*

X
Chomsky nos recuerda que los cables filtrados no son la historia completa y que son parte de un proceso de edición; critica a Estados Unidos por su 'odio' a la 'democracia'

El lingüísta y politólogo Noam Chomsky fue entrevistado por Amy Goodman de Democracy Now sobre la agenda que ha establecido WikiLeaks. Chomsky, uno de los más lúcidos intelectuales de izquierda, advierte, sin profundizar mucho, algo que ha pasado un poco desapercibido entre el frenesí mediático, que más allá de lo que nos dicen los cables debemos de reparar en lo que no dicen, en cómo han sido filtrados por los diplomáticos que los generan, por WikiLeaks que los libera y por los medios del establecimiento que los publican (¿hasta que punto se puede esperar que El País o The Guardian vayan en contra de los intereses de sus anunciantes y de las actores políticos que les permiten mantenerse en una posición de priviliegio dentro de sus respectivos países, si los cables pusieran en juego esto?)

"Sabemos lo que han seleccionado de una amplia gama de lo que dicen. Así que hay un proceos de flitración. No sabemos cuánto esto distorsiona la información", dice Chomsky  haciendo referencia a cómo los cables de las embajadas filtrados han hecho creer a las personas que Arabia Saúdita , y el mundo árabe en general, está en contra de Irán, cuando las encuestas muestran todo lo contrario. Por una parte esto podría se la opinión solamente del Rey de Arabia Saúdita y evidentemente no del pueblo, o podría ser un cable cuidadosamente preparado para influenciar la opinión.

Aunque Chomsky no habla sobre esto, se intuye al tener cuidado procesando la información, que ésta más que una revelación en bruto contra todos los actores políticos del escenario mundial sin discriminar, podría ser también una selección que tiene una agenda oculta. Aunque es difícil ver esta agenda en estos momentos se puede adivinar que uno de los propósitos podría ser enfrentar a ciertos países y líderes políticos para crear un conflicto del cual se puedan obtener beneficios. Otra posibilidad es quizás hacer creer a la opinión pública que el panorma mundial pende de un hilo y que estamos, cada quien desde su facción, amenazados por el terrorismo (Al-Qaeda nos dice WikiLeaks es real) o por la impredecible conducta de un oscuro líder político en algún lado del mundo.

Chomsky discute un tema importante, en torno a un cable que dice que la embajada estadounidense solicitó obtener material biométrico, financiero y otra información de líderes palestinos de Hamas, el profesor de MIT, responde:

"Esto no debería de ser una sorpresa. Contrariamente a lo que se muestra aquí, Estados Unidos no es un intermediario honesto. Es un participante, un participante directo y crucial en los crímenes israelíes, tanto en Cisjordania como en Gaza.  El ataque a Gaza fue claro: usaron armas americanas, EU bloqueó los esfuerzos de cese al fuego y ofreció apoyo diplomático".

En líneas generales Chomsky concluye que los cables de WikiLeaks refueerzan lo que ya se sabía: "el amargo odio a la democracia" que tiene el gobierno de Estados Unidos y su servicio diplomático.

Entrevista completa en Alternet

Te podría interesar:

Piratas digitales y activistas buscan crear un Internet alternativo

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/01/2010

¿Guerra cibernética? Cansados del acoso de las legislaciones web y las leyes del copyright, piratas y activistas se proponen crear una especie de internet a la sombra que grantice el libre flujo de información e intercambio

La guerra digital emprendida contra WikiLeaks, sus servidores, sus sistemas para recibir fondos, y su dominio, podría ser la gota que derramó el vaso. Miles de hackers, activistas, y piratas de la web parecen suficientemente fastidiados por el acoso legal y estan cocinando un nuevo y monumental proyecto: crear un alter internet. La idea parece ser la de crear una comunidad masiva de libre intercambio que este resguardada ante futuros ataques como el que ha recibido ahora Wikileaks, pero también contra otros antecedentes como el de Pirate Bay y Napster.

Explícitamente cansados de las regulaciones de la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), este movimiento esta convocando para tomar esta medida que sin duda representaría un parteaguas en la historia intenetera de la sociedad de la información. "Hola a todas las ISP´s del mundo. Vamos a crear un completamente nuevo servidor raíz por que estamos cansados de la ICANN. Por favor contáctenme para ayudar" fue el tweet de Peter Sunde, un activista anti-copyright de Suecia, y co fundador del sitio Pirate Bay. La enorme respuesta ante este llamado no dejó de sorprender a Sunde "El pequeño tweet atrajo un gran interés. Aún no estamos organizados, pero lo estamos intentando... queremos un internet sin censura. El tener un sistema centralizado que controla el flujo de información no es algo aceptable".

Los modelos centralizados han demostrado ser esquemas que a la larga atentan contra la libertad y la heteregeneidad de la sociedad. El problema es que al centralizar un sistema inevitablemente le estarás dando a alguien, a algún grupo en espécifico, el control regulatorio de todo el sistema. Y las agendas que estan detrás de estos centros de control no necesariamente persiguen el bien común. Como ejemplo basta analizar la historia financiera desde que fue ron centralizadas las monedas (durante la época del Renacimiento). La centralización primero se dió a nivel de países o reinos, conforme fueron transcurriendo los siglos eventualmente se llego a una relativa centralización global o regional (el dólar y ahora el euro). ¿Pero quiénes son los que dictan los patrones de uso y las prohibiciones dentro de este sistema?

Este movimiento de discidencia digital plantea que la ICANN, organismo que controla el sistema de dominios de Internet (DNS), tiene el pleno poder de derribar sitios en acuerdo con el grupo de poder que a fin de cuentas la controla (políticos e industriales) bajo el argumento de que estan actuando en contra de la ley (una ley establecida de acuerdo a intereses puntuales que obviamente favorecen a estos grupos). El sistema DNS (Domain Name System) incluye 13 gigantescas computadoras, llamadas servidores raíz, repartidas alrededor del mundo. cada una mantiene una copia idéntica de la tabla maestra que regula el flujo de tráfico en internet. así que si un sitio es etiquetado como "ilegal" la ICANN simplemente lo inhabilita para recibir la visita de usuarios.

En el caso de Sunde esto es lo que ocurrió con al menos uno de sus dominios, el legendario Pirate Bay. A solicitud de la International Federation of the Phonographic Industry, con fuertes intereses de la industria discográfica detras, Pirate Bay fue recluido de la web e incluso Sunde y otros colaboradores enfrentan juicios que de perderse implicarán multas millonarias y estancias en prisión. Ahora lo mismo ha ocurrido con el sitio wikileaks.org cuyo proveedor de dominio EveryDNS lo sepultó.

En respuesta, activistas encabezados por Sunde intentan desarrollar un sistema alternativo de registros el cual originalmente funcionará como los ya existente pero que a la larga se transmutará en un modelo descentralizado, peer-to-peer (P2P) en el que cada voluntario correrá una porción de DNS en sus propias computadoras. De esta manera quitarán a la ICANN la hegemonía sobre el registro de sitios, y si cualquier dominio trata de ser sepultado automáticamente se activará este registro alternativo lo cual impedirá que el sitio sea deshechado.

En caso de que se concrete esta iniciativa esto podría implicar el comienzo de una, por algunos anunciada, ciberguerra. De hecho el reciente caso de WikiKeaks, en el cual diversos frentes han emprendido un sabotaje digital contra el sitio, desde el proveedor de DNS, hasta Amazon que alojaba hasta ahora su servidor, PayPal que cerró el flujo de donaciones hacia el sitio, y una institución bancaria de Suiza que congeló las cuentas de la organización y la de su fundador, pero que también ha generado la reacción de squads anónimos de hackers y activistas que en respuesta han atacado algunos de estos sitios por abandonar a Wikileaks en su lucha, intentando vetar el uso de PayPal y Amazon, e incluso realizando certeros atques informáticos contra el banco suizo, parece sugerir un escenario que por muchos ya es considerado como la primer fran guerra cibernética.

Hagan sus apuestas...

Con información de New Scientist