*

X

El libro que ayuda a morir: Documental del Bardo Thödol (VIDEO)

Por: Griknay - 01/19/2011

Si hay un libro que leer antes de morir, ese es ‘El Libro Tibetano de los Muertos’, tambien puedes ver este documental para entender este enigmático texto que permite salir de la rueda del karma

El Bardo Thödol, o libro Tibetano de los Muertos explica el proceso de la muerte y sus transiciones,  revelando  paso a paso las claves de la muerte. Se aprecia la llegada sutil de la muerte anunciando su proximidad, transitando hacia el enfrentamiento del  espíritu con sus ilusiones y apegos hasta que logra encontrar el camino a casa.

En el Tíbet existen lamas dedicados a encaminar al que se encuentre cerca o ya inmerso en esta transición tan importante. El Libro Tibetano de los Muertos identifica 3 diferentes etapas por las que atravesamos llamadas Bardos, estos Bardos exigen diferentes retos y desalojos de la mente. En este importante desapego el Lama recuerda al viajero el camino donde deberá soltar los amarres de una vivencia que ha terminado y los anzuelos que el mismo ancló en este mundo. El sabio de la muerte, también llamado Bardo, puede ver en que estado se encuentra su paciente, conversa con mantas mientras el sentido del oído aún permanece activo -el ultimo sentido que se pierde- después se comunica psíquicamente evaluando su estado y su posición mental.

Como ampliación de la información relacionada al Bardo Thodol pueden consultar: Surfeando el Bardo Thödol o cómo deslizarse por las olas luminosas de la muerte

Te podría interesar:

Mark Visser hace historia al surfear ola de 11 metros en completa oscuridad (VIDEO)

Por: pijamasurf - 01/19/2011

En un escenario solo iluminado por LEDS Mark Visser superó el récord de surf nocturno al montar una ola de once metros en Maui


En lo que ha sido considerada como una memorable hazaña por los conocedores de surf, Mark Visser se apuntó un respetable récord al montar la mayor ola jamás surfeada de noche. El épico suceso ocurrió en Maui cuando Visser encaró una ola de aproximadamente once metros en plena oscuridad. La única luz presente eran una serie de diminutos LEDS incrustados en su tabla y su chaleco salvavidas. Un par de helicópteros sobrevolaron la escena para documentar esta hazaña.

"No fue sino hasta que vi las fotografías que me di cuenta del verdadero tamaño de la ola. El proyecto llevaba planeándose desde hace más e dos años y sin duda es la cosa más temeraria y excitante que he hecho en la vida. El surfear en completa oscuridad implicaba que tenía que guiarme por la intuición. Me tenía que desprender de la manera habitual en la que practico el surf y simplemente ser parte de la ola. Estoy muy estimulado de haber conseguido algo que nadie pensaba que fuese posible y que me habían dicho que no se podría lograr", declaró Visser.