*

X

1 de cada 3 hombres en Sudáfrica admite haber cometido una violación sexual

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/30/2010

Encuesta realizada en la provincia Gauteng, que incluye a Johanesburgo, arrojó un siniestro dato: 37% de los hombres admiten haber violado a una mujer y el 78% haber cometido violencia en contra de ellas

En una muestra relativamente chica pero que bien podría reflejar el contexto social que se vive en Sudáfrica alrededor de la violación sexual y la violencia contra la mujer, una encuesta realizada por la Medical Research Foundation comprobó escandalosas estadísticas. La encuesta e llevó a cabo en la provincia de Gauteng, región que incluye a la capital sudafricana de Johanesburgo, y se interrogó a 487 hombres.

Entre algunos e los siniestros datos que arrojó el estudio se encuentra el que 37% de los hombres admitió haber violado sexualmente a al menos una mujer, mientras que el 7% afirmó haber participado en una violación colectiva. Por otro lado, y en sintonía con los números anteriores, el 78% declaro haber golpeado al menos en una ocasión a una mujer. Por otro lado solo el 51% de las 511 mujeres aceptó haber sido golpeada y el 25% admitió haber sufrido una violación. Esto nos indica que entre la población femenina existe un gran temor a denunciar la violencia que las victima y por ello según datos de la policía sólo una cuarta parte de los asaltos sexuales son denunciados.

"La violación sexual es completamente trivializada por un gran número de la población masculina. Incluso se percibe como una actividad legítima" afirma Rachel jawkes, investigadora que encabezó el estudio. "El Apartheid ha contribuido a la cultura de la impunidad en torno a la violación sexual en Sudáfrica" ya que los hombres que fueron abusados o experimentaron traumas durante su niñez son mucho más propensos a cometer una violación. El Apartheid generó un contexto de violencia que cuyos ecos aún se padecen en este país, destruyó la vida familiar, promovió la violencia y orillo a la manifestación de un comportamiento social explícitamente.

Hace aproximadamente dos años se había realizado otro estudio encuestando a 1,738 hombres de diversos grupos raciales, tanto en contextos urbanos como rurales, dentro de las provinicas de Cabo Este y KwaZulu-Natal, el cual arrojó que el 25% de los hombres admitían haber cometido una violación sexual, mientras que el 73% de ellos afirmó haber incurrido en este abuso al menos dos veces. Ya entonces se había alertado sobre la urgente necesidad de hacer frente a la violencia sexual en este país, sin embargo el reciente estudio de la Medical research Foundation demuestra que poco o nada se ha logrado.

Con información de AP

Ve aquí el programa completo del que es llamado el show más sexy del planeta, angelical provocación de rayos catódicos e hipnosis masiva: supermodelos y lobotomía.

Ayer la cadena CBS transmitió el Victoria's Secret Fashion,  la pasarela de moda más  esparada del año por las masas, que se llevó a cabo hace un par de semanas en Nueva York.  Como siempre el show contó con la constelación de modelos más deseadas del mundo en una producción vertiginosa que eleva y mediatiza el deseo y el fashion a una indentidad simbólica con el cielo.

Esta vez las estrellas fueron las brasileñas Adriana Lima, Izabel Goulart, Alessandra Ambrossio, la sudafricana Candice Swanepoel, la inglesa Rosie Huntington-Whiteley, las norteamericana Lily Aldrige, Erin Heatherton y la checa Karolina Kurkova. Estuvieron ausentes las angelicales Miranda Kerr y Douyzen Kroes por estar embarazadas. Las modelos disfrazadas de hadas metálicas, driadas galácticas, aves del paraíso  o alguns fantasías más oficinistas (como lolitas y  tontas adolescentes precoces su fiesta de cumpleaños) recorrieron en medio de hedónico y frívolo éxtasis la pasarela ante un público igualmente estupefacto.

En una de las más bizarras apropiaciones de un mensaje mediático, al final del show, las modelos salen a la pasarela vestidas de niñas chiquitas, con chupone y colores chillantes, pero en lencería y se oye la voz del animador-programador mental, diciéndoles lo que deben de hacer, como "te estás diviertiendo", "baila", "es como si no te quieres ir" y se oye la canción de Muse "The Uprising", una canción usada como símbolo anti sistema, anti Nuevo Orden Mundial. Ante esta confusa panoplia semántica y sensorial, las modelos, muñecas cantando que no las van a controlar, que no las van a degradar, que son libres, así concluye el show.