*

X

Eris, la diosa del caos, reaparecería en el 2012

Por: Hail Eris - 06/22/2011

Canalización sincromística numerológica del blogger Adam Gorightly anuncia la llegada de Eris, la diosa del caos y la discorida, a tiempo para entregar al mundo su áurea e intoxicante manzana.

Eris, la diosa de la secta transiluminati de los Discordianos, podría reaparecer en el 2012, según información revelada por el blogger sincromístico Adam Gorightly, también conocido como "El Falso Reverendo Houdini Kundalini de la Iglesia de la Incesante Indiferencia".

Que el nuevo eón será el tiempo del caos y la discordia, el eón de Eris (más que de Horus, quien acaso podrá ser el ocasional boy-toy de la insaciable diosa), fue deducido sincromísticamente por Gorightly, quien notó que el 2012 suma cinco (2+0+1+2= 5), el número sagrado del Discordianismo. (El Discordianismo se basa en la ley de los cincos, que sostiene que si se busca lo suficiente, todo en el universo parece relacionarse con el 5).

Gorightly también nota que  2012 (20+1+2) = 23. El 23 es el segundo número más sagrado en la religión de Eris, ya que  23 (2+3) = 5. Y también por el llamado enigma del 23, un número que persiguió sincromísticamemnte a William Burroughs y al pontífice discordiano Robert Anton Wilson.

"La mano de cinco dedos de Eris servirá su manzana dorada en el escenario mundial en el 2012 y traerá  la más grande pijamada de transformación planetaria desde los días de Noé y el Diluvio", dice Gorightly.

En la mitología griega Eris introduce la manzana de la discordia, Kallisti,entre las tres diosas más presumidas, en cierta forma desatando la Guerra de Troya con una travesura olímpica.

Amantes de la divina fricción (que es el caos) y de la divina ficción (que es la realidad), los discordianos encontraron en Eris a la diosa olvidada de la energía primordial. Los principios de esta religión le fueron revelados a Malaclypse el Joven y a Don Omar cuando jugaban bolos a través de la epifanía telepática de un chimpancé de las estrellas que les dictó los mandamientos, uno de los cuales es "no comerás salchichas calientes con pan" y otro es "no creas en nada", por lo cual algunos de sus miembros viven en confusión absoluta, lo cual es equivalente a la santidad absoluta (radiante irrealidad del buda que se iluminó comiendo un hotdog).

Más allá de suscribir la numerología o no, la juguetona predicción de Gorightly parece atinada: es probable que el 2012 sea un año caótico como pocos en nuestra historia (y despierte a la Diosa).

[Gorightly Blog]

Te podría interesar:

Infidelidad femenina a la alza: ahora las mujeres son casi tan infieles como los hombres

Por: pijamasurf - 06/22/2011

Estudio de la Universidad de Indiana determina que el porcentaje de mujeres infieles es similar al de los hombres; la infidelidad femenina ha aumentado notablemente en las últimas dos décadas.

pareja en la cama

Los tiempos en que los hombres mantenían una supuesta hegemonía sobre la infidelidad han terminado. O al menos así parece haberlo confirmado un reciente estudio realizado por Universidad de Indiana, cuyo resultado determinó que el porcentaje de mujeres que confiesa haber sido infiel al menos una vez en su vida está próximo a empatar al de su contraparte masculina.  Pero más allá de este alarmante descubrimiento (para todos aquellos machos alfa y latin lovers que hasta ahora dormían tranquilos pensando que ellos podían practicar una disimulada poligamia mientras sus chicas los esperaban pacientes en casa), algo interesante es que al parecer las mujeres recurren a la infidelidad por razones distintas a las de los hombres.

En el caso de las mujeres, el estudio aplicado a 900 voluntarios de ambos géneros, reveló que cuando no son felices con su relación o si sienten una discordancia de creencias con su pareja, son significativamente más propensas a terminar cometiendo un acto de infidelidad. En cambio, en el caso de los hombres, la principal razón es mucho más simple y primitiva: la excitación sexual. Un factor que aumenta la posibilidad de una infidelidad en ambos casos es el no dar importancia a las consecuencias e sus actos, como un rasgo de personalidad, así como el miedo a un pobre desempeño sexual con su pareja. "Puede ser que no tengas las mismas preocupaciones sobre tu desempeño con alguien a quien no conoces", afirma Kirsten Mark, la principal autora del estudio y quien estudia el doctorado en la  Universidad de Indiana.

El estudio determinó que el 23% de los hombres que participaron reportó haber sido infiel, mientras que por parte de las mujeres un 19% admitió haber recurrido a la infidelidad. Tal vez esta sea la menor diferencia entre ambos sexos que se haya registrado en la historia. Y para dimensionar el incremento de la infidelidad femenina basta con saber que en la década de los noventas tan solo un 12.5% de las chicas admitían haber sido infieles, lo cual sugiere que ellas pronto podrían tomar una inédita delantera.

[ABC News]