*

X
La violencia exacerbada del 2010 abre una reflexión sobre la situación de México y el futuro que enfrenta este país luchando contra el narco

Vengo de una sociedad que aprendió a ser optimista a costa de golpes de realidad. En el Perú de hace veinticinco años los jóvenes y adolescentes de entonces aprendimos a vivir entre la corrupción y la violencia del Estado, la inoperancia de sus instituciones, el terrorismo de Sendero Luminoso y la debacle económica. Salir incluso a la calle era un albur, la violencia política y criminal copó nuestras calles e imaginarios y por eso, en vez de decir hasta pronto, aprendimos a decir “cuídate”.

Hoy en día en México vivimos diversas realidades y diversas violencias. Tenemos la realidad de los políticos, la de los gobernantes, de quienes desde la seguridad de la burocracia nos animan a salir adelante y ser optimistas. Tenemos la violencia institucional, la del crimen organizado, las violencias de género, los feminicidios  (por poner sólo algunos ejemplos). El problema desde mí humilde punto de vista es la distancia entre los ciudadanos de a pie en relación con sus gobernantes y representantes. Ellos viven en otro México. El de nosotros es distinto, no tenemos guardaespaldas ni un circuito social y económico que nos permita reproducirnos fuera de las acciones del crimen organizado y somos también el mercado de sus diversas acciones, lo que nos hace los/as víctimas cotidianas de la misma.

Basta poner unos ejemplos de la vida cotidiana de este año. Hace unos meses atrás una querida amiga recibió una llamada para ofrecerle protección del crimen organizado, de parte de una organización del crimen organizado, sino su cafetería tendría un serio percance. A otra colega la llamaron a su casa a nombre de un cartel “x” para exigirle diez mil pesos para que su familia pasara unas tranquilas fiestas decembrinas. Hace dos semanas, dos estudiantes universitarios que conozco fueron secuestrados al subir a un taxi y asaltados salvajemente. Ello sucedió en la Colonia Del Valle a las 8.30 de la noche. Los retuvieron hasta que vaciaron sus tarjetas bancarias de ahorro y crédito. ¿Cuántos de estos delitos llegan a ser denunciados? ¿Cuántos de estos delitos llegan a ser castigados? ¿Quién les devuelve la tranquilidad a estos ciudadanos de a pie?

Hay una distancia entre los datos de la realidad ciudadana y de la realidad de nuestra clase política. Para ellos es más importante atender la no elección de los tres consejeros faltantes del Instituto Federal Electoral (IFE), que atender las denuncias de las y los activistas de derechos humanos. Un ejemplo, Mientras Marisela Escobedo recibió un tiro en la cabeza a la Sra. Isabel de Wallace, le dieron el premio Nacional de Derechos Humanos. Una termina enaltecida y la otra asesinada. Ambas perdieron a sus hijos, ambas intentaron hacer justicia con sus propios medios, ambas sufrieron muchísimo, ambas son admirables..., pero una está muerta y la otra viva. En Oaxaca secuestran nuevamente a 50 migrantes, los que viven el hecho recurren a un cura activista para solicitar protección y auxilio. El Padre David Solalinde, denuncia el hecho, lleva testigos y el Instituto Nacional de Migración (INM), niega el hecho. También queda en el tintero los muertos por la explosión de las instalaciones de PEMEX en Puebla y el ya conocido caso de las Guarderías ABC. Ciertamente vivimos diferentes realidades, unos pocos que disfrutan de casi todos los privilegios y la inmensa mayoría que padece todas las violencias. Ciertamente soy optimista, México es un país maravilloso, pero ya hay mucha sangre en las calles de ciudadanos que seguramente también fueron optimistas y que día a día salieron a trabajar, amar y vivir en un país en dónde la democracia y la ciudadanía de la vida cotidiana son marcadas por la angustia y la incertidumbre de no saber en quién confiar. Tenemos muchos retos como ciudadanos el 2011 y uno de ellos, el principal es mantener el optimismo y llegar enteros al 2012. Por ahora celebren las fiestas y sobretodo ¡cuídense!

Links consultados

http://www.adnsureste.info/index.php/justicia/21985-50-migrantes-no-aparecen-ifueron-los-zetas-54-secuestros-de-migrantes-por-dia-en-mexico-y-testimonios-desde-el-infierno-1043-h

http://noticias.univision.com/mexico/noticias/article/2010-12-15/premio-ddhh-a-mexicana-ayudo

http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=697542

http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=146672

http://www.jornada.unam.mx/2010/11/08/index.php?section=politica&article=021a1pol


La actual polarización política de Estados Unidos, intensificada por una sociedad híper mediatizada, deriva en sucesos como el atentado contra la demócrata Gabrielle Gliffords

Sin duda alguna Jared L. Loughner es un joven desquiciado, sin embargo el atentado contra la representante demócrata por el estado de Arizona, Gabrielle Gliffords, que la ha dejado en un hospital de Arizona debatiendose entre la vida y la muerte, y que mató a otras cuatro personas y dejó heridas a 14, es resultado de la locura general del clima político en los Estados Unidos y en particular Arizona.

Gabrielle Gliffords, una socióloga interesada en México, estudiante de beca Fullbright en el estado de Chihuahua (México), fellow en la Universidad de Harvard, y representante demócrata  por su estado, cometió el crimen de enfrentar con posiciones liberales sólidas las voces más conservadoras de Arizona.

Gliffords apoyó la nueva política de seguridad social del presidente Obama y fue una abierta crítica de las políticas racistas en contra de la inmigración. Hay que recordar que el año pasado la ultraconservadora gobernadora de Arizona Jan Brewer firmó una de las leyes más duras en contra de la inmigración mexicana y latinoamericana en ese estado y reconocida por todos como racista, al aceptar lo que se conoce como “racial profiling”, es decir, si un policía te “considera” no americano te puede detener y pedir papeles. Para muchos, como para el Sheriff Joe Arpio del condado de Maricopa, en Arizona, sólo si eres rubio eres “a free man”.

Arizona como los Estados Unidos viven una azonada ultraconservadora fomentada por diversos grupo pero en particular Fox News con sus Bill O’Reilly y Glenn Beck, el Tea Party y la ultraderecha republicana. Una azonada untraderechista que llega al absurdo de considerar al gobierno del presidente Obama como uno de corte socialista. Nadie en Europa en su sano juicio podría pensar en estos términos. Sin embargo, los “radio talk shows” conservadores que invaden la radio en el centro y sur de los Estados Unidos así como la televisión,Fox News, fomentan el odio hacia la migración, lo no-americano, el “otro” y a cualquier participación del Estado en la economía. La retórica es violenta, la simplicidad de los argumentos deja perplejo y la burla es una constante.

Las voces de Bill O’Reilly o Glenn Beck encuentra eco entre los grupo libertarios, generalmente blancos, racistas y armados. Estos grupo ven al Estado como una amenaza a su libertad y están dispuestos a tomar la ley en sus manos. De acuerdo con politico.com el incremento en amenazas a representantes en el congreso de los Estados Unidos aumento 300%. Si alguien no cree que estas amenazas en contra del gobierno federal pueden convertirse en un a realidad sólo recuerden a Timothy McVeigh en Oklahoma y ahora al atentado contra Gliffords

En las elecciones de noviembre pasado, Gliffords derrotó a uno de líderes del Tea Party, es obvio que esto frustró a muchos, entre ellos a Jared L. Loughner, quien entró a una tienda, compró una pistola Glock, y deambuló en la calles con ella pues en su estado llevar una arma escondida bajo el brazo es legal.