*

X
Al parecer el triunfalismo fujimorista de hace unos días atrás se esfumo y ahora se encuentran sumergido en los miedos e incertidumbres políticas que quisieron sembrar en la ciudadanía peruana

Las elecciones peruanas se encuentran a tiro de urna. Fujimoristas y humalistas aumentan sus esfuerzos para convencer a ese 10% de peruanos y peruanas de que su opción es la que más conviene al interés general de la ciudadanía peruana. Los dados están en el aire y salvo el apoyo del Presidente Alan García a los fujimoristas no hay nada decidido aunque lo números hablan de un paulatino desgaste de la política del terror y del miedo de los fujimoristas. Las últimas tres encuestas del 27 y 29 de Mayo colocan la elección presidencial peruana en una situación de indefinición. Por ejemplo, la encuesta de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), señala que Keiko Fujimori tiene un 44.2% y Ollanta Humala un 43.7%. Mientras que la encuesta de IMASEN indica un 43.8% para Humala y un 42.5% para Fujimori. Finalmente, El Comercio, le da un 50.5% para Keiko y un 49.5% para Ollanta. Ello significa una caída promedio de la candidata fujimorista de cuatro puntos porcentuales en relación a  las dos últimas semanas y la existencia de un empate técnico entre ambos candidatos que puede decidirse con el voto de los peruanos en el extranjero, por señalar un caso. Faltando una semana para las elecciones del 7 de junio del 2011, no hay un claro ganador o ganadora y tendremos que esperar hasta ese día para ver esta definición de miedo si atendemos el mensaje central de los estrategas de campaña de Keiko Fujimori. Al parecer el triunfalismo fujimorista de hace unos días atrás se esfumo y ahora se encuentran sumergido en los miedos e incertidumbres políticas que quisieron sembrar en la ciudadanía peruana.

¿Por qué Keiko Fujimori está perdiendo ventaja?

Paradójicamente lo que hace fuerte a la candidata fujimorista también la debilita ante importantes sectores de la población peruana y ese activo es el legado de su padre Alberto Fujimori, gobierno del que ella también fue parte. Entre los indicadores que los fujimoristas expresan como positivos de la herencia del “Chino” hacia su hija tenemos: La pacificación del país; la reorientación de la economía del país hacia políticas neoliberales y el acercamiento hacia los Estado Unidos. Sin embargo su gobierno dejo al 50.4% de los peruanos en la pobreza, concentro la riqueza en el 10% de la población, las políticas de apertura a la explotación minera arrasaron con el medio ambiente en regiones andinas de Puno, Cuzco, Junín y Arequipa, con su gobierno se incremento la desforestación de la Amazonía y si sumamos los temas de corrupción, violaciones a los derechos humanos, una constitución aprobada gracias a las botas militares tenemos un completo panorama que nos explica porque Keiko Fujimori tiene tanto apoyo y tantos detractores. Si la tendencia continua seguramente tendremos de Presidente a Ollanta Humala.

¿Por qué Humala recupero terreno electoral ante Keiko Fujimori?

La campaña de Fujimori se baso en resaltar los supuestos aspectos negativos de Humala, que era un peligro para el Perú, que va nacionalizar todo lo que pueda, que es un aliado del terrorismo, que es un golpista, que Hugo Chávez está detrás del candidato de Gana Perú y que con su elección los avances en política económica se perderán. Sin duda alguna era la lógica del miedo del pasado frente a la seguridad del pasado. Las propuestas fujimoristas dejaron de lado el futuro y han presentado un plan de gobierno desarticulado, en el debate de los equipos técnicos de ambos candidatos prevaleció en el equipo de Ollanta Humala una sólida proyección del plan de gobierno en cuanto a la recuperación del Estado como eje articulador de las dimensiones políticas, económicas y sociales, mientras que el equipo de Fujimori siguió afincado en la retórica de más mercado para el Perú, mientras que en los temas de los derechos humanos y la corrupción quedaron a deber. Un punto importante de las propuestas humalistas fue la de pensión universal para todos los adultos mayores.

Otro factor que está inclinando la balanza hacia el sector de Gana Perú es el abierto apoyo del ex candidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski. Ciudadano estadounidense que postulo como candidato a la presidencia del Perú en la primera vuelta y quedo tercero en ella. Kuczynski está con Fujimori y Alan García está con Kuczynski. Sus apariciones en los medios escritos y electrónicos a favor de Fujimori han sido masivas. Sin embargo el factor étnico ha sido contraproducente en el sur, centro y en la Amazonía peruana, un ex candidato con fuerte acento extranjero no es una garantía de “peruanidad” para los ciudadanos peruanos de estas regiones. Si sumamos a ello el apoyo del conservador cardenal peruano Cipriani a Fujimori y las declaraciones del asesor de campaña de Keiko, en el sentido de que los fujimoristas “mataron menos” que otros partidos y gobiernos en el pasado, tenemos un cuadro que nos permite explicar y comprender la recuperación de Ollanta frente a Fujimori a una semana de las elecciones.

Quizás la mejor noticia para millones de peruanos y peruanas es que ya solo queda una semana para terminar con esta telenovela política. Independientemente de quién salga ganador de las elecciones del 7 de junio, todos y todas tendremos que levantarnos el día 8 de junio a trabajar. Por lo pronto que gane el menos peor.

http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20110529/3/node/354623/todos/15

http://www.losandes.com.pe/Nacional/20110527/50391.html

http://elcomercio.pe/elecciones/

http://peru21.pe/noticia/759958/trelles-nosotros-matamos-menos-que-otros

Ex líderes globales: un fracaso la guerra contra las drogas, éstas deben legalizarse

Política

Por: pijamasurf - 05/29/2011

Los ex presidentes Zedillo, Cardoso, Gaviria, el ex secretario de la ONU Kofi Annan y otras personalidades de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas concluyen que es necesario un cambio radical en la política que predomina actualmente en el combate a las drogas.

La Comisión Global de Políticas sobre Drogas ha concluido lo evidente: que la guerra contra las drogas es un fracaso y que la prohibición de ciertas sustancias no funciona. Aunque esta comisión está integrada por un destacado grupo de políticos que en algún momento tuvieron los más importantes puestos públicos, su recomendación de legislar algunas drogas es insignificante en la práctica. Esta revelación sintomática descubre cómo funciona el andamiaje político de la prohibición de las drogas: sólo los ex presidentes, los ex ministros y ex secretarios recomiendan lo que a cualquiera con un poco de sentido común (y algo de incorruptibilidad) le es obvio, probablemente porque fuera del poder (y su compromiso con los intereses creados) les es más fácil expresar sincera y sensatamente su opinión personal y de igual forma sólo fuera de la ejecución política dejan de estar supeditados y maniatados por el supragobierno que controla el negocio de las drogas.

La Comisión Global de Políticas sobre Drogas está integrada por los ex presidentes Ernesto Zedillo, Fernando Henrique Cardoso, César Gaviria y  Ruth Dreifuss, así como por personalidades como el ex secretario de Estado George Shultz, el ex jefe de la Reserva Federal Paul Volcker, el ex secretario general de la Organización de las Naciones Unidas Kofi Annan, el empresario playboy Richard Branson y los intelectuales Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, entre otros.

La ONU estima que el consumo de opio se ha incrementado en un 35% entre 1998 y 2008, el de la cocaína en un 27% y el del cannabis en un 8.5%; al mismo tiempo, la violencia alrededor de las drogas ilegales se ha disparado.

"Ya no podemos ignorar que el grado al que han llegado la violencia, el crimen y la corrupción ligados a la droga en América Latina es resultado de políticas fracasadas de la guerra contra la droga. Ahora es momento de romper el tabú sobre la discusión de todas las opciones de política de drogas, incluyendo alternativas a la prohibición”, afirmó el ex presidente de Colombia César Gaviria en un comunicado de prensa de la Comisión.

“La guerra contra las drogas ha fracasado en reducir el uso de estupefacientes, pero ha llenado nuestras cárceles, ha costado millones en dólares de los contribuyentes, nutrido al crimen organizado y causado miles de muertes. Necesitamos un nuevo camino, uno que retire el poder de las manos del crimen organizado y trate a gente con problemas de adicción como pacientes, no como criminales”, declaró el empresario Richard Branson.

La Comisión dijo en un informe que las políticas de criminalización contra los consumidores impiden impulsar iniciativas de salud pública para abordar las consecuencias del consumo de droga e implican enormes gastos en encarcelación y otras medidas. Sin embargo, sin importar que, hasta la fecha, este sea uno de los organismos de mayor relevancia en hacer semejante recomendación, prontamente los gobiernos de Estados Unidos y México han respondido desestimando y rechazando el dictamen.

El zar antidrogas de Estados Unidos, Gil Kerlikowske,  rechazó la recomendación del panel al asegurar que legalizar las drogas sólo contribuiría a esparcir más "la enfermedad" de la adicción y lastimaría a la sociedad. De igual manera (¿como en un eco de marioneta?), el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, dijo que el gobierno mexicano "rechaza categóricamente la apreciación de que en nuestro país un mayor esfuerzo en la aplicación de la ley por parte de la autoridad tendrá como resultado un incremento en la violencia de los narcotraficantes", en franca oposición a las sugerencias Comisión. Llama la atención, dicho sea de paso, que el gobierno se autoasuma como un organismo con categoría, pero dicen que México es un  país surrealista. Aunque sería todavía más increíble, totalmente fuera de la lógica más ordinaria, que Felipe Calderón declarara, después de dejar la presidencia en 2012, que las drogas deberían de legalizarse, tal y como lo hicieron Fox y Zedillo en iguales condiciones.

Independientemente de estos vaivenes políticos, lo cierto es que las drogas no se legalizan porque representan un enorme negocio para los que pueden tienen el poder de repartir y servirse cuantas tajadas quieran.  No es casualidad que el dinero del narcotráfico haya rescatado a los bancos de la crisis económica del 2008, según el zar de las drogas de la ONU, Antonio María Costa. La realidad es que la gente que muere por la violencia relacionada con la guerra contra las drogas es víctima de la mafia de cuello blanco que se regodea en lo más alto de la pirámide financiera global.

[BBC]