*

X
Pulsos de luz controlados detonan la producción de proteínas en células fotosensibles, lo cual puede ser usado para tratar distintas enfermedades; la optogenética podría ser el futuro de la medicina.

Pulsos de luz azul para producir proteínas on demand. Ese es el secreto que podría hacer la vida de los diabéticos mucho más fácil.

Un nuevo desarrollo optogenético permite dosificar con alta precisión hormonas a personas que no las producen naturalmente. (La optogénetica es la manipulación genética a través de la luz, una incipiente rama de la ciencia y, en particular, de la medicina).

Un grupo de científicos suizos añadió células de los ojos al riñón de unos ratones, volviendo sus riñones fotosensibles. Los investigadores equiparon estas células con pequeñas fibras ópticas y las implantaron en ratones diabéticos, logrando así  enviar pulsos de luz azul directamente a las células, lo cual a su vez detonó la actividad de  ciertos genes.

En la oscuridad estas células se comportaban de manera normal, pero expuestos a la luz los genes en las células se "encendieron" y generaron una proteína requerida para la descomposición de azúcares en la sangre, ayudando a los ratones a controlar sus niveles de glucosa.

Estas células fotosensibles podrían ser implantadas en personas y todo tipo de trastornos y enfermedades podrían ser reguladas con la luz.

[BBC]

Estudio revela que la gente bonita es más egoísta

Salud

Por: pijamasurf - 06/26/2011

Un estudio científico determinó que la gente que podría calificar como bonita tiende a cooperar menos y a ser más individualista.

 imagen de mujer linda beso al espejo

A lo largo de distintas épocas y distintas geografías han existido ciertas facciones o "perfiles" físicos particularmente apreciados por el resto de los miembros de esa sociedad o, en pocas palabras, gente bonita. Sin embargo, estar incluido en este popularmente cotizado grupo también conlleva pesos socioculturales que terminan por influir en la personalidad de una persona, influencia que no siempre resulta favorable. 

Investigadores de las universidades de Edimburgo, Madrid y Barcelona realizaron un estudio cuya conclusión es que la gente bonita tiende a ser más individualista y a privilegiar el egoísmo sobre la cooperación. Uno de los criterios más comunes que se utilizan inconscientemente para determinar si una persona es bien parecida tiene que ver con la simetría de los elementos que componen su rostro. Y tomando en cuenta esta característica, Santiago Sanchez-Pages y Enrique Turiegano reunieron a un grupo de voluntarios dividido en dos grupos, los que tradicionalmente serían considerados como bonitos y aquellos que no. 

A continuación llevaron a cabo ejercicios bajo la dinámica del "dilema del prisionero", en donde se puede apreciar el modelo de conducta de una persona bajo condiciones de laboratorio. Básicamente se trata de que dos "jugadores" tienen que resolver un reto, para lo cual pueden asumir inconscientemente el rol de "paloma" o de "halcón". El primero de ellos consiste en buscar la cooperación con la otra persona para solucionar el virtual problema, lo cual se logrará si los dos involucrados asumen este rol. El halcón, por el contrario, tiene que ver más con una búsqueda individual e incluso egoísta para resolver el dilema. Si uno de los dos asume este papel entorpecerá el éxito de la misión, y si los dos lo hacen la derrota es prácticamente segura.   

El estudio concluyó que las personas con mayor simetría facial, es decir, aquellos que tendrían mayores probabilidades de ser considerados como bonitos, son menos cooperativos y paralelamente esperan menos cooperación de las otras personas.  Una de las hipótesis para explicar este fenómeno tiene que ver con el rol evolutivo que las personas "simétricas" han desempeñado a lo largo de la historia: "Como la gente con rostros simétricos tiende a ser más sana y más atractiva, son más auto-suficientes y tienen menores incentivos a la cooperación o a buscar ayuda del resto. A través de selección natural a lo largo de miles de años, estas características permanecen hasta nuestros días", afirman los autores, quienes presentarán sus resultados en unos días dentro del marco de una reunión con académicos, científicos y artistas que han sido laureados con el premio Nobel. 

[Guardian]