*

X

Increíble foto del Sol reflejado por millones de cristales (“sundogs” en Suecia)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/14/2011

Los perros del Sol vuelven a aparecer con cristalina elegancia ahora en el cielo de Estocolmo, multiplicando su divinidad

Como si el Sol fuera su propio mandala de luz incrustado en el cielo, esta imagen ha surgido en la red en respuesta al fenómeno conocido como "sol fantasma", que fue observado en China hace unos días. La foto fue tomada por Peter Rosen al final del año pasado y muestra al Sol como si estuviera siendo visto por un gran lente: solo que son millones de lentes: cristales de hielo.

Cuando el agua se congela en la alta atmósfera a veces se generan pequeños cristales de seis lados. Si un observador pasa a través del mismo  plano en el que estos cristales caen cerca del amanecer o del atardecer, en esta alineación, el cristal puede actuar como un pequeño lente reflejando la luz del Sol hacia nuestro punto de vista creando este fenómeno en el que se reproduce el sol en miniatura, llamado parhelia, o sundogs (perros de sol).

La imagen aquí expuesta fue tomada en Estolcolmo y el sol está acompañado con sus dos canes centinelas a un lado y un halo de 22 grados y otro - más raro aún- de 46 grados, también creados por la refracción de los cristales de la atmósfera, coronando al astro en su proceso de renacimiento invernal.

Investigador empieza a “hablar” el lenguaje de los perros de la pradera

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/14/2011

Un Investigador de la Universidad del Norte de Arizona descubre y analiza el lenguaje de los perros de la pradera, el "Prairiedogese"

La distinción común entre los humanos y los animales ha sido generalmente identificada en el desarrollo del lenguaje, sin embargo, el profesor Con Slobodchikoff de la Northern Arizona University, descubrió que el perro de la pradera de Norte América, una especie de roedor nativo de la praderas de los Estados Unidos, tiene su propio lenguaje.

El profesor Slobodchikoff lleva 30 años estudiando un lenguaje distinto al inglés, el “Prairiedogese”, es decir, la lengua de los perros de la pradera. De acuerdo con el profesor de la Universidad del Norte de Arizona cuando comenzó a estudiar los sonidos emitidos por estos animales no podía distinguir las diferencias. Sin embargo, conforme paso el tiempo se dio cuenta que los sonidos generaban acciones distintas entre los perros de la pradera por lo que decidió analizar los sonidos.

Slobodchikoff y sus estudiantes se escondieron entre madrigueras de los perros de la pradera y comenzaron a grabar sus sonidos de acuerdo a los eventos que se sucedían en la pradera, la presencia de un perro, un coyote, un halcón o un humano. Después estos sonidos se analizaron en el laboratorio para estudiar las frecuencias.

Lo interesante fue que los llamados de estos animales se podían agrupar y cada grupo tenía sus propias frecuencias y tonos. Es decir, los perros de la pradera no sólo tienen un sonido para “peligro” sino tienen uno distinto para “humano”, “halcón”, “coyote” o “perro”. Pero lo más interesante es que diferencian entre coyotes y perros.

Los investigadores fueron más allá. Vistieron a distintos humanos con camisas de diferentes colores y el resultado fue asombros ya que los sonidos se modificaban, lo que hace suponer al Dr. Slobodchikoff que los roedores hacían una distinción entre los humanos con distinta camisa de color. El lenguaje era particularmente descriptivo. Es decir, los perros de la pradera construyeron un grupo de sonidos que distinguía a los humanos pero con sutiles diferencias que hace suponer al investigador que los perros de la pradera decían “aquí viene el hombre alto de azul”, “aquí viene el hombre bajo de amarillo”.

El experimento fue más allá y los investigadores construyeron figuras abstractas de madera en forma de círculos, triángulos y cuadrados. La sorpresa es que efectivamente los roedores hacían una diferencia. Sin embargo, lo que más llamó la atención es que no hacían diferencia entre el cuadrado y el círculo

El profesor Slobodchikoff continúa con sus estudios a pesar de que hay muchos escépticos que niegan la posibilidad de que los animales en realidad estén describiendo diferencias como lo hace el lenguaje de los humanos. Como Galileo Galilei, el profesor Slobodchikoff se enfrenta al establishment de la hegemonía intelectual del humano en la tierra...y “sin embargo...se mueve”.