*

X
Lo bueno es que ya se acabó el 2010, lo malo es que ya empezó el 2011, y mal (en cuestiones del narco terror y el constante acuchillamienteo al que los poderes fácticos someten a la población en México)

Feliz año les deseo a los estimados lectores de Pijama Surf. Les tengo dos noticias, una buena y una mala: la buena es que el año 2010, ya se acabó, y la mala es que el año 2011, ya comenzó. Y comenzó muy mal. Los 15 degollados en Acapulco, Guerrero, son el ejemplo más claro, incontrovertible, de que el año 2011, va estar de terror. Pero no sólo nos levantamos en el 2011 con ese crimen espantoso, también nos amanecimos, con un crimen no tan sangriento, pero igual de doloroso, como el aumento generalizado a los impuestos, derechos y productos que cobra el gobierno a los mexicanos, a los llamados irónicamente los “contribuyentes” y el alza indiscriminada a los precios de todos los productos que, impunemente cobran los capitalistas caseros en el mercado nacional. Todo va estar más caro, vivir, simple y sencillamente, va a costar más dinero. ¿No será ésta una de las razones por las que algunos optan por “morirse”, para que la “vida” les salga más barata?

Mientras los poderes fácticos acuchillan a la población, los políticos se preparan para seguir repartiéndose el botín. El 2011 es el preámbulo de la gran batalla electoral del 2012. Para algunos merolicos de la teledictadura, en el 2011 se va a definir la elección del 2012. La atención de los politólogos confluye en la elección a gobernador en el Estado de México. Al PRI se le escurre la baba ante el suculento platillo de la silla presidencial de los Pinos, (la vieja silla presidencial del Palacio Nacional, la que ocupó Benito Juárez, la tienen arrumbada en la bodega de la historia), están archiseguros de su inminente apropiación. En el horizonte se ve, el copete de Peña Nieto y la chulada de la Gaviota. La oligarquía ya decidió, los ricos quieren que el niño bonito de Toluca, se cuelgue la banda tricolor en el pecho el 1 de diciembre de 2012. Y como los del PAN andan de capa caída, no ven con malos ojos que la pareja Enrique-Gaviota, escenifiquen los estelares de la esperada telenovela del próximo sexenio “Los ricos ya no lloran y los pobres ya se están acostumbrando a morirse de hambre”.

Claro que existe, según aseguran la encuestas, un pequeñísima minoría que no está de acuerdo con el script de la telenovela y van a tratar de impulsar un cambio radical de la situación a través del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), encabezado, como dice mi esposa, por el soñador de López Obrador. En ese contexto, yo le aconsejaría a Alejandro Encinas que se fuera precaviendo para una sentencia negativa a la solicitud de su registro como candidato a gobernador del Estado de México, dictada por esa patraña de tribunal llamado Tribunal Electoral de la Federación.

En el año 2011, es seguro que el prianprdverdenuevatranzaconvergencia representarán un show político chafa, como acostumbran, desgraciadamente sin final feliz. En el estado de Guerrero el PRI se enfrenta al PRI. El resultado es previsible: da lo mismo. En Baja California Sur, el proceso electora es un revoltijo, ya no se sabe quién es quién. No hay proyecto político, todo se resume en oportunismo, traición y codicia.

Mientras tanto, el presidente de México, sigue haciendo consultas, dizque con la sociedad civil, sobre la seguridad pública, pero mantiene la amenaza de seguir con la guerra contra la delincuencia organizada, sea como sea, todo parece que va a alcanzar el objetivo de rebasar los cuarenta mil muertos en este escalofriante 2011. Él, ni se aflige, ni se acongoja. Ya el Fondo Monetario Internacional le ofreció 70 mil millones de dólares, para cualquier pinche pedo que se presente, cualquier bagatela, suficiente para seguir con la francachela que se trae la derecha, más ahora que liberaron al barbón de Querétaro.

La bachicha

Belinda manipulada por la CIA y Kalimba víctima de sus pasiones se las ve negras.

El presidente de Tunez deja el país, ¿la primera revolución WikiLeaks?

Política

Por: pijamasurf - 01/12/2011

El presidente Ben Ali sale del país ante las protestas; cables de WikiLeaks actúan como catalizadores del descontento generalizado

El presidente de Túnez, Ben Ali, ha dejado este país norafricano ante las incontenibles protestas que piden su renuncia, dejando la presidencia en el primer ministro Mohammed Ghannouchi. Ben Ali aterrizó en Italia junto con su esposa, pero aún no se sabe cuál será su destino final. Después de meses de protesta por falta de empleo y nepotismo, en los que han muerto decenas de personas por represiones oficiales, al parecer la situación ha llegado a su punto de inflexión. La actualidad política de Túnez ha hecho a la revista Foreign Policy preguntarse ¿si estamos viendo la primera revolución propiciada por WikiLeak?

Aunque la situación en Tunez ciertamente ya era crítica y los ciudadanos no necesitaban información nueva para enconarse con el regimen, la forma en la que los cables de WikiLeaks muestran a la pareja presidencial de Tunez pudo haber servido como el catalizador de esta revuelta.

Los cable de WikiLeaks dibujan un país  corrupto, particularmente la familia del presidente, a la que describen como a una "cuasi mafia", y, sobre todo, a la mujer del mandatario, Leila Ben Ali, que, según explican, hace y deshace a su antojo. Al hilo de la publicación de estos documentos, el gobierno tunecino cerró el acceso al portal de Julian Assange. (Lo que hizo reaccionar a los hakcers Anonymous, con su OpTunisia, atacando a los sitios del gobierno).

Un cable de WikiLeaks de la embajada de Estados Unidos, dice que "Túnez tiene grandes problemas. El presidente Ben Ali está envejecido, su régimen sufre de esclerosis y no hay un claro sucesor. Muchos tunecinos están frustrados por la falta de libertad política y sienten rabia por la corrupción de la familia del presidente, por las elevadas tasas de desempleo y por las desigualdades regionales. El extremismo es una amenaza".

Una de las cosas que llevó a precipitar la balanza fue también el cable que denunció las enormes ganancias que obtuvo la primera dama en la construcción de una escuela internacional para la elite tunecina. La primera dama, que albergaba esperanzas de suceder a su esposo en el cargo máximo.

Anterioremente las protestas en Irán y en Moldavia habían sido llamadas "las revoluciones de Twitter", ahora veremos esta revuelta en Tunez etiquetada de ser una "Wiki revolución", halagando el poder de la tecnología social. Sin embargo, WikiLeaks, como en su momento Twitter, son solamente  una serie de factores,  seguramente no los más decisivos, para que se generen este tipo de revoluciones, lo cual no significa que no sean nuevos actores en el escenario político. Uno de los grandes factores de los que no se habla es que Ben Ali no se ha alíado con Estados Unidos, por lo cual no es protegido por la comunidad internacional. De la misma forma como le ocurrió a Ahmadinejad en Irán. En este sentido Twitter y WikiLeaks también son usados como máquinas de presión política - más allá de los ciudadnos- por los gobiernos moviendo estratégicamente piezas en el tablero global, sin mostrar las manos.

Vía Foreign Policy