*

X
Investigadores descubren que el ADN puede brincar de su tradicional forma de doble hélice a una variedad de formas distintas y aún así mantener completa funcionalidad, lo que revela una nueva capa de información genética

No sólo el ADN parece tener propiedades telepáticas y hasta teletransportarse, también sabe bailar. El código biocósmico que llamamos ADN sorprendió a investigadores en un reciente estudio al "brincar" de su tradicional forma de doble hélice a una variedad de formas distintas y aún así manteniendo completa funcionabilidad. Según este estudio de la Universidad de Michigan, el ADN toma una forma alternativa el 1% del tiempo.

Los científicos usaron una técnica de resonancia magnética nuclear para observar este estado excitado del ADN y creen que usando esta técnica podrán detectar otros estados fugitivos en los que el ADN cambia rápidamente de forma.

Lo más interesante quizás es que esta danza metamórfica del ADN parace revelar un nuevo nivel de información en el código genético, ya que al flexionar las bases y las secuncias del código se modifican las críticas interacciones entre el ADN y las proteínas. "La data sugiere que existen múltiples capas de información almacenadas en el código genético", dijo Hashim M. Al Hashimi de la Universidad de Michigan.

No cabe duda que dentro de nosotros yace una fascinante sustancia cósmica cuyas capacides de transmisón de información y mutación, y en este sentido de materialización de un organismo vivo, son apenas sospechadas. Aunque hemos descubierto el texto del genoma, aún no sabemos del todo lo que el ADN puede hacer: todo su potencial. Tal vez las hélices del ADN puedan tomar formas de estrellas, mandalas o hasta dodecaedros, trazando diseños más complejos en un proceso de evolución y diversidad ilimitado. La eterna escalera espiral o serpiente danzando dentro de ti, haciendo yoga con tu conciencia.

Te podría interesar:

Nuevo sistema de sensores muestra cuándo “Big Brother” te está vigilando

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/02/2011

Un genial sistema para combatir un estado vigilante revela cuando una cámara, un micrófono y otros aparatos están siendo usados para grabarte

Un nuevo sistema de sensores llamado "sensor tricorder" (en homenaje a Star Trek) permite a sus usuarios escanear con sus teléfonos móviles la localización de cámaras de circuito cerrado y micrófonos y recibir información de cómo y hacia dónde se está enviando esa información.

La tecnología está siendo desarrollada en la Universidad de California, en Davis, por la Universidad de Washington y por Intel.

Cada aparato lleva una pantalla que despliega un código QR (Quick Response), un código de barras bidimensional que puede ser leído por la cámara de un smartphone. Cada 5 minutos el sistema de sensores genera un nuevo código QR que codifica un reporte de privacidad detallando si te están grabando y si el material está siendo almacenando. El reporte incluye actividad pasada en el sensor, por lo cual puedes checar si has sido monitoreado antes.

Simon Davies, de Privacy International, cree que el sistema tiene mucho potencial para asistir en la protección de la privacidad pero que invita a nuevos riesgos, ya que la policía o compañías de seguridad podrían exigir que se desarrollen nuevos aparatos para pasar desapercibidos o una exención de responsabilidades legales. Por otra parte también podrían hacer difícil que se instalen sensores de QR en aparatos móviles para desalentar a los usuarios o formar alianzas con empresas para que estos no suceda.

De cualquier forma esta tecnología tiene, algo que es raro, un uso que parece dar poder a los ciudadanos y no a los gobiernos y a la milicia, algo que ciertamente celebramos como un hack cultural, aunque proviene de organismos que son parte de la estructura paradigmática que promueve la hipervigilancia. Claro que sería todavía mejor un aparato capaz no sólo de detectar la vigilancia sino de desactivarla: de hacernos escabullir del ojo ubicuo del Gran Hermano.

[New Scientist]