*

X
Antílope taclea explosivamente a un ciclista de ruta que competía en África.

No todos los días pasa que te subes a tu bici y resultas tacleado por un antílope africano. Pero esto fue lo que le sucedió al ciclista de ruta Evan van der Spuy, del equipo Jeep de Suáfrica durante la competencia Albert Falls Dam, incidente que además fue videograbado, como si se tratara de una imposible broma prefabricada (estilo Jackass), por su compañero Travis Walker. ¿O acaso esos antílopes son drones?

Evan van der Spuy (alias "Buck Norris") completaba su trayecto en KwaZulu Nata por la pista marcada cuando un antílope (alcelafo caam) lo noqueó y lo mandó fuera del camino, como si fuera un liniero defensivo de algún equipo de la NFL.  El impacto no le produjo lesiones al ciclista (por lo cual no te sientas mal si este video te genera una carcajada).

No sabemos qué fue lo que llevó al animal a arrollar tan decididamente a van der Spuy, pero ciertamente, con su velocidad y su fortaleza, este antílope tiene un gran futuro en los deportes de contacto.

Te podría interesar:
Salido de la siempre sorprendente imaginación de la naturaleza, este insecto nativo de Brasil desafía a las mentes más estrafalarias y las invenciones más surrealistas.

 

Como si pareciera sacado de una de esas mentes famosas por sus extravagantes invenciones, uno de esos artistas que ven lo fantástico donde supuestamente solo está la pobre realidad, este insecto originario de Brasil, una especie de saltamontes arbóreo, representa uno de los diseños más singulares de todo el catálogo natural. 

 

Su nombre científico es Bocydium globulare y se le conoce sobre todo por el impacto que generó en el escultor alemán Alfred Keller, quien trabajó durante un año en la realización de este modelo:

 

Adiestrado en las artes de la metalurgia, Keller trabajó desde 1930 hasta su muerte, en 1955, para el Museo de Historia Natural de Berlín, donde se especializó en la representación plástica de diversos insectos: mosquitos, escarabajos, hormigas y muchos otros que elaboró con notable maestría y fidelidad al original. Pero sin duda su Bocydium globulare es uno de sus mejores trabajos —y podríamos preguntarnos si cuando los visitantes del museo se enfrentaban con tan insólito ejemplar no se preguntarían si ese insecto no sería invención del propio Keller, nacido de un arrebato creativo luego de pasar tantos años atisbando el microcosmos de los insectos, inspirado acaso por las excéntricas visiones del Bosco, como si se tratase de un animal salido, digamos, del Jardín de las Delicias.

[Dark Roasted Blend]