*

X
Al parecer el triunfalismo fujimorista de hace unos días atrás se esfumo y ahora se encuentran sumergido en los miedos e incertidumbres políticas que quisieron sembrar en la ciudadanía peruana

Las elecciones peruanas se encuentran a tiro de urna. Fujimoristas y humalistas aumentan sus esfuerzos para convencer a ese 10% de peruanos y peruanas de que su opción es la que más conviene al interés general de la ciudadanía peruana. Los dados están en el aire y salvo el apoyo del Presidente Alan García a los fujimoristas no hay nada decidido aunque lo números hablan de un paulatino desgaste de la política del terror y del miedo de los fujimoristas. Las últimas tres encuestas del 27 y 29 de Mayo colocan la elección presidencial peruana en una situación de indefinición. Por ejemplo, la encuesta de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), señala que Keiko Fujimori tiene un 44.2% y Ollanta Humala un 43.7%. Mientras que la encuesta de IMASEN indica un 43.8% para Humala y un 42.5% para Fujimori. Finalmente, El Comercio, le da un 50.5% para Keiko y un 49.5% para Ollanta. Ello significa una caída promedio de la candidata fujimorista de cuatro puntos porcentuales en relación a  las dos últimas semanas y la existencia de un empate técnico entre ambos candidatos que puede decidirse con el voto de los peruanos en el extranjero, por señalar un caso. Faltando una semana para las elecciones del 7 de junio del 2011, no hay un claro ganador o ganadora y tendremos que esperar hasta ese día para ver esta definición de miedo si atendemos el mensaje central de los estrategas de campaña de Keiko Fujimori. Al parecer el triunfalismo fujimorista de hace unos días atrás se esfumo y ahora se encuentran sumergido en los miedos e incertidumbres políticas que quisieron sembrar en la ciudadanía peruana.

¿Por qué Keiko Fujimori está perdiendo ventaja?

Paradójicamente lo que hace fuerte a la candidata fujimorista también la debilita ante importantes sectores de la población peruana y ese activo es el legado de su padre Alberto Fujimori, gobierno del que ella también fue parte. Entre los indicadores que los fujimoristas expresan como positivos de la herencia del “Chino” hacia su hija tenemos: La pacificación del país; la reorientación de la economía del país hacia políticas neoliberales y el acercamiento hacia los Estado Unidos. Sin embargo su gobierno dejo al 50.4% de los peruanos en la pobreza, concentro la riqueza en el 10% de la población, las políticas de apertura a la explotación minera arrasaron con el medio ambiente en regiones andinas de Puno, Cuzco, Junín y Arequipa, con su gobierno se incremento la desforestación de la Amazonía y si sumamos los temas de corrupción, violaciones a los derechos humanos, una constitución aprobada gracias a las botas militares tenemos un completo panorama que nos explica porque Keiko Fujimori tiene tanto apoyo y tantos detractores. Si la tendencia continua seguramente tendremos de Presidente a Ollanta Humala.

¿Por qué Humala recupero terreno electoral ante Keiko Fujimori?

La campaña de Fujimori se baso en resaltar los supuestos aspectos negativos de Humala, que era un peligro para el Perú, que va nacionalizar todo lo que pueda, que es un aliado del terrorismo, que es un golpista, que Hugo Chávez está detrás del candidato de Gana Perú y que con su elección los avances en política económica se perderán. Sin duda alguna era la lógica del miedo del pasado frente a la seguridad del pasado. Las propuestas fujimoristas dejaron de lado el futuro y han presentado un plan de gobierno desarticulado, en el debate de los equipos técnicos de ambos candidatos prevaleció en el equipo de Ollanta Humala una sólida proyección del plan de gobierno en cuanto a la recuperación del Estado como eje articulador de las dimensiones políticas, económicas y sociales, mientras que el equipo de Fujimori siguió afincado en la retórica de más mercado para el Perú, mientras que en los temas de los derechos humanos y la corrupción quedaron a deber. Un punto importante de las propuestas humalistas fue la de pensión universal para todos los adultos mayores.

Otro factor que está inclinando la balanza hacia el sector de Gana Perú es el abierto apoyo del ex candidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski. Ciudadano estadounidense que postulo como candidato a la presidencia del Perú en la primera vuelta y quedo tercero en ella. Kuczynski está con Fujimori y Alan García está con Kuczynski. Sus apariciones en los medios escritos y electrónicos a favor de Fujimori han sido masivas. Sin embargo el factor étnico ha sido contraproducente en el sur, centro y en la Amazonía peruana, un ex candidato con fuerte acento extranjero no es una garantía de “peruanidad” para los ciudadanos peruanos de estas regiones. Si sumamos a ello el apoyo del conservador cardenal peruano Cipriani a Fujimori y las declaraciones del asesor de campaña de Keiko, en el sentido de que los fujimoristas “mataron menos” que otros partidos y gobiernos en el pasado, tenemos un cuadro que nos permite explicar y comprender la recuperación de Ollanta frente a Fujimori a una semana de las elecciones.

Quizás la mejor noticia para millones de peruanos y peruanas es que ya solo queda una semana para terminar con esta telenovela política. Independientemente de quién salga ganador de las elecciones del 7 de junio, todos y todas tendremos que levantarnos el día 8 de junio a trabajar. Por lo pronto que gane el menos peor.

http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20110529/3/node/354623/todos/15

http://www.losandes.com.pe/Nacional/20110527/50391.html

http://elcomercio.pe/elecciones/

http://peru21.pe/noticia/759958/trelles-nosotros-matamos-menos-que-otros

Te podría interesar:
La gimnasia política de Alan García y la familia Fujimori fracasó. Ollanta Humala ha sido elegido presidente del Perú en las más rudas y reñidas elecciones presidenciales de las que se tenga memoria

La gimnasia política de Alan García y la familia Fujimori fracasó. Ollanta Humala ha sido elegido presidente del Perú en las más rudas y reñidas elecciones presidenciales de las que se tenga memoria. Según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), la diferencia entre uno y otro con el 86.592 % de votos escrutados es de apenas 2 puntos: Fujimori suma 48.817% y Ollanta 51.183%. Pero ya es irreversible. Con este resultado los cambios que vienen a partir del 28 de julio del 2011 son muchos y si bien la mayoría de ellos tienen que ver con Humala, varios de ellos también tienen que ver con Fujimori.

Adiós Fujimori, hasta nunca Alan García

En las elecciones de 1990 se enfrentaron Mario Vargas Llosa contra Alberto Fujimori, ocasión en la que Alan García movió todo el aparato del Estado para favorecer a Fujimori, involucrando incluso a Vladimiro Montesinos, quien aceitó los servicios de inteligencia peruanos para ofrecer información estratégica que allanaron el camino a Fujimori para conseguir la Presidencia de la República, recurriendo al espionaje telefónico, la intimidación y al desvió de recursos estatales. Alan García esperaba contar así con un aliado que lo proveyera de la protección necesaria para cubrir los fracasos de su deplorable gobierno (1985–1990). Pero Fujimori decidió implementar su propia ruta y el 5 de abril de 1992 dio un golpe de estado que culminó con el exilio de Alan García el la puesta en marcha de una compleja dictadura cívico-militar que llegaría a su fin, institucionalmente, sólo después de ocho años. Entonces, la Dictadura Fujimorista abandonó buena parte del poder político pero conservó feudos en el Poder Judicial, las Fuerzas Armadas y Policiales y en la clase empresarial. Pero no sólo eso: dejó como herencia una cultura política sostenida en el neoliberalismo económico, el miedo político y la hegemonía de Lima sobre el resto del país. Hegemonía que tuvo su punto fuerte en la alianza realizada entre las fuerzas de Alan García y el Fujimorismo durante el período 2006-2011.

En este sentido las elecciones presidenciales del 2011 significaron un fortalecimiento de la alianza García-Fujimori pero también el inicio de su declive. El avance de Ollanta en las preferencias electorales fusiono aún más sus intereses y permitió la salida del clóset de la más rancia y conservadora derecha peruana: Pedro Pablo Kuczynski (ex candidato presidencial en la primera vuelta), Jaime Bayly, El Comercio, entre otros actores, se aliaron para denostar al candidato nacionalista y comparten por ello el sabor de la derrota. Las cosas hoy en día son claras en la política peruana. Ya sabemos quiénes son de izquierdas y quienes son de derechas. Hay en el aire político peruano la sensación de iniciar una verdadera transición a la democracia, de decirle hasta nunca al autoritarismo peruano y con ello darle un adiós a Fujimori.

Otro de los grandes derrotados es Alan García. Arquitecto inicial de Fujimori mira con preocupación los resultados electorales. Su partido, el APRA, no presentó candidato presidencial y sus cuadros apoyaron a Keiko Fujimori desesperadamente. Con la derrota no tienen quién vele por su impunidad y seguramente los casos de corrupción para un gobierno que cuenta con menos del 30% del apoyo popular serán materia fresca para que Ollanta inicie por ahí su campaña contra la corrupción. Alan García y su entorno lo saben y seguramente veremos a muchos de sus colaboradores desfilar por los tribunales peruanos a partir del 28 de julio del 2011, fecha en que asume funciones el Presidente electo.

La victoria de Ollanta Humala del día 5 de Junio del 2011 en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del Perú inicia un camino inédito por la izquierda. Mientras tanto, la derecha peruana queda herida gravemente y sus líderes contemporáneos, Alberto Fujimori y Alan García, comparten el fracaso: Keiko Fujimori. Su proyecto político fue rechazado por la mayoría de los peruanos y peruanas del interior del país. Lima, el gran eje político peruano, ha sido también la gran derrotada por las provincias amazónicas y andinas.

La Nueva Concertación de Centro-Izquierda peruana

Sin duda alguna el cuadro político peruano se ha transformado radicalmente. Los partidos tradicionales hoy en día son parte del pasado o muestras museográficas de una forma de entender la acción política que ya fue. El Fujimorismo tendrá que pasar por el calvario de una justicia necesaria y el nuevo bloque en el poder integrado por personajes antaño disímiles y encontrados, deberá buscar nuevas vías de concertación y consenso para gobernar para todos y todas las peruanas. En este sentido, personajes como Mario Vargas Llosa y el ex presidente Toledo serán vitales para esta nueva configuración democrática. Ollanta, en su discurso de victoria, aceptó este reto llamando a formar una amplia concertación política que gobierne para todos los peruanos.

Un último punto para reflexionar es el terremoto, en términos de la geopolítica andina,  que significa el triunfo de Ollanta. Se quiebra la columna internacional de apoyo para los Estados Unidos y Obama en los Andes. El eje Colombia, Perú y Chile se dislocó y solo quedan dos gobiernos de derechas en la región: Chile y Colombia. Seguramente el Perú de Ollanta Humala virará hacia Brasil. Esa vieja frase de que cuando hay un gobierno demócrata en los Estados Unidos se incrementan los gobiernos de derechas en América Latina es parte del pasado y lanza una señal de alerta para otras elecciones importantes que se vienen en el 2012: las elecciones presidenciales de México. La izquierda en América latina no estaba muerta ni andaba de parranda, supo aprender de sus errores y ya está gobernando la mayor parte de la región. Mientras que la derecha no salga de su lógica de más mercado y más marketing político, seguirá perdiendo terreno político.

En fin: las elecciones peruanas han concluido y desde la posición de este articulista el Perú salió ganando, un Fujimori en el poder hubiera significado un desastre terrible y, según dijo nuestro Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, la opción era darle más democracia al Perú. Hoy no ganó el menos peor y si Ollanta cumple con su promesa de más crecimiento económico con más distribución e inclusión social, el gran ganador será el Perú. Su camino está por iniciarse y ya veremos qué pasa. De momento, lo cierto es que la ilusión de muchos peruanos pobres brilla más que nunca. Ollanta Humala es el presidente electo, pese a quién le pese.

Links

http://www.larepublica.pe/05-06-2011/patricio-navia-el-desafio-de-ollanta-sera-convertir-los-temores-en-esperanza

http://www.larepublica.pe/06-06-2011/mario-vargas-llosa-hay-que-cicatrizar-heridas-y-reconciliar-la-familia-peruana

http://www.larepublica.pe/05-06-2011/ollanta-humala-el-pueblo-ha-emitido-su-veredicto-sin-miedo

http://elcomercio.pe/politica/771342/noticia-mapa-electoral-humala-se-impuso-centro-sur-selva

http://elcomercio.pe/politica/770539/noticia-mvll-mi-trabajo-ha-terminado-victoria-ollanta-humala