*

X

Adolescente promedio en Estados Unidos envía 3339 mensajes de texto (SMS) al mes

Salud

Por: pijamasurf - 10/15/2010

Las niñas envían 4050 mensajes de texto al mes o más de 6 por hora que pasan despiertas, uno cada diez minutos; data de Nielsen analiza las tendencias en telefonía móvil.

Los adolescentes y los SMS’s forman una extraña sinergía, en realidad los mensajes de texto parecen hechos a la medida para los adolescentes: pueden ocultar la timidez, se pueden hacer durante clase (hasta "sextear") son más baratos y pueden ser remozados con todo tipo de emoticones y expresiones de newspeak.

Antes les hemos reportado sobre el absurdo pero popular campeonato de velocidad de texteo, evidentemente siempre ganado por una adolescente, ahora estadísticas de Nielsen, muestra que en Estados Unidos el adolescente promedio envía 3,339 mensajes de texto al mes, o más de 6 por hora que pasa despierto o uno cada diez minutos de su vida en vigilia. Las niñas envían un promedio de 4050 mensajes de texto al mes. Los mensajes SMS han aumentado un 8% con respecto al año pasado. Las personas de 18 a 24 años, segundo lugar después del grupo de 13 a 17, como se ve en la gráfica, envían 1630 al mes. En todos los grupos hay una clara tendencia al aumento de mensajes de texto y descarga de aplicaciones y de datos en teléfonos móviles, mientras el tiempo de llamadas por voz ha disminuido.

Cualquier persona que ha estado con otra persona que no deja de envíar mensajes de texto en su celular, se ha dado cuenta de la posibilidad de enajenación que produce esta veta tecnológica. Ya lo dijo el máximo analista de medios que tuvo el siglo XX "We are all robots when uncritically involved with our technologies", Marshal Mcluhan.

Vía Mashable

Te podría interesar:

Se invierte 5 veces más en silicona y en medicamentos para la virilidad que en el Alzheimer

Salud

Por: pijamasurf - 10/15/2010

Una relación paradójica: podremos tener sexo hasta el final con dureza postrera, pero probablemente no podremos recordarlo.

El premio Nobel de medicina brasileño Draúzio Varella resalta una paradoja en torno al hecho de que el mundo invierte cinco veces más en silicona para la mujeres y en medicamentos de virilidad para los hombres que en la cura del Alzheimer: "De aquí a algunos años tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para qué sirven".

Varella nos hace imaginar un futuro de autómatas sexuales paradigmáticamente atractivos, capaces de un buen performance en el lecho, cumpliendo con los imperativos del mainstream, pero completamente desprovistos de toda conciencia y al final de cuentas de todo placer duradero, viviendo en el vértigo perceptivo de David Hume, una sensación tras otra, sin poder procesar y significar: el sexo sin el espíritu del sexo.

[El Mundo]