*

X

Batallas de colibrí: la danza espiral de la guerra por el néctar (VIDEOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/19/2011

El refinado arte de contemplar batallas de colibrí ha conseguido un selecto grupo de seguidores en YouTube; entre danza y guerra estas aves luchan por el néctar de las flores.

No todas las personas tienen la sensibilidad de apreciar el refinado arte bélico de los colibríes, pero para aquellos que tienen algo de zen en el cerebro o que simplemente viven fascinados por la manera de girar en el aire de estas aves y los brillos que despiden de súbito de sus pechos de zafiro y de rubí, pasar una tarde viendo videos de estas batallas épicas en búsqueda del néctar puede ser un placer sublime como el de tomar el té y fumar porros de cannabis en el jardín.

Si estos videos no resultan tan divertidos como pensabas tal vez debes de unirte a estas aves y libar un poco de flores psicoactivas, como el floripondio o el ololiuqui, para entrar en su longitud de onda y entender sus batallas tácticas, rounds de sombra y estudio aéreo bajo la forma sagrada de la espiral.

 

Los pantanos ofrecen una singular muestra de húmeda belleza; aparentemente lúgubres y tristes, funestos acaso, guardan una inesperada luminosidad entre las sombras de su melancólica flora.

Pantanal Matogrossense, Brasil

Sabemos bien que cada ecosistema posee características propias que lo hacen inigualable, mismas que se traducen en formas de vida únicas y en muchos casos imposibles de trasladar de un ecosistema a otro, mucho menos en aquellos diametralmente opuestos. Pero además de todo esto, rico en sí mismo, es posible encontrar un espíritu propio de cada ecosistema, una especie de aura que rodea cada uno de estos ambientes y que expresa —sin palabras de por medio, con la fuerza de su sola existencia— su raison d'être. De ahí que, cifrando en una sola cualidad esa esencia profunda, podamos hablar de la exuberancia de la selva, la templanza del bosque, la radicalidad y recíproca inversión —magno espejo terrenal— del desierto y los círculos polares.

En esta ocasión nos ocuparemos de un hábitat acaso menos popular pero no por ello menos agraciado: el pantano. Algo tienen los pantanos que se han vuelto, en el imaginario colectivo, escenarios apto para el misterio y acaso el horror, residencia de criaturas lodosas y escurridizas de las que basta figurarse el acuoso contacto de su cuerpo cubierto de liquen para estremecernos.

Sin embargo, la singular belleza de los pantanos excede por mucho estas imaginerías. Para muestra, diez imágenes de pantanos alrededor del mundo, de Brasil a Zambia, reveladoras del discreto encanto que se genera en un ambiente que es todo humedad.

Lago Drummond, en el Great Dismal Swamp de Virginia, Estados Unidos [dismal: lúgubre]

Great Dismal Swamp, entre Virginia y Carolina del Norte, Estados Unidos

Great Dismal Swamp

Pantano Okavango, Botswana (también el delta más grande del mundo)

Pantanos del Bangweulu , Zambia

Cuenca del Atchafalaya, Louisiana, Estados Unidos

Pantano de Atchafalaya

Pantano Okefenokee, entre Georgia y Florida, Estados Unidos

Pantano Okefenokee

[Environmental Graffiti]