*

X
Pulsos de luz controlados detonan la producción de proteínas en células fotosensibles, lo cual puede ser usado para tratar distintas enfermedades; la optogenética podría ser el futuro de la medicina.

Pulsos de luz azul para producir proteínas on demand. Ese es el secreto que podría hacer la vida de los diabéticos mucho más fácil.

Un nuevo desarrollo optogenético permite dosificar con alta precisión hormonas a personas que no las producen naturalmente. (La optogénetica es la manipulación genética a través de la luz, una incipiente rama de la ciencia y, en particular, de la medicina).

Un grupo de científicos suizos añadió células de los ojos al riñón de unos ratones, volviendo sus riñones fotosensibles. Los investigadores equiparon estas células con pequeñas fibras ópticas y las implantaron en ratones diabéticos, logrando así  enviar pulsos de luz azul directamente a las células, lo cual a su vez detonó la actividad de  ciertos genes.

En la oscuridad estas células se comportaban de manera normal, pero expuestos a la luz los genes en las células se "encendieron" y generaron una proteína requerida para la descomposición de azúcares en la sangre, ayudando a los ratones a controlar sus niveles de glucosa.

Estas células fotosensibles podrían ser implantadas en personas y todo tipo de trastornos y enfermedades podrían ser reguladas con la luz.

[BBC]

Te podría interesar:

Máquina para abrazarte a ti mismo: apasionada y triste comunicación intrapersonal

Salud

Por: pijamasurf - 06/26/2011

El Sense Roid provee comunicación táctil contigo mismo, empatía eléctrica a través de abrazos sincronizados con un "amoroso" dummy.

En los últimos meses hemos visto todo tipo de robots que suplen las relaciones sexuales y emocionales (como la máquina de besos,  o las muñecas robóticas sexuales), pero esta invención tal vez sea la más triste en el centro del yermo humano (aunque tiene, es cierto, una aplicación interesante para niños autistas). Sense Roid es una máquina de "auto-abrazo", que "provee apasionada comunicación táctil contigo mismo".

Sense Roid se compone de un dummy de un torso similar al de un modista equipado con sensores eléctricos que emiten vibracione y un chaleco conectado al dummy que también tiene una serie de sensores en la espalda. Cuando el usuario abraza al dummy se genera un feed de retroalimentación en el chaleco a través de estos sensores de presión, así que el usuario no solamente siente los apretones característicos de un abrazo, sino que siente exactamente los apretones de su abrazo. Esto es interesante, ya que en cierta medida permite, a través de una interfaz, sentir lo que siente alguien cuando lo tocas, una transpersonalización robótica de los sentidos. El promo sugiere que tú eres tu pareja ideal.

Estudios demuestran que el contacto físico es un factor que contribuye a la salud, pero, ¿tiene los mismos efectos el simulacro del contacto humano? ¿Curan los abrazos eléctricos?

Por otra parte, genera curiosidad si con el Sense Roid es más fácil rascarte esas zonas de la espalda que tu flexibilidad no logra dosificar.