*

X

WikiLeaks revela guerra diplomática de EUA promoviendo alimentos genéticamente modificados

Política

Por: pijamasurf - 01/03/2011

Trabajando directamente para Monsanto, diplomáticos de Estados Unidos amenazaron con sanciones comerciales a países que rechazaran los cultivos genéticamente modificados e iniciaron una campaña mundial para promover esta nociva forma de cultivar la tierra y los peligrosos alimentos que genera

Cables filtrados por WikiLeaks muestran que Estados Unidos se ha embarcado en una cruzada mundial para promover los alimentos genéticamente modificados, favoreciendo a empresas estadounidenses como Monsanto y con completa desconsideración de los riesgos a la salud y daños a la tierra que el cultivo de estos alimentos genera.

Un cable de la embajada de Estados Unidos en París recomienda iniciar una guerra comercial con países de la Unión Europea que se oponen a los cultivos genéticamente modficados (GM). En respuesta a la prohibición de una variedad de maíz GM de Monsanto en el 2007, el embajador Craig Stapleton, ex socio del presidente George Bush, pidió a Washington penalizar a países que se negaran a apoyar estos cultivos. El embajador recomendó contraatacar y "causar dolor a lo largo de la Unión Europea", para hacer surgir las voces en pro de la biotecnología.

Otros cables muestran que la estrategia de empujar los cultivos genéticamente modificados fue difundida a lo largo del mundo, tal es el caso de África donde se llevaron a cabo operaciones de inteligencia para sesgar las políticas locales en torno a la agricultura genéticamente modficada.

Estados Unidos enfocó parte de su esfuerzo en convencer a obispos católicos en países en vía de desarrollo que se oponen a estos controversiales cultivos  que son promovidos bajo la bandera de acabar con el hambre pero que ha sido demostrado que provocan una larga lista de efectos nocivos para la salud, como cáncer o mutaciones genéticas.

Cables de la embajada de Estados Unidos en el Vaticano muestran que Estados Unidos cree que el Papa apoya ampliamente el uso de cultivos genéticamente modificados después de un largo lobby de los consejeros de la Santa Sede, pero que le gustaría ver que el Papa se pronunciara en público a favor de estos cultivos. Los cables señalan que el consejero especial de biotecnología de Estados Unidos cabildeó a consejeros del Vaticano para que el Papa declarara en público su apoyo.

Los cables, además, muestran que diplomáticos estadounidenses trabjaron directamente para compañías como Monsanto (una empresa que ha obtenido incluso un premio a la perversión ambiental) a la vez que encontraron en España, particularmente en el secretario de estado Josep Puxeu,  un aliado para persuadir a la Unión Europea de no fortalecer sus leyes de cultivo de alimentos genéticamente modificados.

Más allá de los chismes políticos de alto vuelo, junto con las revelaciones de espionaje biométrico en la ONU, estos cables de WikiLeaks podrían ser los más importantes hasta el momento. Mostrando una colusión entre el gobierno de Estados Unidos y las compañías de alimentos genéticamente modificados, que no sólo generan enormes riquezas, fundamentalmente apunta a degenerar sistemáticamente la salud de los habitantes del planeta y de la tierra misma. Sin embargo poca atención han recibido en comparación con otros cables muchos menos significativos.

Vía Guardian

Te podría interesar:
La actual polarización política de Estados Unidos, intensificada por una sociedad híper mediatizada, deriva en sucesos como el atentado contra la demócrata Gabrielle Gliffords

Sin duda alguna Jared L. Loughner es un joven desquiciado, sin embargo el atentado contra la representante demócrata por el estado de Arizona, Gabrielle Gliffords, que la ha dejado en un hospital de Arizona debatiendose entre la vida y la muerte, y que mató a otras cuatro personas y dejó heridas a 14, es resultado de la locura general del clima político en los Estados Unidos y en particular Arizona.

Gabrielle Gliffords, una socióloga interesada en México, estudiante de beca Fullbright en el estado de Chihuahua (México), fellow en la Universidad de Harvard, y representante demócrata  por su estado, cometió el crimen de enfrentar con posiciones liberales sólidas las voces más conservadoras de Arizona.

Gliffords apoyó la nueva política de seguridad social del presidente Obama y fue una abierta crítica de las políticas racistas en contra de la inmigración. Hay que recordar que el año pasado la ultraconservadora gobernadora de Arizona Jan Brewer firmó una de las leyes más duras en contra de la inmigración mexicana y latinoamericana en ese estado y reconocida por todos como racista, al aceptar lo que se conoce como “racial profiling”, es decir, si un policía te “considera” no americano te puede detener y pedir papeles. Para muchos, como para el Sheriff Joe Arpio del condado de Maricopa, en Arizona, sólo si eres rubio eres “a free man”.

Arizona como los Estados Unidos viven una azonada ultraconservadora fomentada por diversos grupo pero en particular Fox News con sus Bill O’Reilly y Glenn Beck, el Tea Party y la ultraderecha republicana. Una azonada untraderechista que llega al absurdo de considerar al gobierno del presidente Obama como uno de corte socialista. Nadie en Europa en su sano juicio podría pensar en estos términos. Sin embargo, los “radio talk shows” conservadores que invaden la radio en el centro y sur de los Estados Unidos así como la televisión,Fox News, fomentan el odio hacia la migración, lo no-americano, el “otro” y a cualquier participación del Estado en la economía. La retórica es violenta, la simplicidad de los argumentos deja perplejo y la burla es una constante.

Las voces de Bill O’Reilly o Glenn Beck encuentra eco entre los grupo libertarios, generalmente blancos, racistas y armados. Estos grupo ven al Estado como una amenaza a su libertad y están dispuestos a tomar la ley en sus manos. De acuerdo con politico.com el incremento en amenazas a representantes en el congreso de los Estados Unidos aumento 300%. Si alguien no cree que estas amenazas en contra del gobierno federal pueden convertirse en un a realidad sólo recuerden a Timothy McVeigh en Oklahoma y ahora al atentado contra Gliffords

En las elecciones de noviembre pasado, Gliffords derrotó a uno de líderes del Tea Party, es obvio que esto frustró a muchos, entre ellos a Jared L. Loughner, quien entró a una tienda, compró una pistola Glock, y deambuló en la calles con ella pues en su estado llevar una arma escondida bajo el brazo es legal.