*

X
El Partido Anti Power Point de Suiza quiere hacer mejor al mundo y evitar a los ciudadanos las generalmente insufribles y abusivas presentaciones realizadas con el programa de Microsoft

Por fin un partido político que sirve de algo. Un grupo de ciudadanos ha fundado el partido Anti-PowerPoint en Suiza, en oposición al abuso de este popular y engorroso programa usado para realizar presentaciones. La dirigencia de este partido, que aspira a convertirse en el cuarto más grande de Suiza, no quiere que se prohíba del todo el programa, pero sí el uso casi obligatorio en las universidades y en las corporaciones. Asimismo busca liberar al ciudadano común de tener que dar explicaciones si no ha usado este programa para hacer una presentación.

"Queremos que el número de aburridas presentaciones con PowerPoint decrezca en el planeta y que la media de las presentaciones pueda ser más excitante". Los promotores han escogido Suiza como sede de la organización porque en aquel país cualquier ciudadano del mundo puede inscribirse en un partido.

El diario español El País apunta que este debate ya ha surgido antes, con el libro de Franck Frommer El pensamiento PowerPoint: indagación sobre este programa que te vuelve estúpido. 500 millones de personas en el mundo cuentan con este programa que en muchas ocasiones genera una insoportable y soporífera dinámica en la que el conferencista solo repite las frases que aparecen en la pantalla.

Bajo el criterio de que las presentaciones de Power Point son pérdidas de tiempo, el Partido Anti Power Point calcula que en Suiza se pierden 2.1 mil millones de francos suizos al año por el uso de Power Point y Europa podría ahorrarse 100 mil millones euros al años si suspendiera el uso de este programa de Microsoft.

[El País]

Te podría interesar:

Nivel de aprobación de Dios cae al 52% en Estados Unidos

Política

Por: pijamasurf - 07/10/2011

En una encuesta un tanto absurda, pero que refleja el estado de ánimo de los estadounidenses ante el orden de las cosas, solo el 52% de los encuestados aprobaron el trabajo de Dios.

Tal vez Dios se está viendo afectado por la moratoria que enfrenta el gobierno de Obama y la mala economía de Estados Unidos, en una transferencia que culpa a un "señor de grandes barbas blancas que observa desde las nubes" de lo que nos sucede, doblando de alguna forma la balanza, porque una encuesta reciente muestra que el nivel de aprobación de Dios, pese a su omnipotencia, es de 52%.

Evidentemente es un poco ridículo pasar la vara antropomórfica con la cual se mide el desempeño de los políticos a la divinidad, pero el ejercicio al menos revela algo de los hombres, si no de la deidad que evalúan.

Ante la pregunta, "Si Dios existe, ¿apruebas o desapruebas su desempeño?", el 52% de los encuestados señaló que aprueban del trabajo de Dios; pero entre los ciudadanos mayores de 65 años solo el 40% aprobó la labor del Creador.

La obra de Dios obtiene su mejor calificación en el Big Bang, con un 71% aprobando la creación general del universo. Es en los asuntos terrenales donde hay más gente descontenta con la intervención divina: en su manejo de desastres naturales, por ejemplo, Dios recibe únicamente un 50% de aprobación (lo que hace recordar una frase alguna vez dicha por el escritor mexicano Carlos Monsiváis ante una tormenta, sobre lo absurdo que es quejarse de la naturaleza).

Por otra parte,  Dios se mantiene muy por encima de la aceptación general que recibe el mogul de los medios, Rupert Murdoch, que con su 12% de aprobación va en picada al infierno.

[Public Policy Polling]