*

X
Al parecer el ajedrez político de Alán García se está derrumbando, su apuesta de apoyar a Fujimori y a Kuczynski, con la finalidad de dividir los votos y restarle apoyo a Toledo y a Humala no está funcionando
Desde hace cerca de un año la clase política del país andino ha preparado a sus ciudadanos para este crucial momento electoral. Del amplio abanico de candidatos, el primer elemento que sorprende es la ausencia de un representante del Partido Aprista Peruano. Alan García y la dirigencia aprista decidieron bajarse del protagonismo electoral a pesar suyo, las razones que los movieron a esta decisión son muchas, entre ellas tenemos un reducido apoyo de la ciudadanía a la gestión del Presidente García; escándalos de corrupciones relacionadas con su anterior Primer Ministro, Jorge Del Castillo y con miembros prominentes de su gobierno; espionajes criollos; grabaciones clandestinas a sus adversarios; el fracaso de sus políticas de gobierno en seguridad pública y transparencia; su afán privatizador de la Amazonía peruana; además de su política internacional incondicional a los intereses de los Estados Unidos. Todas ellas han armado un explosivo e indigesto ceviche político que ha hecho del Partido de Gobierno (el APRA de Alan García), la opción política más detestable para los peruanos. ¿Pero qué opciones quedan para los electores? Las respuestas son variopintas y en ellas se dibuja la mano de Alan Garcia, quién ha falta de candidato propio, promueve desde su fuego intimo y no tan intimo las candidaturas de Keiko Fujimori y de Pedro Pablo Kuczynski, personeros que también cuentan con las simpatías de Washington, aunque hay que aclarar que Alejandro Toledo sería un excelente Presidente para Obama. En el otro lado del ring mediático Ollanta Humala, figura de las pasiones nacionalistas peruanas trata de colocarse al centro del ruedo político y  aparecer como un candidato serio, maduro y responsable, lejos de las manifestaciones hormonales, populistas y antiimperialistas de Hugo Chávez. Humala lo está consiguiendo y hoy en día lidera las encuestas. Completa la lista de los protagonistas de esta conjura electoral el ex alcalde de Lima, Luis Castañeda, quién de favorito absoluto, paso a quinto absoluto, desinflado y en baja electoral, seguramente vera desde su balcón la definición de la segunda vuelta entre algunos de los primeros cuatro candidatos mencionados. El resto de los postulantes a la presidencia no cuentan salvo para la anécdota. Por otra parte, es importante tomar en cuenta las encuestas de los barómetros de la democracia peruanos (DATUM e IPSOS), cuyos resultados son no aptos para cardiacos. Humala, cuenta con una intención del voto de 21.2%, mientras que Keiko Fujimori lo sigue muy de cerca con un 20.7%, en tanto Alejandro Toledo no se queda atrás con un 20.1%, en tanto los otros dos candidatos importantes van a la baja, Pedro Pablo Kuczynski, el ciudadano estadounidense, con vocación presidencial peruana apenas alcanza el 14.6% y más atrás, Luis Castañeda con raquítico 13.9%. Así, los números nos confirman que la pelea está entre los tres primeros, en algo que los encuestologos llaman “empate técnico”. Brasil, Estados Unidos y Alan García Al parecer el ajedrez político de Alán García se está derrumbando, su apuesta de apoyar a Fujimori y a Kuczynski, con la finalidad de dividir los votos y restarle apoyo a Toledo y a Humala no está funcionando. El respaldo del Partido de los Trabajadores de Brasil a Humala y el desgaste del sueño estadounidense en el imaginario colectivo de los peruanos están encaminando a los partidarios del nacionalismo moderado a la Casa de Pizarro. No es un dato menor que el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, haya calificado este proceso electoral de una “payasada”, y que el ciudadano estadounidense, postulante a la Presidencia del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, se haya quejado de la intervención extranjera brasileña, afirmando en todo caso que: “los brasileños son mejores que la gente de (Hugo) Chávez”. Y ciertamente que George Bush. En fin, el Perú va camino hacia importantes cambios políticos, transformaciones que sin duda influirán en la relación entre Suramérica y los Estados Unidos. Solo quedan dos semanas y esperemos que gané, como diría un amigo, el menos peor. Vínculos y links: http://elcomercio.pe/politica/734073/noticia-ppk-cuestionointervencion-gobierno-extranjero-humala http://www.larepublica.pe/27-03-2011/encuesta-de-apoyo-confirma-humala-en-el-primer-lugar http://elcomercio.pe/politica/734025/noticia-ipsos-apoyo-seis-partidos-politicos-pasarian-valla-electoral  
Te podría interesar:

¿Son necesarios los gobiernos? Bélgica cumple un año sin uno

Política

Por: pijamasurf - 03/28/2011

Pese a cumplir un año sin un gobierno federal -el récord mundial- debido a diferencias etnolingüísticas, Bélgica se mantiene con una economía sana

Cuando un latinoamericano piensa en Bélgica, seguramente le vienen a la mente los waffles, Jean Marie Pfaff y una sociedad civilizada donde reina el orden (y yace la sede de la Unión Europea). Y sin embargo, para destruir el cliché Bélgica lleva más de un año sin un gobierno, rompiendo ampliamente el récord de Irak.

Este impasse politico, sin embargo, debe matizarse ya que aunque para muchos belgas es avergonzante, en la praxis no tener gobierno no ha sido nada desastroso para este país, incluso la encomía ha tenido un sano crecimiento. Lo cual desde la óptica latinoamericana, acaso sobrextendiendo la especulación, nos hace preguntarnos ¿en realidad necesitamos un gobierno: mantener  a toda una viciada clase política?

El ex primer ministro belga y ahora presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, dijo aDe Standaard que la situación es “patética” pero que “nuestros fundamentos económicos están sanos”

El anquilosamiento de la política belga obedece a las diferencias lingüísticas y étnicas entre franceses, flamencos y holandeses.

El gobierno de Yves Leterme, del partido cristiano flamenco democrático, colapsó en abril pasado. La elección de junio sólo reforzó los conflictos lingüísticos, políticos y culturales que paralizan al país con una victoria para separatistas flamencos en el norte donde hablan holandés y  para  la izquierda francófona en el sur.

Leterme ha dicho que un gobierno de coalición tardará al menos tres más en formarse pero que el tiempo apremia ya que existen políticas sobre las cuales sera necesario decidir próximamente.

Bélgica ha podido mantenerse sin un gobierno nacional, ya que es un país poco centralizado.

[BBC]