*

X

Desnuda entre cerdos industriales para generar conciencia

Por: pijamasurf - 04/10/2011

Al desnudarse en un corral de cerdos industriales en “The Pig That Therefore I Am” la artista Miru Kim busca atraer la mirada del consumidor al procesamiento industrial de animales como alimento.

Más allá de las prácticas y preferencias alimenticias de cada persona, parece innegable el hecho de que la cría industrial de animales es un fenómeno decadente que no habla bien del modo en que nos relacionamos ni con nuestro entorno natural ni con uno de los factores más importantes en nuestra vida: el alimento.

Tal vez por ello la artista Miru Kim decidió utilizar su propio cuerpo desnudo para invitarnos a reflexionar sobre nuestra relación con el reino animal y con el trato que reciben algunas de sus especies antes alimentarnos con ellas. La serie de fotografías logradas por Kim nos muestran su sensual torso desnudo, sigilosamente entremezclado con los lomos de cientos de cerdos que comparten un estrecho corral mientras se alimentan y esperan su ineludible muerte y eventual procesamiento a manos de una máquina.

En el manifiesto artístico de su obra The Pig that Therefore I am, Miru Kim no asume una postura a favor o en contra de consumir carne de cerdo, simplemente te invita a echar un vistazo, de la mano de su cuerpo desnudo, al hecho de que 1,200 millones de cerdos mueren anualmente por estar destinados a alimentar a la población mundial, y la mayoría de ellos son mantenidos en condiciones denigrantes (si denigras tu alimento lo más probables es que termines denigrándote a ti mismo) y aprovecha para discutir la idea de que “el modelo del siglo XVII en el cual los animales eran concebidos como máquinas ha sido reemplazado en los últimos tiempos: ahora los animales son vistos como materiales en bruto que generan ganancias monetarias en la producción de cantidades masivas de alimento”.

Ver más fotos de “The Pig that Therefor I am”

Nota cortesía de Ecoosfera

Adele Edwards, la mujer que no puede dejar de comer sofás

Por: pijamasurf - 04/10/2011

Tan sólo el año pasado Adele Ewards comió 7 sofás y dos sillas; padece una raro desorden alimenticio llamado Pica, y su vida podría peligrar sino deja de sucumbir a la tentación de comer gomaespuma

Adele Edwards, una mujer de 31 años, habitante de Brandenton, Florida, lleva poco más de 20 años comiendo la espuma interior de los sofás. Según el diario Daily Mail, Adele comió 7 sofás el año pasado y 2 sillas (por lo cual tal vez no sea buena idea ir al baño o dejar desastendido si Adele está en tu sala). Más allá de lo raro y hasta divertido del asunto, la adicción de Adele es bastante gave y podría estar poniendo en juego su vida.

La Sra Edwards, madre de 5 hijos, padece un desorden llamado Pica que es más común entre mujeres embarazadas y niños y la cual hace que una persona que carece de ciertos nutrientes desarrolle apetito por  sustancias no nutrientes, como el gis, las monedas, las baterías o la tierra.

Todo empezó cuando tenía 10 años de edad y su primo le dijo que comieran el relleno de un cojín por pura diversion. “Tenía 10. Me gusto el sabor, me gusto la forma en la se sentía dentro de mi boca”. Ese día marcó su destino y la llevó una relación de 20 años con la gomaespuma que compone a la mayoría de los sofas.

Actualmente Adele consume 15 veces al día sofá y come el equivalente a tres almohadas a la semana.  No lo hace, sin embargo, frente a su familia, y su prometido intenta limitar la cantidad que consume.

Los doctores le han advertido que si sigue así podría tener consecuencias fatales, ya que podría desarrollar un bloqueo estomacal y sus intestinos podrían llegar a explotar.  Incluso Adele ya tuvo que ser internada por un bloqueo, que por suerte no llegó a mayores. Pese a esto no puede dejar de comer esta gomaespuma, acaso es demasiado deliciosa, una forma sintética de Venus.