*

X

WikiLeaks revela guerra diplomática de EUA promoviendo alimentos genéticamente modificados

Política

Por: pijamasurf - 01/03/2011

Trabajando directamente para Monsanto, diplomáticos de Estados Unidos amenazaron con sanciones comerciales a países que rechazaran los cultivos genéticamente modificados e iniciaron una campaña mundial para promover esta nociva forma de cultivar la tierra y los peligrosos alimentos que genera

Cables filtrados por WikiLeaks muestran que Estados Unidos se ha embarcado en una cruzada mundial para promover los alimentos genéticamente modificados, favoreciendo a empresas estadounidenses como Monsanto y con completa desconsideración de los riesgos a la salud y daños a la tierra que el cultivo de estos alimentos genera.

Un cable de la embajada de Estados Unidos en París recomienda iniciar una guerra comercial con países de la Unión Europea que se oponen a los cultivos genéticamente modficados (GM). En respuesta a la prohibición de una variedad de maíz GM de Monsanto en el 2007, el embajador Craig Stapleton, ex socio del presidente George Bush, pidió a Washington penalizar a países que se negaran a apoyar estos cultivos. El embajador recomendó contraatacar y "causar dolor a lo largo de la Unión Europea", para hacer surgir las voces en pro de la biotecnología.

Otros cables muestran que la estrategia de empujar los cultivos genéticamente modificados fue difundida a lo largo del mundo, tal es el caso de África donde se llevaron a cabo operaciones de inteligencia para sesgar las políticas locales en torno a la agricultura genéticamente modficada.

Estados Unidos enfocó parte de su esfuerzo en convencer a obispos católicos en países en vía de desarrollo que se oponen a estos controversiales cultivos  que son promovidos bajo la bandera de acabar con el hambre pero que ha sido demostrado que provocan una larga lista de efectos nocivos para la salud, como cáncer o mutaciones genéticas.

Cables de la embajada de Estados Unidos en el Vaticano muestran que Estados Unidos cree que el Papa apoya ampliamente el uso de cultivos genéticamente modificados después de un largo lobby de los consejeros de la Santa Sede, pero que le gustaría ver que el Papa se pronunciara en público a favor de estos cultivos. Los cables señalan que el consejero especial de biotecnología de Estados Unidos cabildeó a consejeros del Vaticano para que el Papa declarara en público su apoyo.

Los cables, además, muestran que diplomáticos estadounidenses trabjaron directamente para compañías como Monsanto (una empresa que ha obtenido incluso un premio a la perversión ambiental) a la vez que encontraron en España, particularmente en el secretario de estado Josep Puxeu,  un aliado para persuadir a la Unión Europea de no fortalecer sus leyes de cultivo de alimentos genéticamente modificados.

Más allá de los chismes políticos de alto vuelo, junto con las revelaciones de espionaje biométrico en la ONU, estos cables de WikiLeaks podrían ser los más importantes hasta el momento. Mostrando una colusión entre el gobierno de Estados Unidos y las compañías de alimentos genéticamente modificados, que no sólo generan enormes riquezas, fundamentalmente apunta a degenerar sistemáticamente la salud de los habitantes del planeta y de la tierra misma. Sin embargo poca atención han recibido en comparación con otros cables muchos menos significativos.

Vía Guardian

Te podría interesar:
Luego del atentado contra la representante demócrata en Arizona donde murieron 4 peronas surgen nuevas interrogantes en torno a la política de venta de armas en Estados Unidos

Aunque sabemos que la posibilidad de prohibir la venta y portación de armas es algo impensable dentro de la filosofía redneck, una de las vetas culturales más populares de Estados Unidos, lo cierto es que sucesos como el atentado contra la joven representante demócrata Gabrielle Gliffords, el reciente evento en el que cutro personas murieron y otras 14 resultaron heridas, renuevan cíclicamente la discusión sobre este tema.

Múltiples reflexiones e interrogantes emergen alrededor de este escenario. La primer pregunta que resulta francamente inevitable, sobretodo después de que se diera a conocer la imagen del agresor, es: ¿Tú le hubieras vendido balas a Jared Loughner? ¿No fue suficiente el desquiciado semblante de este asesino que ahora enfrenta la posibilidad de ser condenado a muerte no fue suficiente para que los comerciantes de armamento y balas le negasen el mortal producto (y esto lo preguntamos sin promover ningún tipo de discriminación hacia la apariencia de ninguna perona)? Al parecer el primer Wal Mart al que Loughner acudió para proveerse de municiones le negó la compra de balas, sin embargo no ocurrio lo mismo con el segundo.

Por otro lado, la discusión en torno a este múltiple asesinato ha recordado una ley que regulaba la portación y adquisición de armas en Estados Unidos, la Federal Assault Weapons Ban que expiró en 2004, y han surgido diversas especulaciones en cuanto a que si esta ley no hubiese caducado tal vez este trágico evento no hubiese sucedido. Pero más allá de debates y reflexiones esperemos que el caso de Loughner sea la gota que derrame el vaso en favor de una reforma sustancial en torno a las leyes que regulan la portación, compra, y venta de armas en este país a pesar de que con ello implique el perder los votos del sector redneck de la población estadounidense.