*

X
Viktor Hertz crea una reconfiguración semiótica de los logos de las marcas con las que más interactuamos cotidianamente, despojándolas de su irreal fachada marketingera

En la tradición del adbusting, Viktor Hertz ha creado esta serie de "logos honestos" en los que reconfigura el nombre de una serie de megacorporaciones con las que interactuamos cotidianamente para que digan con brutal y satírica sinceridad lo que en realidad nos están vendiendo. Una especie de publicidad al desnudo con momentos más logrados que otros como "La apariencia irreal" para L'Oreal, un "extendedor de pene", para Porsche o "Funcionará sólo por un rato" para Windows de Microsoft. El ejercicio es especialmente valioso si consideramos que estas grandes compañías se valen del marketing y de la cultura aspiracional para crear espejismos en sus consumidores.

Design -2 / 20 Honest logos

 

 

 

Design -3 / 20 Honest logos

Design -4 / 20 Honest logos

Design -5 / 20 Honest logos

Design -6 / 20 Honest logos

Design -7 / 20 Honest logos

Design -8 / 20 Honest logos

Design -9 / 20 Honest logos

Design -10 / 20 Honest logos

Design -11 / 20 Honest logos

Design -12 / 20 Honest logos

Design -13 / 20 Honest logos

Design -14 / 20 Honest logos

Design -15 / 20 Honest logos

Design -16 / 20 Honest logos

Design -17 / 20 Honest logos

Design -18 / 20 Honest logos

Design -19 / 20 Honest logos

Design -20 / 20 Honest logos

Millonario árabe inscribe su nombre en el desierto de forma que puede ser leído desde el espacio

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/25/2011

El jeque Hamad, uno de los hombres más ricos del mundo árabe, labró ostentosamente su nombre en el desierto a escala extraterrestre.

Nombre desde el espacio HAMAD.

Trabajadores inscribieron en la arena de Abu Dabhi la palabra "HAMAD" por órdenes del jeque Hamad bin Hamdan Al Nahyan. Este delirio megalomaníaco es característico de la opulencia de Dubai y Abu Dhabi y de la artificialidad de las fortunas descomunales. El nombre HAMAD puede ser visto desde el espacio, como si fuera una de la grandes maravillas del mundo con sus  dos millas de ancho y letras de un kilómetro de largo cada una, algunas de las cuales han sido convertidas en canales de agua.

El jeque Hamad, de 63 años, es parte de la clase gobernante de Abu Dhanbi y cuenta con una fortuna de 14 mil millones de dólares, la segunda más acaudalada en la zona después de la del rey de Arabia Saudita. En su casa, una pirámide, tiene una flota de más de 200 automóviles de lujo.

Su nombre fue dibujado sobre su propia isla, Al Futaisi.

[Disinfo]