*

X

Ángel digital: Pop star japonesa hecha por computadora engaña a fans

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/26/2011

¿Te enamorarías de una linda chica digital? Miles de fans japoneses se desbordaron por Eguchi Aimi, una pop star sintética que, pensaron, era real.

 

La banda de pop juvenul japonesa AKB48, la más grande del mundo, está compuesta por tres equipos de lindas chicas que juegan con una fantasía de inocencia eterna y coquetería angelical; bailando y cantando pueril pop pegajoso ante delirantes fanáticos o promoviendo productos, como en este caso, comiendo paletas y dulces en habitaciones inmaculadas —el corazón blanco de la Matrix—, siempre sonrientes y con ojos luminosos.

Este grupo de 48 idols de pop sintético recientemente recibió una nueva integrante, Eguchi Aimi. La belleza de esta joven rápidamente raptó el corazón de su fans, conjurando ese ideal de belleza japonés que evoca una muñeca de alabastro, con piel de crisantemo, pero que tiende a la histeria del robot. Aimi apareció en varios videos y photoshoots, erigiéndose como un metéorico ídolo. Y sin embargo, como más tarde se supo, Aimi, tal vez la más bella de todas, es un compuesto digital de los rostros y cuerpos  de otras seis chicas de la banda, mismas que aparecen en el video.

Los creadores de Aimi seleccionaron las mejores facciones de las otras seis cantantes usando un software de motion capture, logrando crear una especie de sueño colectivo encarnado: toda las fantasías de los fans por cada chica individual sintetizadas en Eguchi Aimi. ¿Te podrías enamorar de un ser digital? Tanto como te puedes enamorar de la imagen de una chica real. Al fin de cuentas si un ser digital es suficientemente verosímil para ser percibido como real, puede generar respuestas emocionales que tienen impactos tangibles en la vida de las personas, incluso en el mundo físico que, al igual que la chica digital, es sintetizado en nuestros cerebros a partir de la información (arbitraria) que recibe de nuestros sentidos.

Este caso es especialmente interesante para el mundo del pop. Ya hemos visto en Japón el caso de Hatsune Miku, una popstar holográfica seguida por miles de fans a sabiendas de que es una proyección digital. Si consideramos que hoy en día muchas estrellas de música pop son sobre todo productos, elucubrados en agencias de marketing para satisfacer los deseos del mercado, quizás no sería extraño que en un futuro los más grandes ídolos del pop sean avatares digitales tridimensionales, perfectamente diseñados para sintetizar los deseos de las masas, paradigmas idílicos de la belleza, de lo sexy, de lo aspiracional, iterándose hasta el infinito, de tal manera que todos podamos pasar una noche con esa popstar holográfica, ubicua como una deidad fantasmagórica.

[Gizmodo]

Te podría interesar:

Entrelazamiento cuántico y conciencia holográfica sugieren vida después de la muerte

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/26/2011

Si la conciencia es un fenómeno cuántico, como la evidencia sugiere, entonces es probable que la información (memoria) que comprende nuestra conciencia (o alma) persista más allá de la muerte, integrándose a la conciencia del universo.

El canal estadounidense Science Channel tiene una interesante serie, Through the Wormhole, narrada por la sempiterna voz de Morgan Freeman, sobre los grandes misterios de la ciencia y de la mente humana. En un reciente capítulo se discute el fenómeno de la vida después de la muerte.

Uno de los científicos de frontera que más ha profundizado en este "agujero de gusano" es el físico y anestesiólogo Stuart Hameroff. El Dr Hameroff, junto con el eminente físico Roger Penrose, ha formulado una notable teoría que considera que la conciencia es un fenómeno cuántico y como tal es una propiedad fundamental de todo el universo.

"Nuestras almas están construidas de algo mucho más fundamental que las neuronas, están construidas por la misma tela del universo. Creo que la conciencia (o su precursor, llamémoslo protoconciencia) ha existido en el universo desde siempre, quizás desde el Big Bang".

Esta hipótesis recuerda la creencia budista e hinduista de que la conciencia está intrincada con el universo como un hilo en una tela — y tal vez es lo único que existe.

La ominosa voz de Morgan Freeman nos dice que "la conciencia cuántica podría explicar las experiencias cercanas a la muerte", a lo que Hameroff responde:

"Digamos que el corazón se detiene, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero la información cuántica que existe en los mircotúbulos no es destruida, no puede ser destruida, solo se distribuye  en el universo entero; si el paciente es resucitado, esta información cuántica puede regresar a los microtúbulos y el paciente puede creer que vio una luz blanca, un túnel o flotó fuera de su cuerpo. Ahora bien, si no revive y el paciente muere, tal vez esta información cuántica pueda existir fuera del cuerpo, indefinidadmente, como su alma".

En una entrevista anterior con el sitio Daily Grail, Hameroff apuntó:

"Bajo condiciones normales la conciencia ocurre en el nivel fundamental de la geometría del espacio-tiempo confinado al cerebro. Pero cuando el metabolismo que conduce la coherencia cuántica (en microtúbulos) se pierde, la información cuántica se filtra hacia la geometría del espacio-tiempo en el universo como totalidad. Siendo holográfica y entrelazada, no se disipa. De ahí que la conciencia (o la subconciencia, como la de un sueño) pueda persistir".

Hameroff hace referencia a la propiedad de las partículas subatómicas de formar estados de entrelazamiento cuántico entre sí, estos estados son tales que un grupo de partículas forma sistemas holísticos de intercambio de información instantánea, sin importar que las partículas estén a millones de kilómetros de distancia. El alma y nuestra memoria podrían ser sistema cuánticos, holográficos en el sentido de que en cada partícula de este sistema podría contener la totalidad de la información del mismo, como si en un fotón existiera toda la información de todas las estrellas. Tal vez el alma o la conciencia cuántica que habita un cuerpo al morir regresa a este estado de entrelazamiento cuántico con todas las partículas del universo, en lo que Phillip K. Dick entiende por anamnesis: un aspecto de la gnosis en el que el sistema recolecta la información (o la memoria) de un individuo como un todo, alimentándose de esta memoria para construir un nuevo circuito en el funcionamiento del programa o universo. Literalmente, el universo se alimenta de nuestra información, absorbe nuestra alma (pero más que perdernos ganamos ser todo el universo.)

Vivimos entonces en "piel holográfica", aquel inolvidable verso de Borges: "ser para siempre; pero no haber sido".