*

X

Octubre 33: Masonería y manipulación mediática en el rescate de los mineros chilenos

Por: Aleister Cromby and Witch - 10/15/2010

El rescate de los mineros fue un ritual de renacimiento masivo con claros ecos masónicos; simbología y análisis sincromístico de este evento.

Es difícil no ser un aguafiestas: conmovidos por los héroes del inframundo que surgen a la luz de nuevo, uniendo a un país, hermanado por su eficacia rescatista, por su empatía, sus emociones compartidas, su gran estrella solitaria ondeando en el desierto (que un reportero de la BBC describió “como Marte con vida”) y en el azul cielo que penetra las mentes de los ciudadanos postrados ante los televisores en un momento histórico de colectividad planetaria… ante las narraciones épicas de todos los periodistas en los diferentes países del mundo que dentro de sus diferencias exaltan todos el canto de esperanza humana, casi un canto de Neruda, de los mineros, del cobre, de América, de la tierra que eleva su condor espiritual… es fácil no notar la narcosis colectiva, la manipulación y el ritual masivo orquestado en el templo de la televisión.

Ahora bien, lo siguiente no busca demeritar la virtud y el ahínco de los mineros chilenos o los buenos deseos de la gente, cuyos pensamiento dirigidos seguramente son luminosos alivios. Busca arrojar una luz distinta a las luces de la televisión o las luces del Fénix de la NASA, busca explorar la posibilidad de que estos eventos globales, son eventos rituales que obedecen a una magia negra subterránea que en su cabalística sincromística supera la mera coincidencia.

El 33. Todos notaron este recurrente y metamasónico número en la producción del rescate de los mineros. El presidente de Chile, el gran protagonista de este rescate, con un incremento de popularidad meteórico (Piñera tenía 56% de aprobación antes de encontrar a los mineros; 65% después de encontrarlos y 75% al rescatarlos: eso es lo que se llama buen manejo de imagen en desastres), lo hizo incluso públicamente diciendo que el 33 es el número mágico. Había medios de 33 países oficialmente registrados en la zona del rescate. Muchos de ellos hicieron eco de esta patente cifra (el diario mexicano Milenio incluso le dedica una nota al 33). Y es que, o al universo le gusta jugar, y su inteligencia cósmica se organiza de forma veladamente numerológica, o son las logias en la cima de la pirámide que hacen que todo encaje en un código numérico altamente simbólico. Y la inevitable pregunta de ¿en realidad tuvieron que esperar para realizar el rescate el 13 de octubre, y envuelto en un halo numerológico explítico, o podrían haberlo hecho antes?

-Como todos saben eran 33 mineros atrapados en el inframundo, en esa cámara iniciática.

- Al sumar el mensaje que emitieron los mineros por primera vez “estamos bien en el refugio los 33”, se obtienen 33 carácteres.

- A los 17 días de que permanecieran desaparecidos se da a conocer que los mineros siguen con vida, casualmente la semana en que se realiza este hallazgo es la número 33 del año.

-El rescate sucedió el 13/10/10 ; lo que suma 33

- La excavadora Schramm T-130 excavó un pozo durante 33 días

-El trayecto cronometrado que recorren los mineros trasladados en ambulancias hasta el hospital de Copiapó es de 33 minutos.

-En el primer rescate del los mineros, la cápsula Fénix II se demoró 17 minutos llegar al interior de la mina, y se demoró 16 minutos en salir a la superficie esta cápsula, lo que suma 33 minutos.

-Los mineros estuvieron 69 días atrapados, el 69 puede dividirse así 6+9=15 . 1+5 =6 . 6=3+3 .

-El 9 de Octubre se cumplieron 33 dias de la excavacion y llegaron al refugio donde comenzarían a rescatar a los mineros.

-El rescate oficalmente duró 22:54:11 , que se puede sumar así 22+ 5 + 4 + 1 + 1 = 33

-Las cápsulas llegaron a la zona del rescate a las 23:37 (un 33 oculto).

Todo esto podría parecer solamente una coincidencia cósmica, pero resulta que el grado máximo de la masonería es el 33, grado que supuestamente distingue a los Iluminati de los masones comunes y corrientes. El 33 es igual a 11x3, el 11 es el número de la magia, según Aleister Crowley, utilizado cabalísticamente de forma notoria en los ataques del 11 de septiembre del 2001, simboliza también las dos torres que soportan el templo masónico. También son 33 cantos en La Divina Comedia, cuyo tema es precisamente el surgimiento del infierno o el inframundo hacia las dimensiones superiores de conciencia. Según los evangelios, Cristo ascendió, después de morir como Osiris, al cielo a los 33 años; había realizado 33 milagros. Las cápsulas usadas para rescatar a los mineros, en una rara intervención de la NASA, la primera en un caso así, llevan el nombre de Fénix, el ave que renace de las cenizas y que simboliza el nuevo sol y su ascenso de las tinieblas a la luz “Ex tenebris lux", parte de la religión de los misterios egipcios, cara a la masonería.

-El 33 es el número del Ku Klux Klan (K=11X3=33)

-Amen = 33 (A=1+M=13+E=5+N=14=33) Amen-Ra es el dios egipcio del sol.

-Si se suman las partes de los sephiroths del árbol de la vida, de la Kabala, se obtiene 33.

-33 es la respresentación númerica de la estrella de David

-El símbolo de las Naciones Unidas tiene 33 segmentos

-Saturno tiene 33 lunas oficiales

-El primer templo de Salomon duró 33 años

-El Rey David reinó 33 años

-El terremoto de Chile ocurrió el 2/27, lo que suma 11.

-Hubo 229 días del terremoto al rescate, lo que suma 13

-Los 229 días desde el terremoto divididos por 33 dan 6.9 (los mineros estuvieron 69 días atrapados)

-Del 11 de septiembre al 13 de octubre son 33 días

El 13 de octubre es históricamente una fecha significativa

13/10/1307 Arrestaron a los Templarios un día que se recoradara como el viernes 13, del cual surge esta noción de mala suerte.

13/10/1792 La piedra fundacional de la Casa Blanca fue colocada por el maestro mason George Washington

13/10/1843 La orden judía dB’nai B’rith fue fundada en Nueva York

13/10/1917 70,000 personas supuestamente presenciaron a la Virgen de Fatima, “el milagro del sol”, donde el astro supuestamente salió del cielo para renacer.

13/10/1972 El vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya chocó en la cordillera de los Andes

Algunas personas apuntan también a la presencia del número 13, también parte del ocultismo masónico. El desmoronamiento de la mina ocurrió el 5 del mes 8 lo cual da 13; el rescate ocurrió el 13 de octubre. La capsula de rescate Fénix mide 13 pies de largo. El ángulo al que entró fue de 11 grados. Otro número presente es el 17, que simboliza el renacimiento de Osiris.

Pentagrama al revés en la ropa que se les pidió usaran a los mineros.

La numerología que envuelve al caso no necesariamente significa que se trata de un ritual masónico iluminati, y hasta luciferino como argumenta Goro Adachi, que ve un símbolo del surgimiento de Lucifer, un tema expuesto en el film Space Odyssey 2010 (donde aparece una entidad cibernética fénix) y en la novela homónima de Arthur C. Clarke,con un capítulo titulado “Lucifer Rising”. Se puede interpretar desde una historia de renacimiento cristiana (los mineros envíaron una bandera firmada al Papa), se ha manejado que “eran 33 y dios” abajo, o la historia del minero Sepulveda, que habla de que dios y el diablo lucharon por su alma y ganó dios (Aleister Crowley hizo el mismo símil sólo que en su caso dio el triunfo al diablo) . Cristo es simbolizado también como un fénix, lo cual no es nada extraño ya que comparte una religión solar con las divinidades de la luz egipcias.

Otra posibilidad aún más interesante es que esta historia abusada por los medios con la cual se distrajo al mundo, sea en el fondo una manifestación de la inteligencia cósmica que codifica la realidad de una forma simbólica y matemática. Sea el reflejo de estos pulsos profundos de la conciencia inmersa en la materia; no necesariamente un ritual satánico, sino un ritual inefable, una ola de la energía infinita que llega a la superficie y se remítifica representando el arquetipo iniciático del renacimiento, de la luz que atraviesa la oscuridad.

Ahora que si consideramos que Chile pudo haber sido atacado por el arma meteorológica HAARP en el poderoso terremoto de finales de febrero y que, tal vez debido a la onerosa presencia de la CIA durante décadas, Chile es uno de los países más conscientes del nuevo orden mundial y de la elite en el poder, tal vez se pueda hacer una lectura de que todo esto fue un simulacro masónico. El mismo presidente de Chile acudió a una logia masónica casi un año antes, como en preparación a su mandato:

"El Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Juan José Oyarzún, calificó como cordial y fluida la reunión que sostuvo este lunes 27 de julio con el candidato presidencial de la Alianza por Chile, Sebastián Piñera Echenique, efectuada en la Casa Central de calle Marcoleta Nº 659".

La NASA, una empresa ciertamente allegada a la masonería, ( el masón Buzz Aldrin realizó una ceremonia el minuto 33 del alunizaje en alineación a Isis-Sirio) participó en el rescate por primera vez, jamás habiendo ofrecido ayuda en un caso relacionado con la minería. La Cia. Minera San Esteban Primera es manejada por el gigante de cobre Codelco, la cual avasteció de cobre a la NASA en su programa Deep Impact.

Los mineros de oro y cobre, vestidos como astronautas del inframundo, encontraron el oro espiritual, o al menos el oro mediático, ya que se han convertido en celebridades y casi millonarios, en compensaciones y en contratos publicitarios (curiosamente los mineros, que salieron rasurados y con lentes Oakley de 300 dólares se pelearon por ser el último en salir).

Anecdóticamente el mismo 13 de octubre o 33 de octubre como lo llama Chistopher Knowles de The Secret Sun, un militar retirado había predicho un masivo contacto extraterrestre; un extraño evento de manipulación mediática ocurrió en Nueva York donde miles de personas observaron un OVNI, algo que luego pareció ser identificado como los globos de una maestra de escuela, pero que no quedó muy claro que fue. El hecho de que haya sido cubierto en vivo por los medios mainstream apunta a que probablemente se trato de un hoax producido en las altas esferas.

¿Conclusiones? No tenemos conclusiones, una línea narrativa de este evento parece indicar que se trató de un ritual cuyo tema evidentemente es el renacimiento -o resurrección-, pagana o cristiana, Osiris o Cristo, la luz que surge de la oscuridad y millones de personas, casi mil millones, presenciaron estos símbolos proyectados a su arque-psique, envueltos en el paquete de zalamería televisiva, el reality show, la emotividad al 110% que supera la emotividad de lo real, el simulacro de la unión (sólo nos puede unir algo masivo que veamos por televisión). Otra lectura gira en torno al mito moderno del niño que se cayó al pozo , expuesto en un episodio de Los Simpson: el niño en el pozo se convierte en una celebridad conmoviendo a la sociedad, pero en realidad se trata de un hoax, el tierno Timmy, es Bart Simpson, el trickster, que manipula con su tecnología, un micrófono, utilizando los medios para transmitir su peripecia en la oscuridad. ¿Quién produjo esta emotiva obra, mito moderno del drama eterno? ¿Fueron los masones iluminati con su conglomerado de medios y sus brujos prestidigitadores? ¿Fue el Universo, al que le gusta jugar, y su juego es siempre resonante de arquetipos y "números mágicos"? Sólo podemos decir que la trama generalmente es más complicada de lo que se piensa, no admite navaja de Occam, porque se conjugan diferentes realidades, percepciones observando un fenómeno, que al observarlo lo alteran. El misterio queda en los ojos del que observa.

Ecología cósmica: Nuestro universo podría ser el reciclaje de otro universo

Por: pijamasurf - 10/15/2010

No una Gran Explosión sino un Gran Rebote podría haber sido lo que originó nuestro universo, uno más en una cadena de universos que rebrotan en su expansión y condicionamiento para la formación de organismos complejos.

Más que el orgasmo singular de la creación, o que la lógicamente insoluble conquista de la nada, nuestro universo podría funcionar a través de una ecología cósmica, en la que su ontología se entiende como un proceso de transformación y reciclaje perpetuo. Como una obra de alquimia cuántica que construye de los rescoldos de polvo cósmico imperios de esplendor galáctico. El rebrote de una semilla inmarcesible.

Esta idea, que reemplaza el Big Bang con el Gran Rebote (Big Bounce), ha recibido un apoyo importante, ya que explica de forma plausible uno de los grandes problemas en el marco teórico de la física actual: la inflación.
La inflación es el episodio de expansión exponencial que se cree ocurrió en las primeras fracciones de segundo después del Big Bang, necesario para explicar la subsecuente formación de moléculas y organismos complejos. Explica, también, por qué el universo actual tiene la geometría que tiene.

“El resultado pone la idea de la inflación en tierra firme, y al mismo tiempo hace que el escenario del rebote sea más creíble”, dice Carlo Rovelli, de la Universidad de Marsella.

Según la relatividad general, la inflación podría haber ocurrido si el tiempo espacio en su albor estaba permeado por un campo llamado inflaton. Pero también requiere una serie de condiciones iniciales –como las propiedades particulares del vacío del tiempo espacio- las cuales tienen la ínfima probabilidad de ocurrir de 6 × 10-92. “En la relatividad general no existe ninguna forma de explicar por qué esas concisiones iniciales fueron así”, dice Gary Gibbons de la Universidad de Cambridge. “Es necesaria una teoría más profunda”.

Aquí es donde entra la gravedad de loop cuántica (o gravedad cuántica de bucles), ideada por Abhay Ashtekar, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, la cual reconcilia la relatividad general con las mecánica cuántica y sugiere que el universo surgió de los remanentes de un universo anterior el cual se comprimió a un diminuto volumen por el efecto de la fuerza de la gravedad, no de un Big Bang. En esta teoríaa los efectos cuánticos de la gravedad llegan a ser tan repulsivos, que el universo rebota formando una nueva rama. A lo largo de este colapso y rebote, la evolución es unitaria.

Junto con David Sloan, Ashekar calculó la probabilidad de la inflación de ocurrir después de este Gran Rebote y descubrió que la probabilidad de la inflación es increíblemente cercana a 1, lo cual le daría una enorme ventaja estadística sobre el Big Bang.

Simulaciones anteriores habían mostrado que el Gran Rebote crea una fuerza repulsiva que es seguida de un periodo de rápida expansion aún más rápido que la inflación, llamdo superinflación, el cual no dura lo suficiente para reemplazar la inflación. Pero el nuevo cálculo muestra que tiene un profundo efecto en el tiempo espacio, tal que no importa cuáles sean las propiedades iniciales del universo, la superinflación encauza todas las formas posibles en las que el tiempo espacio puede evolucionar hacia una forma en la que la inflación es casi una certidumbre.

“La superinflación nunca ocurre en la relatividad general, mientras que en la cosmología cuántica de loop es compulsoria”, dice Ashtekar.

Es evidente que estas teorías cosmológicas, más allá de sus soporte en una epistemología científica, son parte de una narrativa que modela al universo a partir de los limitados conocimientos que tenemos y de nuestra misma mente con la cual medimos la naturaleza. Sin embargo, dentro de estas narrativas cósmicas existen también principios arqutípicos y poéticos –que los físicos llaman la elegancia de una teoría-, los cuales resuenan más o menos con ciertas personas, algunos de ellos incluso podrían penetrar la fábrica fundamental de la espuma cuántica y robar parte del fuego líquido de Prometeo. En este caso la resonancia –que podría ser parcial, como mecanismo evolutivo cambiante, no constante- se da en el entendimiento del universo como un eterno devenir, universos y universos que dan luz a otros universos (¿qué se repiten como un loop magnético o varían en los detalles?), como la vida que nace en la muerte, con una elasticidad que recuerda a la resortera mágica de una deidad mortecina que en sus brasas desata un fuego inteligente que reincendia el espacio donde se recreará en todo su esplendor vital.

Vía New Scientist