*

X
Tienen al menos 70 millones de dólares y aún no alcanzan los 30 años; estos diez jóvenes hicieron de internet una mina de oro gracias a proyectos como Wordpress, Facebook, Firefox y Mashable

Desde el los inicios de la era internetera comenzaron a surgir increíbles historias de éxito comercial, veinteañeros y adolescentes, en su mayoría geeks, que comenzaron a fundar exitosas plataformas y a monetizar su creatividad binaria gracias a la explosividad que ha caracterizado esta etapa. Programadores, bloggers, y emprendedores que conseguían considerables fortunas sin dejar a un lado sus tenis converse, sus patinetas, o incluso sus pijamas. En un principio estas míticas pero tangibles historias de éxito se tradujeron en un estimulante motor para la población juvenil que permitía dimensionar el potencial de los nuevos tiempos. No había que estafar a miles de personas, tener títulos en prestigiadas universidades, y ni siquiera utilizar un traje Hugo Boss y una falsa pero permanente sonrisa para seducir a potenciales clientes. Simplemente se trataba de un tablero nuevo para jugar, donde las reglas no estaban escritas, y al parecer aquel que fusionará la creatividad, el entendimiento frente a lo que las nuevas tendencias sociales necesitarían para consumar su nueva identidad colectiva, y una habilidad para traducir en código la idea resultante de los dos factores anteriores, tendría las puertas abiertas para hacer historia, para acumular una buena cantidad de millones de dólares, y/o para incidir en el rumbo de la sociedad contemporánea.

Lamentablemente esta bonanza digital también se manifestaría como un suculento platillo para alimentar una de las frecuencias más bajas a las que puede acceder el ser humano: la desmedida ambición económica. El lado obscuro de estos legendarios casos de éxito es un afán masivo por comercializar a través de la Red y por intentar decodificar los patrones psicosociales que emanan de esta nueva tecnología con un simple fin: incentivar el consumo de productos y la venta de servicios, además de generar un halo, ciertamente vulgar, de aspiración, compuesto por miles de jóvenes alrededor del mundo que sueñan con hacerse millonarios a través de internet, como si eso fuese en sí un fin interesante para la existencia de una persona.

Pero más allá de esta dualidad presente en el fenómeno de los jóvenes millonarios de internet, aún sigue siendo interesante, desde una perspectiva de antropología digital, enterarse de estos casos, algunos de ellos francamente admirables y otros más bien sesgados hacia la sombría naturaleza de la fortunas tradicionales. En Pijama Surf te presentamos la lista de los veinteañeros multimillonarios que constituyen la “tercera” generación de acaudalados mavericks de la red, detrás de la ahora vieja guardia que estuvo conformada por gente como Bill Gates, Steve Jobs, y Jeff Bezos, icónicos personajes de la `primera generación, y de gente como Larry Page y Sergei Brin, fundadores de Google o Chad Hurley y Steve Chan, creadores de YouTube.

10. Pete Cashmore (24 años - 70 millones de dólares)

CEO y fundador de mashable.com, sitio con más de 10 millones de lectores mensuales.

9. Nat Turner (26 años - 70 millones de dólares)

Turner vendió su sitio Invitemedia, dedicado a la venta de publicidad y las subastas, a Google por 81 mdd de los cuales 70 fueron a dar a sus bolsillos.

8. Angelo Sotira (29 años - 75 millones de dólares)

Cofundador en el año 2000 de DeviantArt la popular comunidad de fotógrafos, artistas y diseñadores.

7. Naveen Selvadurai (28 años - 80 millones de dólares)

Fundador de Foursquare, una empresa que creó una red social en la que los miembros acumulan puntos para hacerse acreedores a descuentos y promociones, y la cual logró grandes contratos con compañías Nokia, Sun Microsystems y Sony.

6. Gurbaksh Chahal (28 años - 100 millones de dólares)

Chahal es el CEO y fundador de gWallet, cuya empresa se dedica a “vincular los anunciantes y desarrolladores y ayudarles a llegar a los consumidores en el momento adecuado”.

5. Blake Ross (25 años -  150 millones de dólares)

Ross es el creador del popular navegador Mozilla Firefox, que en pocos años se convirtió en el protagonista de ese rubro del mercado digital.

4. Matthew Mullenweg (26 años -  250 millones de dólares)

Uno de los fundadores de Wordpress, plataforma que brinda software y recursos a millones de blogueros con una filosofía de opensource y en la cual, por cierto, Pijama Surf esta construido.

3. Andrew Mason (29 años -  600 millones de dólares)

Fundador del sitio Groupon, sitio dedicado a enviar cupones de ofertas a todos sus subscriptores.

2. Dustin Moskovitz (26 años -  1,400 millones de dólares)

Cofundador de Facebook, ahora tiene una nueva apuesta llamada Asana, empresa dedicada a fabricar software para ayudar a las personas a trabajar coordinadamente en equipo.

1. Mark Zuckerberg (26 años -  6,900 millones de dólares)

Famoso por su personalidad poco simpática y por ser el creador de la red social más popular del mundo, Facebook, Zuckerberg es una celebridad digital ya consagrada y a la vez poco querida.

Te podría interesar:
Facebook quiere todas las caras... la red social extiende sus tentáculos y está cerca de ser dueña de la palabra "face".

La red social que quiere dominar al mundo con la ayuda de su poderoso lobby de amigos, está cerca de hacer  de la palabra "face" su marca registrada. Soñando con que todas las caras del mundo le pertenezcan. La oficina de patentes y marcas registradas de Estados Unidos ha emitido un documento en respuesta a la petición de Facebook, en el que le pide que explique como tiene planeado usar esta palabra. De concederse, la marca registrada sólo aplicaría a sitios de internet y servicios usados para intercambiar mensaes (lo cual se podría aplicar a todas la telecomunicaciones).

Esta marca registrada, que algunos expertos creen será otorgada, limitaría el uso de esta palabra en sitios ya existentes com el Facetime, de Apple.

Según la especialista Fiona McBride, en declaración a la BBC, Facebook tiene el derecho de reclamar la palabra "face" en el contexto de las redes sociales y otras actividades vinculadas al internet y a la computación, "porque han construido una reputación con el nombre de Facebook, del cual, discutiblemente, "face" es el elemento dominante". Si pueden reclamar "face",  ¿qué los detiene  para también  registar suyo "book"? y así todos los nombres de sitios online con esta palabra tendrán que ceder al dominio de Facebook, una empresa que se está convirtiendo en una megacorporación, que trasciende las leyes ordinarias y sin ninguna obligación moral.

Vía BBC