muerte:

«Es deseable que el espíritu impulse a la música y otras artes y ciencias y otras formas de hacer que renazca la vida, permitan a nuestro país escapar de la pudrición que no es destino inexorable. Sé que es un deseo pueril, ingenuo, pero en él creo, pues he visto que esa mutación se concrete.

»Esta es la última vez en que nos encontramos. Con esa convicción digo adiós».