*

X
La 'lealtad' en un país que ha vendido su identidad pierde sentido y, en cambio, cuando esta lealtad es a Estados Unidos, tiene un costo funesto

Las recientes luchas electorales que se escenificaron en Guerrero y en Baja California Sur, fueron unos verdaderos sainetes que sólo confundieron más a los confundidos espectadores-electores que votaron por candidatos disfrazados como tartufos con todas las banderías políticas en competencia por el mercado del poder. Se han desdibujado las ideologías en una mezcolanza de intereses políticos, económicos y delicuenciales.

Y mientras se solazan en las grillas partidistas, la guerra contra la supuesta delincuencia organizada sigue sin final posible.  ¡Ah, pero el señor Calderón hace el paseíllo llamado de la “marcha de la lealtad” en remembranza a esa marcha de los cadetes de Chapultepec acompañando a Francisco I. Madero! Ya sabemos cuál lealtad ofrecieron los miembros de las fuerzas armadas a Calderón, en primerísimo lugar los secretarios de la defensa y de la marina, la lealtad en los sueldos que cobran, por ejemplo el general secretario, que se mete 1 millón, 859, 712 morlacos, muy sabrosos y así p´al real todos los demás heroicos militares mexicanos.

Y la lealtad se prueba en el campo de batalla, o sea, en los negocios que se realizan en la supuesta guerra contra la delincuencia organizada con la promotoría de los Estados Unidos. La compra de armas y ventas de drogas a los gringos.

Lo malo de tanta “lealtad” es que se está generando una crisis marca madre, que busca destruir el tejido social que nos mantiene frágilmente unidos, y así imponer los intereses combinados de los USA y sus socios locales que mal gobiernan en este desdichado país.

El saldo del gran negocio, salta a la vista, más de 30 mil muertos que no tienen nombre y que vagan como almas en pena que no tiene un sepulcro para descansar, “una nación rota, despoblada y destruida irremediablemente”, a menos que se organice y se levante el pueblo contra el destino trágico y ominoso que le depara la oligarquía y el imperialismo.

La bachicha

Se fue Mubarak, se quedó el ejército. La plaza Tahrir vive.

Te podría interesar:

Genera confusión sátira en torno a la fricción diplomática entre Francia y México

Política

Por: Samuel Mesinas - 02/16/2011

La supuesta agresión que reportó la prensa mexicana por parte de franceses a la exposición del pintor juchiteco Demián Flores en París fue una broma.

Por motivo de la fractura diplomática entre Francia y México por el caso de Florence Cassez, la televisión gala realiza bromas al respecto con cámaras escondidas, lo mismo en supermercados, bares y en la embajada mexicana, donde se pide la liberación de la francesa acusada de secuestro; la galería Talmart donde expone el pintor oaxaqueño fue una de los embaucados.

La exposición Devorations, inaugurada el 3 de marzo en dicha galería en el centro de París, fue una de las víctimas del programa Acciones discretas; además otras personas en supermercados, restaurantes y el mismo personal de la embajada en París, según se lee y se observa en el video que ya circula en la red.

El productor de dicha emisión, Yves Le Rolland, ignorante de la dimensión que tomó el asunto en México, se asombró al conocer los hechos expuestos por la prensa mexicana y señaló: "pero entonces, ¿allá la gente habló de eso? ¡ Genial! ¡ Es ridículo!… Hasta no seleccionamos la secuencia al montaje porque era no muy buena, sino bastante ligera”.

La nota publicada por un portal llamado Le Grand Journal especializado en temas de México en Francia, señala que entrevistó al productor, quien acotó al respecto: “No nos pronunciamos en absoluto sobre el asunto, la idea era más bien burlarse de la actitud sarkoziana que consiste en sacar el pecho. ¡Aquellos que vieron la emisión lo habrán comprendido bien! Pasamos de la boca del gobierno francés y de lo que hace para Florencia Cassez, los ridiculizamos completamente, todo esto no tiene ningún sentido, al contrario, ¡hay que decir que hay una gente en Francia que no participa en esto!”.

El caso recuerda a lo sucedido en el programa inglés Top Gear donde se habló de manera peyorativa de los mexicanos, el cual también tensó por algunos días las relaciones debido al reclamo realizado por el embajador Eduardo Medina Mora quien solicitó una disculpa expresa de parte de la producción por los comentarios ahí vertidos.

Ver video

* Por Samuel Mesinas, civitas psiconaútico, free lance irreverente de origen montañesco. Reportero Cultural en algunos medios, El Universal, Diario Monitor, Milenio; revistas nacionales e internacionales, Proceso, Alma Magazine (EU). Actualmente dirige Peatonal, Arte y Política en el Espacio Público y colabora para Pijama Surf.